Fanáticos orteguistas continúan haciendo pintas en las casas de autoconvocados

Este tipo de vandalismo se viene dando desde abril de 2018, cuando iniciaron las protestas sociales contra Ortega

“Plomo” y “el comandante se queda” son algunas de las frases predominantes pintadas en casas de los autoconvocados en Nicaragua. LA PRENSA/ ARCHIVO

El fin de semana reciente y el lunes santo amanecieron varias casas de autoconvocados con la leyenda “plomo” en las paredes. Esta ha sido una práctica de los turberos del Frente Sandinista para amedrentar y sembrar terror en las familias contrarias a sus preferencias políticas, afirmó Pablo Cuevas, de la Comisión Permanente de Derechos Humanos (CPDH).

Las casas manchadas son de Managua, Masaya y Carazo. “Vinieron en camionetas en la madrugada. Algunos se lograron identificar, son los mismos de la Juventud Sandinista que anduvieron de paramilitares disparando contra el pueblo”, dijo una de las personas afectadas en Carazo.

Lea además: Campaña de terror del régimen con pintas a casas de opositores

Mientras en Masaya la marca de casas se dio desde el sábado, porque se escuchó tres detonaciones de bombas el viernes pasado y los paramilitares que no dejan de patrullar las calles se van a las casas de quienes saben han participado en las protestas contra el régimen de Daniel Ortega y las marcan para meterlos en miedo.

“Unos dijeron que las iban a borrar con pinturas, que todas maneras no les da miedo”, aseveró un poblador de Masaya.

Lea más en: Realizan pintas en la casa y vehículo de Mario Arana, expresidente del Banco Central de Nicaragua

“Plomo, plomo” es la señal de muerte, afirman los afectados.

Mientras en Managua, las pintas se dieron en el barrio La Primavera, donde también marcaron con rojo y negro una iglesia. Los pobladores estaban nerviosos pensando que en cualquier momento les llegaban a prender fuego a sus viviendas.

Puede leer más en: Realizan pintas en al menos cinco casas en Diriamba

“Esta gente (turberos sandinistas) es mala, mire cómo han quemado hasta niños”, dijo una pobladora.

Denuncias en CPDH

Cuevas detalló que al menos cinco denuncias llegan a la semana a esa institución defensora de derechos humanos, por pintas en las casas y llevan fotos del abuso. La PO no hace nada porque son los mismos, afirma Cuevas.

Mancharte la casa con palabras de amenaza es vandalismo, pero a la PO no le interesa y no recoge la denuncia si hasta miedo da ir donde ellos, manifiestan los afectados.

Lea más en: “Si hubiese tenido miedo no estaría en mi casa”, dice un excarcelado ante amenazas de simpatizantes orteguistas

“No entiendo como quieren verdaderamente rescatar la economía del país, porque con pistoleros disparando en mercados, centros comerciales y andan en la impunidad y gente manchando las casas de las personas, lo que proyecta el país es inseguridad. ¿Cómo quieren que vengan los turistas?”, se preguntó el abogado.

Para Cuevas, el mensaje de las pintas en la casa es te tenemos vigilado, para mantener el terror en las personas y no salgan a ejercer su derecho ciudadano a las calles.

Este tipo de vandalismo se viene dando desde abril de 2018, cuando iniciaron las protestas sociales contra Ortega.

Además lea: Paramilitares del gobierno y funcionarios de la alcaldía amenazan a opositores en Madriz

Era una forma de identificar a los que el régimen llama “golpistas” y meterlos en miedo.

También se practicó en casas que dejaron las familias exiliadas hacia Costa Rica y otros países, por miedo a ser encarcelados o asesinados por sus perseguidores políticos.

“Es una política de miedo que quieren imponer, propio de un régimen dictatorial”, enfatizó el abogado de la CPDH.

Hasta basílicas

Desde diciembre de 2018, algunas casas están marcadas con espray negro y rojo, y tienen las numeraciones 2 y 10 x 1, las siglas de la Juventud Sandinista (JS) y “¡Plomo 19!” en Diriamba, Carazo.

En la casa cural de la Basílica Menor de San Sebastián, también realizaron en sus paredes pintas con amenazas.