Cuatro muertes perinatales en lo que va del 2019 en hospital de Somoto

Los afectados han denunciado presunta negligencia médica como la causa de las tragedias, pero en el centro médico no se han realizado ninguna investigación

Somoto, muertes perinatales

Desde 2007,  la atención en el hospital Juan Antonio Brenes Palacios de la ciudad de Somoto, en Madriz, ha desmejorado por la fuga de más de 12 médicos especialistas. LAPRENSA/ W. ARAGÓN.

Cuatro muertes perinatales, o fallecimiento fetal intrauterino, se han registrado en lo que va del año en el hospital Juan Antonio Brenes Palacios de la ciudad de Somoto, cabecera del departamento de Madriz. El último caso más reciente fue el fallecimiento de unas gemelitas.

Una adolescente de iniciales YH, de 17 años, originaria de la comunidad de Oyoto, en el municipio de Somoto, en Madriz perdió a dos niñas gemelitas que llevaba en su vientre, en la última semana del mes de marzo, después que no recibiera la atención adecuada de parte del personal médico del hospital somoteño Juan Antonio Brenes Palacios, según señalaron sus familiares.

Lea además: Estos son los factores que causaron mas muertes neonatales. 

Blanca Azucena Padilla, familiar de la adolescente, al ser consultada, manifestó que la joven pasó dos meses ingresada en la Casa Materna de la ciudad de Somoto, donde constantemente era llevada al hospital somoteño para pasar consulta.  “Es que a veces ella se sentía muy mal, pero los médicos siempre la mandaban de regreso y no le brindaban la atención debida”, expuso.

Otro familiar de la muchacha manifestó que la adolescente tuvo una mala atención. “La familia está segura de que hubo negligencia médica, porque cada vez que era enviada de la Casa Materna hacia el hospital de Somoto, no la valoraban sino que le decían, sin revisarla, que su embarazo estaba bien”, apuntó el consultado, quien no quiso revelar su nombre.

Puede leer: Principales causas de las muertes maternas en Nicaragua que se pudieron prevenir. 

En los cuatro meses que van del año, se denuncian cuatro casos de muertes perinatales o fetos en el vientre de sus madres, en el hospital Juan Antonio Brenes Palacios. Entre los casos están un trasladado del municipio de San Lucas, uno del municipio de Palacagüina y dos del municipio de Somoto, todos en el departamento de Madriz.

Fuga de especialistas

Desde que Daniel Ortega y Rosario Murillo retornaron al poder el 10 de enero del 2007, más de 12 médicos especialistas han abandonado el hospital Juan Antonio Brenes Palacios de la ciudad de Somoto, cabecera del departamento de Madriz, bajando la calidad de atención en ese centro asistencial, porque gran parte del servicio ha recaído en recien egresados de la carrera de medicina.

Los anteriores casos de fallecimientos fetal intrauterinos han sido denunciados públicamente por familiares de las madres que perdieron a sus hijos que llevaban en el vientre, pero ninguno ha tenido respuesta por parte de la directora del Sistema Local de Atención Integral en Salud (SILAIS) de Madriz, Bertha Noemí Olivas, ni mucho menos de la doctora Luisa Patrine Osorio, directora del Hospital de la ciudad de Somoto. LA PRENSA buscó a ambas funcionarias, pero en centros médicos los responsables de la seguridad nos dijeron que nadie iba a dar declaraciones a este medio de comunicación.

Somoto
En el hospital de la ciudad de Somoto, cabecera del departamento de Madriz, este año han sido reportados cuatro fallecimientos de fetos o perinatales por supuestas negligencias médicas denunciadas por las madres. LA PRENSA/ W.ARAGÓN

Las otras muertes

El 11 de febrero, Erika Tatiana Rosales Castro, de 18 años, llegó al Centro de Salud del municipio de Palacagüina, en Madriz, para pasar controles prenatales, pues tenía 9 meses de gestación, y ahí le diagnosticaron que el bebé que llevaba en su vientre presentaba problemas de taquicardia, por palpitaciones rápidas en su corazón, por lo que fue remitida (para que le practicaran cesárea) al hospital de la ciudad de Somoto.

“A mi sobrina la remitieron el martes 12 de febrero del Centro de Salud de Palacagüina al hospital de Somoto, y ahí la ingresaron a una sala y unos médicos la examinaron y le dijeron que el bebé estaba bien y que no se preocupara, que los del Centro de Salud de Palacagüina no sabían ni mierda”, expuso Exania María Rosales, tía de la joven madre que perdió a su hija.

Otros familiares relataron que cuando la muchacha comenzó a presentar dolores en el vientre, los galenos la examinaron y después le dijeron que el feto había muerto. “Mi sobrina pasó tres días con el feto muerto en su vientre en una sala del hospital de Somoto, y fue hasta la tarde del jueves 14 de febrero que le aplicaron suero abortivo para extraérselo”, relató doña Exania María Rosales, quien pasó cuidándola en una sala de ese centro asistencial.

También: Muertes maternas en 2016 y 2017, pudieron prevenirse, según investigadora social.

Dijo que el personal médico y de enfermería que atendían a su sobrina se dedicaban más a estar chateando en sus turnos con sus celulares. «Mientras estuvimos en el hospital conocimos de la muerte de otro bebé en el vientre de una muchacha”, afirmó. LA PRENSA logró confirmar esa información con parientes cercanos a una mujer que perdió a su hijo en el hospital somoteño, aunque no quisieron detallar los hechos, porque iban saliendo muy indignados con lo ocurrido. Solo comentaron que hubo mucha negligencia médica.