Así comenzó la rebelión cívica en Nicaragua

Camino de Oriente, donde todo comenzó, dejó de ser únicamente un sitio para ir de compras o a comer. Camino de Oriente es el origen, es el recordatorio de que ahí se prendió la chispa

“Pensé que sería un plantón más de los que había participado”, dice Ana Quirós, desde San José, Costa Rica. Ha pasado exactamente un año y la mujer que habla fue una de las primeras víctimas de la represión del régimen orteguista en el plantón que se realizó el 18 de abril de 2018 en Camino de Oriente.

Las imágenes de Quirós, ese día, recorrían el mundo. Una mujer de más de 60 años con la cabeza ensangrentada. Había sido golpeada por las turbas orteguistas, un grupo de hombres que llegaron al lugar armados y encapuchados.


Así te contamos el primer día de las agresiones a las protestas contra las reformas al Seguro Social en Nicaragua


Le rajaron la cabeza con un palo y la golpearon tanto que le quebraron dos dedos y la muñeca. Estaba tirada sobre la acerca y un grupo de jóvenes la auxiliaban.

abril
A Ana Quirós le rajaron la cabeza con un palo y la golpearon tanto que le quebraron dos dedos y la muñeca.
LA PRENSA/JORGE TORRES

Era miércoles por la tarde y ciudadanos nicaragüenses habían convocado a un plantón en Camino de Oriente para protestar en contra de las reformas a la Seguridad Social que habían sido impuestas por el régimen de Daniel Ortega.

Puede leer además: Estos son los rostros de las protestas de abril

Las medidas aumentaban el aporte de trabajadores y empleadores, achicaban las futuras pensiones y reducían un cinco por ciento de las pensiones de los adultos mayores.

Los recuerdos de ese día están frescos para Quirós. “Llegaron al menos unos cincuenta motorizados con palos, machetes y con los mismos cascos golpearon a los autoconvocados”, dice. Y de pronto, cuando intentaban salvar a una joven que estaba siendo agredida por las turbas, sintió un golpe y luego otro y otro más. “Me hicieron 12 puntadas en la herida más pequeña y 16 en la otra”, relata.

Turbas de la Juventud Sandinista atacando manifestantes en Camino de Oriente el 18 de abril de 2018. LA PRENSA/ Wílmer López

Vea la fotogalería: Turbas orteguistas agreden a manifestantes en Managua

Era tanta la información que circulaba en los medios de comunicación y en las redes sociales que costaba asimilar la magnitud de lo que ocurría. Además de las turbas orteguistas, miembros de la Juventud Sandinista se apostaron en el lugar para agredir a los manifestantes. Un grupo nutrido, vestidos con camisetas en las que se leía: “Unidos en Victoria” les gritaban con rabia a los manifestantes: “¡Ladrones, ladrones!”, “¡Mentirosos!”… Mientras tanto, los protestantes con banderas azul y blanco coreaban consignas: “Daniel, Somoza, son la misma cosa”, “Pueblo, únete”, “El pueblo, unido, jamás será vencido”.

Del golpe olvida las cosas

Ahí mismo, haciendo su trabajo se encontraba el periodista Julio López, de Onda Local. De ese día, asegura, solo recuerda fragmentos. Mientras hacía una transmisión en vivo le dieron un golpe en la cabeza y quedó inconsciente.

“No recuerdo dolor, ni miedo, ninguna sensación”, dice.

Lectura recomendada: Quién es Ana Quirós y por qué el régimen de Daniel Ortega la expulsó de Nicaragua

Lo que sí recuerda fueron los minutos previos. “Las fuerzas de choque nos rodearon, yo intenté buscar refugio y meterme a un local que había abierto las puertas. Me di vuelta y ya tenía de frente a nueve personas de la Juventud Sandinista. Me dieron con un bate y caí inconsciente, perdí la memoria”, cuenta López, de 34 años.

Protestar, les costó caro a Quirós y a López. Meses después de aquella protesta, en noviembre, Quirós fue expulsada del país por el régimen y le quitaron la personería jurídica de Cisas, el organismo que dirigía. Además, perdió la movilidad de uno de sus dedos. López continúa trabajando para el programa Onda Local. Producto de la golpiza a veces olvida cosas.

Lea también: Ana Quirós: “Los Ortega Murillo no van a sobrevivir cinco años”

Turbas orteguistas llegaron a Camino de Oriente para agredir a los manifestantes con sus cascos y palos.
LA PRENSA/WILMER LÓPEZ

Ellos fueron de las primeras víctimas de la represión, pero luego hubo más, muchos más. Los datos de la represión son escalofriantes: Más de quinientos asesinados, setecientos presos políticos, miles de heridos…

Camino de Oriente, donde todo comenzó, dejó de ser únicamente un sitio para ir de compras o a comer. Camino de Oriente es el origen, es el recordatorio de que ahí se prendió la chispa. Es el lugar donde, aún un año después, permanecen patrullas llenas de policías y antimotines vigilantes, atentos ante cualquier intento de protesta.

Ataque a periodistas

El 18 de abril los periodistas también fueron víctimas de la represión. El fotoperiodista Alfredo Zúñiga resultó herido y miembros de la Juventud Sandinista le robaron una cámara que utilizaba para documentar la protesta. Pero a él no fue el único que le robaron un equipo, 100% Noticias también denunció un robo ese día. Otros periodistas agredidos fueron el fotorreportero de LA PRENSA y autor de alguna de estas fotos, Wilmer López, así como Roy Moncada, también de LA PRENSA; Carlos Herrera y Néstor Arce, ambos de Confidencial.

×

Apoye el periodismo independiente. Lo invitamos a compartir este contenido.

Comparte nuestro enlace: