Instituto Nicaragüense de Seguridad Social pierde 149 mil afiliados desde febrero de 2018

El INSS comenzó a perder afiliados antes de que estallara la crisis en abril del año pasado, pero a partir del mes en mención esta merma se ha acelerado

La crisis política en Nicaragua, que esta semana arriba a un año, ha provocado que más de 400 mil personas perdieran sus empleos, entre formales e informales. LAPRENSA/ARCHIVO

El Instituto Nicaragüense de Seguridad Social (INSS) continúa este año perdiendo afiliados, luego que en febrero al menos 1,900 salieran de la base de contribuyentes respecto a enero pasado, según datos del Banco Central.

En total, el INSS acumuló hasta febrero de este año 775,908 asegurados, es decir, 149,049 menos con relación a los 904,957 que tenía en igual mes del año pasado.

Lea además: Cinco razones por las cuales las reformas al INSS de 2019 son peores que las de abril de 2018

El INSS comenzó a perder afiliados antes de que estallara la crisis en abril del año pasado, pero a partir del mes en mención esta merma se ha acelerado a medida que se ha profundizado la recesión económica, que se originó de la inestabilidad política.

Según datos divulgados por el Banco Central de Nicaragua (BCN), en los últimos 12 meses todas las actividades económicas han perdido afiliados, pero la que más está golpeada por esta merma es el comercio, con 34.6 por ciento menos.

Además: Régimen de Daniel Ortega aumenta el aporte de los trabajadores y empresas al INSS

En febrero del año pasado el comercio tenía a 173,473 trabajadores cotizando, pero en igual mes de este año esta base se redujo a 113,457, es decir, un descenso de más de sesenta mil trabajadores.

El comercio es una de las actividades económicas más dañada por la crisis debido al desplome del consumo nacional, situación que se ha agravado por el impacto de la inestabilidad en el sector de servicios con la caída del turismo.

Solo en febrero, según datos oficiales, el comercio dejó de afiliar a 1,789 trabajadores, es decir, más de la mitad de lo que se perdió en todo el mes.

También: Todo lo que necesita saber sobre la reforma a la Seguridad Social y cómo le afectará

Luego le sigue la construcción, que acumula una reducción de 33.5 por ciento de su base de afiliados. Este sector en febrero del año pasado tenía a 32,341 trabajadores, pero este año en igual periodo se sitúa en 21,515.

La construcción es otro de los sectores más afectados por la inestabilidad política, no solo por la paralización de las inversiones nacionales, sino también por el derrumbe en la llegada de inversión extranjera ante el aumento de la incertidumbre económica.

La construcción privada cayó el año pasado 20.9 por ciento y los saldos de inversión extranjera 53.46 por ciento.

Lea también: Cosep se ampara contra brutal reforma del INSS

La situación del comercio y la construcción se refleja también en las importaciones de este año, que en enero cayeron más del 25 por ciento debido a la reducción en la demanda de productos de consumo del hogar e insumos y maquinarias.

El tercer sector con fuerte reducción en el número de afiliados es el financiero, que comparado con el segundo mes del año pasado acumula una pérdida del 18.9 por ciento. En el periodo de referencia este sector ha pasado de 87,198 trabajadores a 70,751.

Puede leer más en: Reforma al INSS solo le dará oxígeno financiero durante nueve meses, asegura Funides

Actualmente el sector financiero está golpeado por la salida masiva de depósitos, lo cual ha obligado particularmente a la banca a cerrar más de cuarenta sucursales y ventanillas.

La crisis ha ocasionado que el negocio principal de la banca, como es la entrega de préstamos, se encuentre casi paralizado para hacer frente a la demanda de dinero de sus depositantes, cuya reducción se acerca al 30 por ciento de las obligaciones con el público que tenía en abril del año pasado.

Puede leer más en: El INSS perdió el año pasado más de 157 mil afiliados, la mayoría en los meses de crisis política

Y el transporte, almacenamiento y comunicaciones acumula una merma del 15 por ciento en su base de afiliados, la cual pasó de 37,068 a 31,521.

Estos números aún no reflejan el impacto que está teniendo la puesta en marcha de la reforma a la seguridad social y la tributaria. Los primeros efectos se observarían con fuerza en marzo de este año, cuando el BCN actualice los números.

El régimen de Daniel Ortega impuso en febrero una reforma al INSS, sin presentar proyecciones de sostenibilidad de la misma. La Fundación Nicaragüense para el Desarrollo Económico y Social (Funides) ha advertido que el ajuste a la seguridad social, dada la recesión económica, solo permite que la reforma garantice una sostenibilidad menor a un año.

Pronósticos negativos

La Comisión Económica para América Latina y el Caribe (Cepal) y el Fondo Monetario Internacional (FMI) pronosticaron la semana pasada que el Producto Interno Bruto este año caerá 5 por ciento, muy por encima del 1 por ciento previsto por el régimen de Daniel Ortega.

Lea más en: Las reformas tributarias y a la Seguridad Social: Un ejemplo de la política de distracción de Daniel Ortega

Esta caída impactará en las finanzas del Instituto Nicaragüense de Seguridad Social (INSS), debido a que se espera que la caída de la economía provoque mayor desempleo y cierre de empresas.

El régimen de Daniel Ortega se niega a avanzar en las negociaciones que mantiene con la Alianza Cívica. Tras la violenta represión, que le costó la vida a más de 325 nicaragüenses, Ortega se resiste a llamar a elecciones adelantadas para superar la crisis política.

×

Apoye el periodismo independiente. Lo invitamos a compartir este contenido.

Comparte nuestro enlace: