Estados Unidos detuvo a más de 100 mil migrantes en la frontera con México en marzo

Más de la mitad de los arrestos (57,271) involucraron a "unidades familiares" y a 9,348 menores no acompañados, según estadísticas de la Agencia Federal de Aduanas y Protección de Fronteras

migrantes, Estados Unidos

. En total, más de 400,000 personas han sido arrestadas en la frontera desde el inicio del año fiscal, en octubre de 2018, según el CBP. LA PRENSA/ARCHIVO/EFE

La policía de Estados Unidos anunció el martes la detención de 103,492 personas que cruzaron ilegalmente la frontera desde México en marzo, un número récord desde que Donald Trump llegó al poder. Las amenazas del presidente republicano de cerrar la frontera no frenaron el flujo de migrantes, que ya había alcanzado su punto máximo en febrero, con 76.500 arrestos.

Visiblemente frustrado por la falta de resultados sobre este tema, Trump anunció el domingo la salida de su ministra de Seguridad Nacional, Kirstjen Nielsen.

Lea además: Honduras, Guatemala y El Salvador: ¿cómo impacta el recorte de la ayuda de EE.UU. a Centroamérica ordenado por Trump?

En marzo, más de la mitad de los arrestos (57,271) involucraron a «unidades familiares» y a 9,348 menores no acompañados, según estadísticas de la Agencia Federal de Aduanas y Protección de Fronteras (CBP).

La mayoría de los inmigrantes ilegales acuden a las autoridades para presentar solicitudes de asilo. En total, más de 400,000 personas han sido arrestadas en la frontera desde el inicio del año fiscal, en octubre de 2018, según el CBP.

Puede leer: Donald Trump asegura que migrantes ilegales asesinan a “innumerables estadounidenses”

«Es ridículo», gruñó el presidente el martes, criticando a los inmigrantes ilegales que «leen exactamente (los documentos) que les dan a los abogados (…) y, de repente, son elegibles para el asilo». Trump criticó en especial la ley de inmigración de Estados Unidos, a la que calificó como una de «las peores leyes del mundo». También está luchando con el Congreso para financiar un muro fronterizo, que fue una de las promesas clave de su campaña de 2016.

El magnate republicano ha reiterado en las últimas semanas su deseo de ir más lejos en materia de inmigración. Y el viernes reafirmó, durante una visita a la frontera, que el país está «lleno». Después de colocar a decenas de miles de migrantes en centros de detención, el gobierno decidió obligar a los solicitantes de asilo a regresar a México, donde tienen que presentar sus solicitudes. Pero esta decisión fue declarada ilegal el lunes por un tribunal federal en San Francisco.

También: Donald Trump anuncia que la secretaria de Seguridad Nacional de EE.UU. deja su puesto

La semana pasada, Trump amenazó a México con un cierre de la frontera, denunciando la inacción de su vecino ante las oleadas de inmigrantes centroamericanos que atraviesan ese país en su intento de llegar a Estados Unidos.