Tranques, protestas y una brutal represión, en imágenes

Al margen de las cifras, que la dictadura reduce a 199, la represión desatada por la Policía Orteguista, paramilitares y fanáticos del régimen derivó en una matanza

18 de agosto de 2018. Funerales de Ezequiel Leiva, quien fue herido por la Policía Orteguista el 28 de mayo en la UNI. Leiva estuvo en coma tres meses hasta que murió. La Policía lo acusó del asesinato de un ciudadano estadounidense, cuando el joven tenía una semana en coma en un hospital capitalino con un balazo en la cabeza. LA PRENSA/O. Navarrete

Nunca antes, en tan poco tiempo, un gobierno había asesinado a tantos estudiantes, campesinos, civiles y niños, como lo hizo entre abril de 2018 y abril de 2019 la dictadura de Daniel Ortega y Rosario Murillo: entre 325 muertes, según la Comisión Interamericana de Derechos Humanos, y 585, según la Asociación Nicaragüense Pro Derechos Humanos.

Para el 25 de junio de 2018, Monimbó había levantado barricadas de defensa contra la “operación limpieza”       que lanzó el jefe policial de Masaya, Ramón Avellán. LAPRENSA/M. Esquivel

Lea además: ONU revela que más de 60 mil nicaragüenses huyeron del país por la crisis sociopolítica

Al margen de las cifras, que la dictadura reduce a 199, la represión desatada por la Policía Orteguista, paramilitares y fanáticos del régimen derivó en una matanza que el Grupo Interdisciplinario de Expertos Independientes (GIEI) califica como delitos de lesa humanidad.

Cientos de miles de nicaragüenses, desde abril de 2018, salieron a las calles a exigir justicia, libertad y democracia, pese a los ataques a balazos, capturas y golpizas de la Policía Orteguista, paramilitares y fanáticos de la dictadura. LA PRENSA/O. NAVARRETE

También: De una vida tranquila al sufrimiento por el asesinato de su hijo: Los padres de Ángel Gahona cuentan su historia desde el exilio

La represión, de acuerdo con los informes internacionales de derechos humanos y datos de organizaciones locales, incluyó asesinatos, torturas, secuestros, desapariciones, violaciones y tratos crueles e inhumanos. Dentro de las víctimas hay campesinos, estudiantes, obreros, mujeres y niños de varias edades.

Mientras la Policía Orteguista y paramilitares les disparaban con fusiles AK, pistolas y escopetas, los estudiantes se defendían con huleras, morteros artesanales y piedras. LA PRENSA/J. FLORES

Le puede interesar: Luchó contra Somoza, ahora contra Ortega. La historia de David Solórzano

La masacre incluye la incineración viva de una familia de seis personas en el barrio Carlos Marx, atribuido por vecinos y familiares a policías y paramilitares orteguistas en junio del 2018.

Managua, 28 de mayo de 2018. La Policía Orteguista dispara sus armas contra los estudiantes de la UCA y la UNI en los alrededores de Metrocentro.
LA PRENSA/J. FLORES

×

Apoye el periodismo independiente. Lo invitamos a compartir este contenido.

Comparte nuestro enlace: