Una mujer señala a su pareja de matarle a su hijo en Ocotal

Lindari Zapata Villavicencio asegura que su pareja y padrastro del menor de 22 días de nacido se lo llevó de la casa y lo regresó sin vida

La tarde del viernes fue sepultado el cuerpo del bebé en el cementerio de la ciudad de Ocotal. LA PRENSA/Cortesía

El dolor, el llanto y el luto embargan el humilde hogar de Lindari Julissa Zapata Villavicencio, madre del bebé de apenas 22 días de nacido al que su pareja le cegó la vida el pasado jueves en un barrio de la ciudad de Ocotal, cabecera del departamento de Nueva Segovia.

Lea además: Viacrucis infantil de Matagalpa rememora a niños asesinados durante la crisis en Nicaragua

Según el relato de Zapata, de 22 años, su compañero de vida y padrastro del menor llegó a la vivienda que ambos habitaban en el barrio Nuevo Amanecer a eso del mediodía del jueves junto a otros dos hombres y le pidió que le prestara al recién nacido. El hombre de 17 años, asegura Zapata, se lo llevó y a eso de las 4:00 de la tarde, de ese mismo día, lo llegó a dejar a una cama de la vivienda ya sin vida. Zapata asegura que su pareja consumía marihuana.

“El cuerpecito de mi hijo recién nacido presentaba golpes en su cabecita, cara y en sus pequeñas manitos”, describió Zapata.

Puede leer: Indultado muere desangrado en una calle de la ciudad de Estelí

Por su parte, Gloría María Olivas, abuela de Zapata, aseguró que ésta recibía mucho maltrato del hombre y que hasta le propinó una golpiza antes de que ella diera a luz el pasado 26 de marzo en el hospital Alfonso Moncada Guillem de la ciudad de Ocotal. “Hasta los médicos eran testigo de eso”, señaló Olivas.

Una tía del joven que se encuentra detenido con firmó que Zapata convivía con su sobrino desde hacía unos seis meses, a quien ella le brindaba ayuda.

“Me puse la mano en la conciencia y decidí ayudarles a ambos, les presté mi cuarto para que se quedaran a vivir, le compraba la leche y los pampers y pañales al bebé, pero nunca me imaginé que por darle posada ocurriría esto, aunque el niño no murió en mi casa, pero ahora señalan a mi sobrino”, expuso.

Además: Encuentran dos cadáveres en el municipio de El Tuma-La Dalia, Matagalpa

Agregó que le había aconsejado a la muchacha que regresara a su casa con su familia, pero no quiso irse. “A mí me dolió mucho porque yo llamé a la policía para que se llevaran detenido a mi sobrino, yo lo entregué, ahora su familia nos llama asesinos, pero solo ellos dos saben lo que realmente sucedió y siento su dolor porque también soy madre, tengo un hijo y temo por represalias de la familia de la mamá del bebé muerto”, concluyó.

La tarde del viernes fue sepultado el cuerpo del bebé en el cementerio de la ciudad de Ocotal. El supuesto victimario permanece en las celdas del comando de la Policía Orteguista (PO), donde se investiga además si este habría abusado sexualmente del menor, ya que según policías a cargo de la investigación hay indicios de ese hecho en el cuerpo del menor.

×

Apoye el periodismo independiente. Lo invitamos a compartir este contenido.

Comparte nuestro enlace: