Policía Orteguista secuestra en Carazo a una mujer enfrente de sus hijos, acusándola de tirar pajillas azul y blanco

Estaba sentada en la acera de su casa cuando llegó la patrulla policial y la montó a la fuerza, sin importar que sus niños, todos menores de edad, estuviesen llorando.

Tamara Dávila Hernández de 35 años, se encontraba sentada junto a sus hijos y una amiga en una acera al frente de su casa en el sector Dos del municipio de El Rosario, cuando fue secuestrada por una patrulla policial que pasaba por la zona.

Los oficiales que la secuestraron, la señalaron de tirar unas pajillas azul y blanco en la calle y por ese acto, está siendo investigada en la estación policial de Jinotepe.

Lea: Nicaragua sufre por secuestros y arrestos ilegales de la Policía Orteguista.

Dávila, es vendedora de atol y al momento de su secuestro, se encontraba con su balde en la calle, dado que recién había terminado su jornada de trabajo.

Su cónyuge Norlan Rodríguez, contó que él estaba largo, cuando se llevaron a su esposa, pero que pudo ver el mal actuar de la Policía.

Además: Policía secuestra a unos 16 jóvenes en Estelí.

“El balde ya no tenía nada, ella acaba de venir de vender, lo que pasa que como aquí hay una venta, compró sus gaseosas y galletas y se quedó en la cuneta comiendo con los chavalos, entonces se la llevaron”, dijo Rodríguez.

Explicó que los pajillas estaban tirados en una esquina de la calle donde él vive y que desconoce quién las lanzó.

Tamara vende atol de 5:00 de la tarde a 9:00 de la noche y de ella dependen tres menores de cuatro, nueve y dieciséis años. Su casa es forrada con palos de bambú y su pareja se dedica a la carpintería.

Denunciadas por los CPC

Los CPC de su barrio, fueron quienes la denunciaron de haber tirado las pajillas.

Rodríguez, manifestó que se dirigió a la delegación policial de Jinotepe y que le dijeron que su esposa estaba siendo investigada, pero no le dieron mas detalles.

Niños quedaron llorando

Su vecina la señora Miriam Díaz, condenó el actuar de la Policía. “Esto es una cosa que no es conveniente. Los niños quedaron atacados de llanto en la cuneta y a los policías no les importó eso”. Este hecho se registró el martes como eso de las 9:30 de la noche.

A pesar de los acuerdos firmados entre el gobierno y la Alianza Cívica por la Justicia y la Democracia, los secuestros por policías orteguistas en esta región han continuado, pero muchos de los afectados no los denuncian, porque son amenazados.

Lea También: Policía mantiene ola  de secuestros jóvenes y activistas.