Levis Rugama: «Tenía temor de estar preso en la celda de castigo muchos años, quería morir»

Estuvo preso durante casi siete meses, sueña con esculpir en piedra a un faraón, es muy bueno vendiendo y una oración es lo primero que hace al levantarse

Levis Rugama

Levis Rugama, estudiante excarcelado por la dictadura de Ortega. FOTO: Oscar Navarrete/ LA PRENSA.

Levis Josue Artola Rugama tiene 21 años y originario de San Dionisio Matagalpa. Más conocido como el Canciller por su forma de vestir; estudiaba segundo año de Derecho en la UNAN, Managua, de donde lo expulsaron. Se involucró en las protestas de inicios de abril con el tema de Indio Maíz y estuvo encarcelado casi 7 meses, del 25 de agosto de 2018 al 15 de marzo 2019.

También lea: Arquímedes González: “Reparar las cosas dañadas de la casa, es un talento oculto”

¿El momento más duro dentro de las celdas?

Cuando estuve tres meses encerrado de castigo en una celda con puertas metálicas, selladas. Me provocó depresión.

¿Lloraba con frecuencia?

No, porque no quisiera sino por algo psicológico. Papá me enseñó duramente a no llorar: “Los hombres no deben llorar”. Actualmente estoy tratando eso con mi psicóloga.

Además: Zoilamérica Ortega Murillo: “Grabar el documental ‘Exiliada’ fue como dar un salto al vacío”

En prisión, ¿en qué pensaba antes de dormir?

Recordaba mi casa y mis cinceles.

¿Amistad cercana con otro detenido?

Con Nahiroby Olivas, él es un chico extraordinario, de 18 años.

¿Qué le daba fortaleza para resistir esos días de encierro y maltrato?

La oración da paz interior, solo la fe puede ayudar en algo tan difícil.

¿Tenía pesadillas?

En la cárcel no porque lo estaba viviendo. Ahora que tengo casa por cárcel sí, tengo pesadillas y ataques de pánico.

Le puede interesar: Yaritza Rostrán: “Estar presa era una contribución a la lucha del pueblo. Estar ahí generaba presión”

¿Algún pensamiento que aliviara su dolor o tristeza cuando estaba preso?

Pensaba en los proyectos para tener una mejor Nicaragua.

¿Temores durante los meses que estuvo detenido?

Estar preso en celda de castigo muchos años, quería morir.

¿Trajo algún objeto de la cárcel?

Nada saqué. Hasta desnudo salí. Lo único es un recuerdo amargo.

Además: Monja tuitera: “Si pudiera cambiar algo en el mundo transformaría las dictaduras en democracia”

¿Algún talento oculto?

Soy un buen vendedor pero casi nadie lo sabe.

¿Mascotas?

Tengo una gatita, Hades y cuida mis libros de los roedores.

¿Canta en la ducha?

Sí y silvo especialmente cantos cristiano, a veces baladas.

¿Qué salvaría de su casa en un incendio?

Una valija que tengo llena de baratijas con valor sentimental y fotos familiares.

Puede leer: Odalhya Fernández: “Ya no es un secreto. Todos sabemos cuál es la ruta”

¿Qué personaje nicaragüense le gusta?

El nicaragüense que más me agrada es Silvio José Báez.

Un sueño no cumplido…

Esculpir en piedra un faraón.

¿Qué es lo primero que hace al levantarse?

Una oración.

¿Cuál es el objeto más raro en su habitación?

Tengo un par de llaves antiguas y raras.

Le puede interesar: Leana Astorga: “Un sueño no cumplido es tener seis hijos”

¿Cómo se describiría en tres adjetivos?

Resistente, amable, hablantín.

Si fuese un producto, ¿cuál sería su eslogan?

«La esencia no viene en barriles». Eso en referencia a mi estatura.

¿Qué quería ser de adulto cuando era niño?

Quería ser un gran científico.

¿Cuál era su juguete preferido de pequeño?

Las herramientas de carpintería de mi señor abuelo. Me gustaba más el serrucho aunque tenía carritos.

¿Cuál era su serie de dibujos animados favorita?

Coraje el perro cobarde.

¿Qué súperpoder querría tener?

El poder de manejar a mi gusto la naturaleza. Hacer crecer y secar plantas por ejemplo.

¿Qué es lo que le pone más nervioso?

Me dan nervios las balaceras.

¿Alguna manía o hábito extraño?

Presionar mis dientes. Además,  lavarme la cara a cada rato.

 

×

Apoye el periodismo independiente. Lo invitamos a compartir este contenido.

Comparte nuestro enlace: