Fenómeno de El Niño será débil, pero productores no podrán aprovechar el buen clima para sembrar

Productores no tienen financiamiento para comenzar el ciclo agrícola ni para comprar los insumos agropecuarios que se han disparado de precio como consecuencia de la reforma a la Ley de Concertación Tributaria

Las proyecciones climáticas indican que este año el fenómeno de El Niño será débil, por lo que las condiciones climáticas óptimas no serán aprovechadas al máximo debido a la falta de financiamiento y el impacto de la reforma fiscal que está dañando a los productores.

“Lo que tenemos siempre que evaluar  antes del inicio de ciclo agrícola es el comportamiento de El Niño, en primer lugar el fenómeno ha estado oscilando bastante en el inicio, hemos tenido un niño en enero y febrero con 60 a 80 por ciento de probabilidad, pero en el transcurso ha descendido, sobre todo ya para el inicio de la época de lluvia”, dijo Agustín Moreira, agrometeorólogo del Centro Humboldt.

Moreira manifestó que la instalación de la temporada lluviosa iniciará la tercera semana de mayo, un poco tardío con lluvias dispersas en el territorio nacional.

Lea además: Michael Healy: “Hemos retrocedido cuatro años” en el agro

El especialista indicó que aunque  el invierno se instale en la tercera semana de mayo, eso no significa que las precipitaciones serán constantes, sino que «van haber lluvias irregulares y dispersas”.

Moreira explicó que las lluvias de los últimos días y otras que podrían registrarse antes de mayo, no son parte de la transición entre el período seco al lluvioso, sino que se trata de un fenómeno de baja presión.

Productores se sienten asfixiado por la reforma

Pese a que el clima está a favor del ciclo agrícola, los productores aún no se deciden si van o no a sembrar este año. La razón principal de esa indecisión es el efecto de la reforma tributaria  en los precios de los insumos agrícolas, que perdieron las exoneraciones y por ende se encarecieron.

Puede leer: Plan de producción para el ciclo agrícola 2018-2019 a la medida de Ortega

Joaquín Solórzano Lanzas, de la Asociación de Cafetaleros de Matagalpa y agremiados a Upanic, manifestó que los productores están pegando» el grito al cielo», porque con los bajos precios internacionales, la falta de financiamiento y ahora la reforma tributaria están hundiendo rápidamente al sector cafetalero.

“El café es el principal rubro de la economía en el norte del país y eso nos preocupa mucho, porque con la reforma tributaria nos están terminando de ahogar, ¿qué vamos hacer? No sabemos, lo que te puedo decir es que las plantaciones se están deteriorando y varias propiedades ya han sido entregadas a los bancos”, dijo Solórzano.

Juan Carlos Munguía, director de la Asociación de Cafés Especiales de Nicaragua (ACEN) sostuvo que la reforma es severa, al punto hay una abismal diferencia entre el precio de compra con el de producción, es decir que los productores operan con pérdidas “y al final un productor por un quintal de café puede recibir 20 a 30 dólares”.

También: Crisis sociopolítica amenaza la productividad agropecuaria en Nicaragua

Álvaro Lacayo, representante del sector manicero y también agremiado de Upanic, sostuvo que debido a la reforma los productores  no han preparado las tierras porque aún no deciden si van a sembrar o no, ya que el riesgo de pérdida es cada vez más alto.

“A la fecha el sector manicero debería ya de tener un 80 por ciento de sus áreas  preparadas para el nuevo ciclo agrícola, el sector manicero cubre mas o menos unas 75 mil manzanas de área agrícola en el occidente, donde anteriormente se sembraba algodón. Hoy en día el problema es que los agricultores no han podido tomar la decisión de preparar tierra o de sembrar, porque los números no le dan a productor, para el manicero este año no le es negocio poder sembrar maní y eso es principalmente por la nueva ley tributaria, que irresponsablemente  la Asamblea aprobó sin consultar al sector agrícola del impacto”, dijo Lacayo.

El Plan de Producción, Consumo y Comercio para el ciclo  agrícola 2018-2019 proyectó la siembra de 1.6 millones de manzanas, de las cuales 1.1 millones se destinarán para granos básicos,  500 mil manzanas para agro exportación, 13 mil manzanas para hortalizas y las restantes 47 mil manzanas en raíces y tubérculos.