Alianza Cívica exige al régimen acelerar la liberación de los presos políticos

“El Comité Internacional de la Cruz Roja sólo está esperando las indicaciones del gobierno para dar inicio a su trabajo de asumir el proceso de la liberación de los reos”, dijo Carlos Tünnermann

La Alianza Cívica en las negociaciones con el régimen de Daniel Ortega. LA PRENSA/ ARCHIVO

LA PRENSA/Archivo

La Alianza Cívica por la Justicia y la Democracia (AC) demandó este martes al régimen de Daniel Ortega que acelere la liberación de los presos políticos, de los cuales hay unos 232 que ya han sido consensuados tanto por la oposición como por el régimen.

El jefe negociador de la AC, Carlos Tünnermann, dijo que dos miembros de la Alianza y dos del gobierno se reunieron el lunes, en un encuentro informal promovido por los testigos internacionales, entre ellos el enviado de la Organización de Estados Americanos (OEA).

Le puede interesar: Analistas advierten que a la dictadura se le acaba el espacio de negociación

“El Comité Internacional de la Cruz Roja solo está esperando las indicaciones del gobierno para dar inicio a su trabajo de asumir el proceso de la liberación de los reos”, añadió.

Ahí le entregaron a la delegación estatal un protocolo de seguridad para las personas que sean liberadas, dado que a veces algunos excarcelados desde el 27 de febrero —unos 212— han denunciado hostigamientos después de la decisión judicial de cambiarle las medidas cautelares a casa por cárcel.

No es reunión secreta

“Esto (el encuentro informal) fue auspiciado por los testigos y acompañantes internacionales, auspiciado por el nuncio apostólico y el representante de la OEA, el señor Luis Ángel Rosadilla, que consideraron conveniente promover una reunión informal, porque no es la mesa de negociación, eso no significa que sea clandestina ni secreta”, explicó Tünnermann.

Puede leer: Alianza Cívica expone incumplimientos de los acuerdos a testigos y acompañantes

El representante de la AC dijo que están pidiendo el cumplimiento de los acuerdos suscritos para derechos y garantías ciudadanas desde el 29 de marzo pasado, así como el de la liberación definitiva de los presos, a quienes el régimen se comprometió a liberar en un plazo de noventa días a partir del 20 de marzo.

“No vamos a regresar a la mesa de negociación para discutir los temas de justicia y democratización, porque de nada sirve seguirfirmando acuerdos si estos no se cumplen”, sostuvo el jefe negociador de la AC después de salir de una reunión en la sede del Consejo Superior de la Empresa Privada (Cosep).

Puede leer: Régimen orteguista se victimiza y dice estar dispuesto a cumplir acuerdos alcanzados en las negociaciones

Las negociaciones están actualmente estancadas, luego que el régimen se negó a discutir los temas de justicia para las víctimas de la masacre y elecciones adelantadas.

Varios incumplimientos

Entre los incumplimientos gubernamentales están el desarme de los paramilitares, la revisión de los casos de medios de comunicación expropiados, y la retención del papel y los insumos para la impresión de LA PRENSA y El Nuevo Diario.

El mensaje de Tünnermann es en respuesta a un comunicado oficial de la delegación de la dictadura que señala a la Alianza de realizar reuniones “informales” con miembros del ejecutivo.

Además señaló que precisamente por el incumplimiento del Acuerdo sobre Derechos y Garantías de los ciudadanos, es que están “demandando la presencia de un organismo que se desempeñe como garante internacional del cumplimiento de dicho acuerdo”.

Al respecto indicó que le han sugerido al Gobierno como posibles candidatos a la CIDH o bien el Meseni, así como a una misión de la Alta Comisionada de las Naciones Unidas para los Derechos Humanos.

También: Régimen orteguista a punto de matar las negociaciones con la Alianza Cívica

“Hasta el momento el gobierno no ha dado una respuesta positiva a nuestra demanda. Ni tampoco ha hecho una contrapropuesta similar a la nuestra. La necesidad de contar con garantes nacionales e internacionales está contemplada en la Hoja de Ruta que aprobamos en las primeras sesiones de la Mesa de Negociación”, recordó.

Azahalea Solís, otra de los miembros de la AC, rechazó que haya secretismo. “No existen reuniones secretas. El 3 de abril se informó que no hay negociación porque no existe consenso en justicia y democracia. Lo único en lo que se está trabajando es en la implementación de lo ya acordado”, afirmó en su cuenta de Twitter.

Mentira gubernamental

En un comunicado, la dictadura dijo que se dieron encuentros informales con la oposición. Lo que calló fue que la única reunión celebrada fue el lunes y que la Alianza Cívica no se había pronunciado, porque los delegados estaban informando apenas al resto de miembros este martes, según la información proporcionada por Tünnermann.

El delegado oficialista Wilfredo Navarro intentó sembrar desconfianza sobre el trabajo de la AC, a la que acusó de buscar el poder, desplazando a los partidos políticos.

Tünnermann considera que el objetivo del régimen es intentar vender la idea de que se sigue negociando normalmente, lo que no es cierto, porque no han vuelto a tener reuniones formales desde la última vez que se levantaron el pasado 3 de abril.