«Yo no he pedido salir, he sido llamado por el Santo Padre». El papa Francisco traslada a Roma al Obispo Silvio Báez

El obispo auxiliar dejará el país tras las fiestas de Pascua y prometió que aunque se vaya no abandonará a su pueblo

Monseñor Silvio Báez viajará a Roma por petición del papa Francisco. LA PRENSA/Óscar Navarrete

El papa Francisco decidió de manera sorpresiva que el obispo auxiliar de Managua, Silvio José Báez, sea trasladado a Roma durante un tiempo indefinido.

El anuncio fue hecho este miércoles por el cardenal Leopoldo Brenes, acompañado de monseñor Báez, quien admitió que su salida de Nicaragua no fue una petición hecha por su persona, sino una decisión exclusiva del pontífice.

Le puede interesar: Monseñor Silvio Báez: “Presos políticos deben salir todos y ya”

“Yo no he pedido salir, he sido llamado por el santo padre. Esta decisión de que yo abandone Nicaragua es una responsabilidad únicamente del santo padre”, reveló Báez, un fuerte crítico de la dictadura de Daniel Ortega y cuya cabeza ya había sido pedida en el Vaticano hace varios meses por simpatizantes sandinistas.

El obispo auxiliar, uno de los altos jerarcas de la Iglesia católica en Nicaragua más cercanos al pueblo nicaragüense, dejará el país tras las fiestas de Pascua, es decir en todo lo que resta de abril.

Lea además: Monseñor Silvio Báez sobre salida parcial de presos políticos: “Es un pequeño signo, ambiguo e imperfecto, pero que abre una ventana de esperanza. Pero es muy insuficiente”

El anuncio llegó días después de que el propio papa Francisco lo recibiera en una audiencia en el Vaticano para notificarle la decisión en un entorno de mucha calidez. Durante el encuentro, Báez le mostró al papa un álbum fotográfico que en sesenta imágenes resumiría sus diez años de labor episcopal como obispo auxiliar de la Arquidiócesis de Managua.

“Fui a Roma y el papa me recibió de una manera muy afectuosa, muy fraterna, con un gran interés por ministerio y por mi vida, también por la situación de Nicaragua”, sostuvo Báez visiblemente consternado por el anuncio de su salida del país.


Las frases más emotivas del obispo Silvio Báez tras el anuncio de su retiro de Nicaragua


“El papa no me hizo ni una sola observación, ni un solo reproche, ni una sola corrección. Para mí fue la confirmación de Pedro a su hermano”, señaló.

El religioso carmelita admitió que mientras el papa Francisco le pedía su colaboración durante un tiempo en Roma, le manifestó su tristeza y dolor por dejar Nicaragua.

Puede leer: Obligan a empleados públicos de León y Granada a firmar contra Silvio Báez

“Le manifiesto con toda sinceridad: en este momento experimento un gran dolor en mi corazón, el dolor de no poder estar físicamente en mi amado pueblo nicaragüense, especialmente del pueblo santo fiel de Dios, para anunciarles con mi voz el evangelio y para ofrecerles a través de la cercanía pastoral una palabra de consolación y de profecía”, le dijo Báez al papa Francisco luego que le pidiera que dejara Nicaragua.

Monseñor Silvio Báez y el cardenal Leopoldo Brenes. LA PRENSA/Óscar Navarrete

Dice que no abandonará a Nicaragua

Durante el tiempo de la conferencia se pudo ver el rostro de monseñor Silvio Báez triste y en algunas ocasiones no evitó llorar y expresarse con voz entrecortada. Sin embargo, el religioso carmelita prometió que aunque se vaya del país no abandonará a su pueblo.

“No abandono al pueblo de Dios, donde vaya lo llevaré en mi corazón de pastor. No me voy a desatender de Nicaragua. Continuaré viviendo con fidelidad mi vocación de obispo iluminado por el evangelio de Jesucristo”, dijo el guía espiritual.

Lea: Nicaragüenses lamentan la partida de Silvio Báez del país

Cabe señalar que el obispo Báez cumplió este martes 10 años de servicio episcopal y de haber regresado a Nicaragua procedente de Roma.

Promoverá con orgullo el pabellón azul y blanco

El obispo auxiliar de Managua también aseguró que donde esté va a enarbolar con orgullo a la patria.

“Cómo olvidar a los campesinos, a las madres de las víctimas de la represión, a los jóvenes perseguidos y sufridos, a quienes están en las cárceles; llevo todo esto en mi corazón”, afirmó Báez.

También: Monseñor Silvio Báez: “Sofocar una protesta cívica abre una herida irreparable en la sociedad”

“Y donde vaya también enarbolaré con orgullo y con esperanza el pabellón azul y blanco de nuestra patria. Así como Pablo se echó a llorar con los presbíteros, también yo he llorado esta decisión del santo padre que yo he aceptado y asumido con plena obediencia amorosa, también ha hecho llorar mi corazón. Y cómo no llorar al recordar en estos diez años, el cariño, la confianza, la cercanía, las oraciones de nuestra gente, de nuestros niños, de nuestros jóvenes, de nuestros hombres y mujeres de las parroquias, de la ciudad y los barrios marginados, ¿cómo olvidar a los campesinos?”, afirmó.

LA PRENSA/Óscar Navarrete

Lo que le dijo al Papa sobre situación del país

El religioso carmelita también reveló que le ha comunicado al papa Francisco “el calvario” que Nicaragua vive con la dictadura de Daniel Ortega y Rosario Murillo a raíz de la crisis que estalló en abril, que en unos días cumplirá un año.

Lea además: Judicializar la política “no es justicia, es venganza política”, afirma monseñor Silvio José Báez

“Le hice ver al santo padre sobre este año de dolor y sufrimiento, de viacrucis de este pueblo, que estamos a punto de llegar al 18 de abril; le hablé de eso y de los intentos de buscar algún tipo de solución, de los aportes que yo he hecho sobre el diálogo y las negociaciones”, enfatizó el religioso.

“Un país secuestrado”

“En síntesis le recordé que este es un pueblo crucificado, que este es un país secuestrado y que aquí hay unos poderes fácticos dominados por las mentiras y las justicias, la represión y la ambición y que lastimosamente adoran al dios riqueza y al dios dinero y que por eso sacrifican seres humanos”, le reafirmó Báez al papa Francisco.

Contrario a lo que recientemente expresó a un diario vaticano, el nuncio en Nicaragua, Waldemar Sommertag, que el diálogo se trabó hace dos semanas por enfrentamientos entre manifestantes y policías orteguistas, monseñor Báez le dijo al pontífice que en Nicaragua no hay enfrentamientos sino “un pueblo crucificado” por la represión.

Puede leer: Orteguismo se obsesiona en atacar a monseñor Silvio José Báez

“En Nicaragua no hay enfrentamientos entre dos grupos, lo que hay es un grupo idolátrico que sacrifica seres humanos y un pueblo crucificado”, aseguró Báez a Francisco.

Reacciones

Desde que se conoció la salida de Báez de Nicaragua, las redes sociales se han inundado de palabras de amor y respaldo al religioso.
Para el excanciller de Nicaragua, Francisco Aguirre Sacasa, con la decisión del pontífice gana el Vaticano y también Nicaragua.

“Es cierto, Báez tiene un perfil perfecto para la curia romana, estudió muchos años allá y tiene el temperamento que se requiere en el gobierno de la Santa Sede, pero Nicaragua ganó porque él tiene conocimientos íntimos de la crisis que Nicaragua está viviendo y estoy seguro que seguirá siguiendo de cerca el quehacer político de Nicaragua, con la gran diferencia que ahora en contacto directo con los que toman decisiones en la Santa Sede”, consideró Aguirre Sacasa.

Lea: Monseñor Bernardo Hombach: “Sería un gran error tocar a Silvio Báez”

El escritor y exvicepresidente de Nicaragua, Sergio Ramírez, también reaccionó en su cuenta de Twitter. “El exilio forzado de monseñor Silvio Báez debemos reconocerlo como un duro golpe a la lucha por la democracia en Nicaragua, la que llegará de todos modos más temprano que tarde”, dijo Ramírez.

Azahálea Solís, miembro de la Alianza Cívica, expresó su pesar de que Báez sea retirado de Nicaragua, sobre todo en el actual contexto de crisis por la represión del régimen a la que Báez ha criticado.

“Me da una enorme tristeza que una persona de la calidad de monseñor Báez se tenga que ir del país, creo que gente de ese nivel es que necesitamos acá. Para los nicaragüenses, para los jóvenes, campesinos, a lo largo de estos diez años que han sentido su cercanía, es una enorme pérdida”, afirmó Solís.

También: Cardenal Leopoldo Brenes minimiza a grupo que pide remover al obispo Silvio Báez

La escritora Gioconda Belli expresó: “No puedo creer que se nos va este hombre-pastor que con su sabiduría y valentía nos ha acompañado incansable. Me sabe a tristeza, no me resigno a esa decisión del @Pontifex_es No deje de tuitear de donde esté, monseñor. Menos mal que Nic. es portátil. Va con usted”.

A criterio de la exguerrillera Dora María Téllez, con esta decisión el Vaticano “le concede un intenso deseo al régimen de Ortega, al sacar del país a @silviojbaez a quien habían declarado como su enemigo. La pregunta es a cambio de qué?”

Servir con la verdad

El obispo Silvio Báez también señaló que le expresó al pontífice como debe ser una Iglesia desde su perspectiva de pastor.
“Yo imagino una Iglesia que no sea dueña de la verdad, sino una Iglesia que sea servidora de la verdad. Sueño con una Iglesia que no le haga más complicada la vida a la gente; sueño con una Iglesia samaritana, misericordiosa, que vea el dolor”, reflexionó el obispo.
“Me sueño con una Iglesia que no tenga privilegios mundanos, que sea libre frente al poder; una Iglesia, cuyo único poder sea sanar la vida”, expuso Báez al papa Francisco.

Feligreses agradecen a Báez

La feligresía de la Iglesia El Redentor aprovecharon la misa que ofició el obispo Silvio Báez la tarde de este miércoles para expresarle su agradecimiento tras el anuncio de su salida del país por petición del Papa.

Los asistentes cantaron «Viva Nicaragua, Báez amigo el pueblo está contigo» y entonaron el Himno Nacional. Asimismo desplegaron banderas de Nicaragua y de la Iglesia católica.

×

Apoye el periodismo independiente. Lo invitamos a compartir este contenido.

Comparte nuestro enlace: