Nuncio apostólico sobre salida de monseñor Silvio Báez: «Es una decisión personal (del papa) que yo desconozco razones»

"Yo no tengo ningún informe sobre el encuentro de monseñor Báez con el santo padre", agregó Waldemar Stanislaw Sommertag, representante del papa en Nicaragua

El nuncio apostólico, representante del papa Francisco en Nicaragua, monseñor Waldemar Sommertag, dijo que desconoce las razones que llevaron al pontífice a retirar a monseñor Silvio José Báez de Nicaragua, un obispo que durante diez años ha sido una de las voces más críticas de la Iglesia católica en este país, denunciando las injusticias del régimen de Daniel Ortega.

Báez, el obispo auxiliar de la Arquidiócesis de Managua, deberá estar ahora en Roma.

Báez se fue del país este martes, dejando atrás una estela de dudas sobre el motivo que tuvo el papa para llevárselo.

Lea además: Monseñor Silvio Báez antes de viajar a Roma: “Quiero que el pueblo de Nicaragua me recuerde como un amigo y un hermano que les quiere”

El pasado 10 de abril reveló que su salida de Nicaragua no fue solicitada por él, sino una decisión exclusiva del pontífice.

El nuncio Sommertag reaccionó incómodo este martes cuando se le preguntó si fue él quien solicitó la salida de monseñor Báez.

“Pregúntele a Báez”

“No, no. Yo no tengo que pronunciarme porque el santo padre ha hablado directamente con monseñor Báez. Yo no tengo ningún informe sobre el encuentro de monseñor Báez con el santo padre y esas son cosas que deberían preguntarle a monseñor Báez”, dijo el embajador.

El nuncio Sommertag ha sido criticado por su falta de contundencia para condenar recientemente las violaciones a los derechos humanos cometidas por los órganos represivos de la dictadura, llamando enfrentamientos con los ciudadanos a actos de represión cometidos por la Policía Orteguista (PO).

Lea más en: Silvio Báez, en su última misa en Nicaragua: “No permitamos vivir en un sepulcro social”

“El santo padre tiene información no solamente de la Nunciatura. Aquí (Nicaragua) tenemos un cardenal, tenemos a otros obispos, son obispos de la América Central, así que es una decisión personal (del papa) que yo desconozco razones”, aseveró el nuncio.

Báez también dejó atrás un país quebrado por una crisis que el pasado 18 de abril cumplió un año de protestas contra el régimen, represión de la PO, muertes de civiles, detenciones ilegales y censura mediática, hechos que Báez nunca se cansó de denunciar.

Antes de irse, durante su despedida en el Aeropuerto Internacional Augusto C. Sandino, Báez manifestó que su deseo para este país es que “lleguemos un día a tener una sociedad fundada en la justicia social de la que brota la paz verdadera”.

No llegaron obispos

Un grupo de personas, entre ellos los miembros de la organización opositora Alianza Cívica por la Justicia y la Democracia, acompañó a Báez hasta el aeropuerto; sin embargo, sus homólogos de la Conferencia Episcopal de Nicaragua no se presentaron para despedirlo, ni siquiera el cardenal Leopoldo Brenes, a quien auxiliaba en la Arquidiócesis.

Lea también: The Economist: Ortega no muestra voluntad para superar crisis y solo las sanciones pueden presionarlo

“Llevo a mi pueblo en el corazón, me duele irme, pero como hombre de iglesia y como hombre de fe, quiero seguir los caminos de Dios a través de la mediación del papa Francisco”, dijo Báez.

Desde que el obispo Báez regresó al país en 2009, se convirtió en crítico del gobierno de Ortega, señalando la concentración del poder, la manipulación de los procesos electorales y la violencia estatal contra los opositores.

El obispo auxiliar manifestó que no quiso dar fecha y hora de su partida a Roma, ocurrida ayer, para evitar que un buen número de personas se expusiera a la violencia estatal; no obstante, un grupo de músicos, conocidos popularmente como “chicheros” en Nicaragua, avivó la despedida con la canción “Amigo”, del brasileño Roberto Carlos, “Nicaragua, nicaragüita” y otros sones de Masaya, ciudad natal de Báez. “Yo quiero que el pueblo de Nicaragua me recuerde como un amigo y un hermano que les quiere, que no los va a olvidar”, confió monseñor y se despidió.

Recibido por la diáspora

Monseñor Silvio Báez estará varios días en Miami antes de viajar al Vaticano.

El Diario Las Américas informó este martes que el obispo fue recibido con una calurosa bienvenida en la terminal del Aeropuerto Internacional de Miami, por los nicaragüenses del sur de Florida.

Más en: OEA envía a un especialista para abordar las reformas electorales en Nicaragua

Representantes de la diáspora nicaragüense entonaron el Himno Nacional a su llegada, lo abrazaron y se tomaron selfies con él. Entre ellos había defensores de DD. HH., como Róger Castaño, de la CPDH.

×

Apoye el periodismo independiente. Lo invitamos a compartir este contenido.

Comparte nuestro enlace: