Despale de pinares provoca escasez de agua potable y fuertes calores en San José de Cusmapa

Estas actividades fueron avaladas por autoridades del Instituto Nacional Agro Forestal (Inafor) y el Ministerio del Ambiente y Recursos Naturales (Marena) de este departamento

Extensas hectáreas de bosques de pino han sido despaladas desde septiembre del 2015, por empresas madereras que cuentan con el aval de Marena e Inafor. LAPRENSA/W. Aragón

La tala indiscriminada de pino en el municipio indígena de San José de Cusmapa, en Madriz, ha provocado que sus habitantes sufran por la carencia de agua potable y los fuertes calores.

Desde septiembre del 2015, de muchas comunidades indígenas se perdieron extensos bosques por la tala indiscriminada que realizaron varias empresas procesadoras de madera.

Lea además: Sobrevivientes del deslave del volcán Casita, en Chinandega, afirman que la tala de árboles influyó en la tragedia

Estas actividades fueron avaladas por autoridades del Instituto Nacional Agro Forestal (Inafor) y el Ministerio del Ambiente y Recursos Naturales (Marena) de este departamento bajo el argumento que trabajarían planes de manejo que permitieran detener y combatir las afectaciones del gorgojo descortezador que en esa época afectaba la zona. La Alcaldía de Madriz y dirigentes del Pueblo Indígena de San José de Cusmapa también avalaron la tala de pino.

“Aquí estamos enfrentando ahora las consecuencias del despale de nuestros bosques de pino. El año pasado las lluvias disminuyeron considerablemente y causaron la pérdida de muchas cosechas, además varios pozos y ríos, como el mismo “Tapacale”, se secaron y ahora hasta los calores son fuertes”, expuso Fernando Ramírez Ponce, líder de las iglesias de bases de la comunidad indígena de El Chilamatal, zona afectada por la tala y extracción de tucas de pino.

Salen camiones con más de 40 tucas de pino

Entre las comunidades que han sido afectadas con la tala de sus bosques están Las Victorias, La Fuente, Rodeo, Los Mangos Verdes, El Horno, Los Llanitos, La Jabonera, El Chilamatal, La Jagua, El Lajero, El Ángel Uno y Dos, Jocomico, El Gavilán y Emires, donde a diario entran al menos 12 camiones que salen cargados con entre 40 y 50 tucas de pino, en su gran mayoría de árboles en regeneración o crecimiento.

Lea también: Chinandeganos denuncian que autoridades no responden sobre tala de árboles por organizar marchas

Unos doce pesados camiones extraen a diario enormes tucas de árboles de pino, muchos en regeneración, de las comunidades indígenas del municipio de San José de Cusmapa. LAPRENSA/W. Aragón de pino,

“Usted va a oír todos los días por lo menos a unas cuatro potentes motosierras, tumbando árboles de pino en regeneración de un extenso bosque ubicado a pocos metros de los alrededores del casco urbano del poblado de San José de Cusmapa, hasta donde han llegado las maquinarias, porque las otras zonas ya quedaron arrasadas”, denunció José Manuel López Ramírez, habitante del poblado.

Puede leer más en: Vigilarán tala en los pinares de los territorios chorotegas

Hace más de tres décadas San José de Cusmapa era una de las zonas con más árboles de pino que generaban un clima fresco. En ocasiones, habían lloviznas que permitían conservar un excelente manto acuífero y caudalosos ríos como “El Tapacale”.

“Aquí la iglesia católica encabezó varias marchas para demandar que se parara con el despale de nuestros bosques, y estas marchas fueron apoyadas por las familias de las 12 comunidades y del poblado del municipio de Cusmapa, y hasta ahora más bien las autoridades del Marena y del Inafor junto a la Alcaldía y los dirigentes del Pueblo Indígena han seguido con la tala a tal punto que ya el municipio de Cusmapa está quedando como un desierto y hasta sin agua para el consumo”, manifestó Pedro Ariel Bucardo Martínez, habitante de la comunidad “La Jagua”.

×

Apoye el periodismo independiente. Lo invitamos a compartir este contenido.

Comparte nuestro enlace: