Degollada y con sus manos y pies quebrados; un espeluznante femicidio en León

El asesino enterró a su víctima en el patio de su casa. Se sospecha de su marido, que aparentemente habría huido hacia Costa Rica.

Johana Flores, quien fue víctima de otro femiilcio más en Nicaragua. LA PRENSA/Cortesía/Oliver Flores.

Desnuda, degollada, con sus manos y pies quebrados y además enterrada en su propia casa, así fue encontrada el martes de Semana Santa, Johana Flores Abaunza, de 48 años de edad, en la ciudad de León. Su pareja, el costarricense Yáder Triguero Hernández, de 28 años de edad, es el principal sospechoso y se encuentra prófugo.

Después de cinco días de desaparecida, la mujer asesinada fue encontrada en el patio de la casa que compartía con Hernández y que cita de la Iglesia Ermita de Dolores una cuadra al sur y media cuadra abajo.

Lea También: Nueve femicidios en los primeros 50 días del año en Nicaragua

Johana y Hernández tenían cuatro años de ser pareja y no tenían hijos en común. Ella tenía cuatro hijos de otra relación. Desde hace un año y medio se habían venido de Costa Rica a vivir a León.

El miércoles reciente los familiares le dieron cristiana sepultura en el cementerio San Felipe, de la ciudad universitaria.

De acuerdo a Oliver Flores, sobrino de Johana, a ésta la vieron por última vez el jueves 11 abril en horas del mediodía. Al siguiente día esperaban volver a verla ya que iban a ir a ver a su abuelita,  que estaba en el hospital, pero no la encontraron.

Además: Huérfanos del femicidio están invisibilizados por el Estado.

“Ella vivía frente a nuestra casa. La fuimos a buscar para ir a ver a nuestra abuelita que estaba en el hospital, pero el marido de ella nos dijo que había ido ese día a Managua para ir a tramitar unos papeles de una cédula. A nosotros nos extrañó eso”, contó Oliver.

Desde ese día sonó la alerta en la familia Flores. El sábado, los familiares de Johana se trasladaron a la policía local para denunciar su desaparición, pero les los oficiales de turno les dijeron tenía que esperar.

“La policía nos dijo que debíamos esperar esperar entre 24 y 72 horas para dar por desaparecido a alguien”, lamentó Flores.

Johana pensaba regresar a Costa Rica. El domingo su hija Yolanda Centeno había venido a buscarla, decisión que al parecer desencadenó la furia del sospechoso, quien supuestamente tiene delitos pendientes en Costa Rica.

«Empezamos a buscar en Managua, llamamos a los hospitales públicos de la capital, incluso a El Chipote, empezamos a pegar papeletas en Managua, pero sin respuesta alguna”, dijo Oliver.

Pasividad policial

Hernández se mostró preocupado por la desaparición de Johana, incluso, empezó a pegar papeletas también para encontrarla en León. Pero los familiares empezaron a sospechar cada día más de él porque cada vez que le preguntaban sobre ella, daba versiones distintas a ellos y la policía.

“Dos veces llevamos a Hernández a la policía pero ahí dijeron que no tenían tiempo porque el investigador no había llegado para llevar la declaración. Pero sospechábamos más de él. Johana nunca desaparecía así por así”.

Yáder Hernández, principal sospechoso del asesinato de su pareja Johana Flores en León. Foto Cortesía Oliver Flores.
Yáder Hernández, principal sospechoso del asesinato de su pareja Johana Flores en León. Foto Cortesía Oliver Flores.

El martes, de esta Semana Santa, Hernández se fue de la casa. Y fue entonces cuando los familiares de Johana pensaron lo peor.

“Cuando nos dimos cuenta que se fue de la casa, nos metimos a la casa con palas, temíamos lo peor y fuimos a revisar todo y en el patio fue donde la encontramos. En un pedacito del patio habían una cajillas de gaseosas encima. Ella es recia, nadie hubiera imaginado estaba ahí. Cuando empezamos abrir el hueco, lo primero que vimos fueron sus piernas”, contó Oliver.

Tras el hallazgo, a las cinco de la tarde, Flores y su familia corrieron a la policía. “La policía llegó luego a las siete de la noche y pidió a los familiares que les ayudaran a sacar el cuerpo. Los familiares reclamaron a la policía por el temor a una epidemia. Quienes llegaron fueron los bomberos. El forense ni la policía hicieron nada, y junto a los bomberos Oliver y dos familiares más sacaron a su tía del patio”, agregó Oliver.

Le Recomendamos: Un total de 57 mujeres fueron víctimas  de femicidios en Nicaragua en 2018

En Medicina Legal dijeron que había sido “degollada”.

“Mi tía estaba irreconocible. Había sido degollada. Estaba desnuda en el hoyo. La enrrolló en forma de feto, la cabeza la tenía en medio de los pechos, los brazos y piernas estaban quebrados, no sabemos si la violó también”, relató Oliver.

Hasta el día de hoy, a Hernández no lo han encontrado. “Lo único que sabemos es que él tiene a su mamá en Costa Rica. A la policía de León se le reclamó porque no han hecho nada por capturarlo. Sabemos que él tiene orden de captura en Costa Rica . Creemos que al decidir Johana regresar a Costa Rica seguro se originó alguna discusión. Hernández era como baboso, no mataba ni una mosca, no decía nada. En Medicina Legal nos dijeron hace poco que llegó alguien a buscar el cuerpo de Johana. Pensamos fue él, pensamos sigue en Nicaragua, pero no sabemos si en León, Managua o en otro lugar. Nosotros seguimos pegando papeletas en León, queremos justicia”, finalizó Flores.

×

Apoye el periodismo independiente. Lo invitamos a compartir este contenido.

Comparte nuestro enlace: