Comer almíbar se vuelve un “lujo” para los nicaragüenses

Preparar o degustar el almíbar en esta Semana Santa se ha vuelto un “lujo” entre los nicaragüenses, quienes se han visto afectados por los altos precios que tienen sus ingredientes, y provocando ventas raquíticas para los comerciantes.

almíbar, nicaragua,

Según los vendedores del mercado Roberto Huembes, la gente ha preferido comprar el almíbar “ya listo”. La porción varía de 60 a 120 córdobas. Mientras que en el mercado Mayoreo encuentra de 25 a 40 córdobas. LA PRENSA/URIEL MOLINA

Preparar o degustar el almíbar en esta Semana Santa se ha vuelto un “lujo” entre los nicaragüenses, quienes se han visto afectados por los altos precios que tienen sus ingredientes, y provocando ventas raquíticas para los comerciantes.

El jocote, uno de los ingredientes principales del almíbar, es el que ha casi triplicado su costo, cotizándose entre ochenta y cien córdobas la bolsa.

En un recorrido que realizó LA PRENSA por los mercados capitalinos, se comprobó que hay similitud en los precios de las frutas.

“El jocote está carísimo porque esta vez la cosecha fue temprana. Compramos el bidón a cuatrocientos córdobas, entonces nosotros tenemos que darlo caro”, manifestó Juana Carranza, vendedora en el mercado Mayoreo desde hace años.

Los comerciantes se mostraron desanimados porque este año no habrá buenas ganancias, en comparación con el 2017, cuando Eduardo Franco obtuvo más de 15 mil córdobas en ventas en una semana.

“Las ventas han estado malas, hay poca afluencia de compradores, ahora salimos casi tabla (sin nada) y a veces hasta salimos perdiendo”, expresó el comerciante del mercado Roberto Huembes.

El jocote es la fruta que ha triplicado su costo en estos días , expresaron los comerciantes. LA PRENSA/URIEL MOLINA

Franco atribuyó las malas ventas y la baja de compradores a la situación actual del país, que se ha visto golpeado debido al incremento de la canasta básica, por la reforma a la Ley de Concertación Tributaria y el aumento de desempleo.

María Zeledón llevaba un presupuesto de trescientos córdobas para cocinar “un poquito” de almíbar, sin embargo, ante los elevados precios su presupuesto subió a más de quinientos córdobas.

“Las cosas están demasiado carísimas, antes con trescientos córdobas ajustaba, ahora llevo casi quinientos y no he comprado el dulce. En verdad este (el almíbar) es un gusto que lo pagamos caro”, expresó Zeledón.

Ni Semana Santa da esperanza

Otro de los platos típicos que se realiza en Semana Santa es el pescado seco, el cual tampoco no ha tenido mayor movimiento de ventas.

“Si no hemos vendido en estos días, menos que vendamos este martes y miércoles”, refirió Esperanza Cano, de 77 años, quien lleva todo su vida vendiendo en los mercados.

Aunque no pierde las esperanzas de que puede resultar un “milagro” en estos días restantes, las ganancias jamás serán iguales a las otras temporadas. “En los otros años hasta nos hacía falta”, indicó.

Canasta básica aumenta

De acuerdo con datos del Banco Central de Nicaragua, en marzo de este año la canasta básica se ubicó en 13,660.58 córdobas, superior a los 13,414.69 en febrero pasado (1.83 por ciento de variación) y por encima de los 13,274.02 en igual mes del año pasado.