Sanciones muestran la red de operación de Daniel Ortega

Las sanciones, impuestas por Estados Unidos desde 2017, han golpeado a la élite del FSLN.

Los dictadores de Nicaragua, Daniel Ortega y Rosario Murillo. LA PRENSA/Tomada del 19 Digital

Las últimas sanciones anunciadas por el Departamento del Tesoro de Estados Unidos, dirigidas a Laureano Ortega Murillo, el asesor de inversiones de la dictadura, y al Banco Corporativo (Bancorp), revelan que existen “elementos de criminalidad en el Estado nicaragüense”, afirmó el investigador estadounidense y experto en temas del crimen organizado Douglas Farah.

Dichos elementos de criminalidad han sido blancos certeros de sanciones, explicó el especialista, recordado porque en septiembre de 2017 declaró ante el Senado de Estados Unidos que Albanisa estaría vinculada a una red de “aliados” en Centroamérica que permitiría lavar millones de dólares de la Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia (FARC).

Las sanciones, impuestas por Estados Unidos desde 2017, han golpeado a la élite del FSLN.

Le puede interesar: Retiran hasta los rótulos de oficinas Bancorp tras sanciones de EE.UU.

El Gobierno de Estados Unidos ha designado sanciones para siete altos funcionarios del régimen de Daniel Ortega, y al Bancorp, relacionado con Albanisa, que administra los millonarios fondos del acuerdo petrolero con Venezuela, los cuales la dictadura orteguista recibió sin fiscalización pública desde el 2009.

Además del asesor de inversiones, otros dos miembros de la familia presidencial han sido blanco de sanciones: Rosario Murillo, esposa del dictador y vicepresidente de Nicaragua, y el jefe de la Policía Orteguista (PO), Francisco Díaz, consuegro de los Ortega Murillo.

Otros cuatro funcionarios del círculo íntimo enfrentan sanciones por corrupción y violaciones a los derechos humanos.

Lea además: Estados Unidos anuncia nuevas sanciones contra Bancorp y Laureano Ortega Murillo

La descripción realizada, sin embargo, por el gobierno estadounidense permite conocer cómo funciona la red tejida por los Ortega.

“Están viendo que hay elementos de criminalidad en el Estado nicaragüense”, dijo el experto, al analizar que el blanco de las sanciones de Estados Unidos está dirigido a Murillo y a los ejes centrales del régimen.

El caso de Laureano

“En el caso de Laureano (Ortega) con la empresa de vacunas de Rusia, ahí se perfiló como un jugador del eje de Ortega que maneja las relaciones internacionales con Rusia, con China y eso lo puso en la mira de que él no es un espectador, sino un participante directo del régimen de su padre”, puntualizó Farah.

El Departamento del Tesoro dijo el pasado 17 de abril, al anunciar las sanciones, que Laureano Ortega Murillo “en su papel como asesor de Promoción de Inversiones de la agencia del gobierno de Nicaragua, ProNicaragua, actúa como una extensión (de poder) del presidente Ortega y la vicepresidente Murillo, en la supervisión de las propuestas y proyectos de inversión”.

Más en: Retornan a las cuentas de Caruna más de US$ 2,500 millones en manos de Bancorp tras sanciones de EE.UU.

Sin embargo, a partir de 2018, según los señalamientos, Laureano (Ortega) se dedica a ofertas comerciales corruptas en el que los inversores extranjeros pagan por el acceso preferencial a la economía de Nicaragua.

Además, el asesor coordinó las tareas de ejecución para el proyecto del canal interoceánico de Nicaragua. Pese a la pérdida de impulso de ese proyecto, figuras del régimen de Ortega, incluyendo Laureano, siguen utilizando el proyecto como un medio para el blanqueo de capitales y adquirir propiedades a lo largo de la ruta del canal planeado, señala el comunicado.

En el caso del Bancorp, relacionado con la empresa Alba de Nicaragua SA (Albanisa), subsidiaria de la estatal Petróleos de Venezuela (PDVSA), el Departamento del Tesoro argumentó que la supuesta entidad bancaria asiste, patrocina, provee y apoya la realización de transferencias financieras involucradas en corrupción y relacionadas al Gobierno de Nicaragua.

También: Régimen de Ortega presiona a la Alianza Cívica para que gestione ante la comunidad internacional la detención de sanciones

“Creada como una subsidiaria del gobierno de Venezuela y fundada en el 2014, Bancorp es el banco utilizado por el régimen de Ortega para lavar dinero de Albanisa. Bancorp es utilizado por el presidente Ortega para lavar dinero del Frente Sandinista de Liberación Nacional”, señala el Departamento del Tesoro de Estados Unidos.

Impacto mundial

Para Farah, las recientes sanciones trascienden el ámbito nicaragüense. “La decisión contra (el régimen de) Ortega es porque es muy obvio lo que pasó con Bancorp, que no era una entidad que funcionaba como un banco”, indicó.

“Lo que están viendo es que el problema de Venezuela no solo (es) en esa nación, sino que se trata de un problema regional que implica seriamente a Daniel Ortega, Rosario Murillo, sus hijos, Bancorp, y grupos del Frente Farabundo Martí en El Salvador, es una suerte de jugadores ahí, que tienen que ser sancionados”, acotó el investigador estadounidense.

La venta del Bancorp a inicios de marzo pasado corrompe las finanzas del Estado nicaragüense. Para Douglas Farah, el objetivo de esa acción es evadir las sanciones.

Ortega ordenó que el Estado de Nicaragua compre el Bancorp, propiedad de Albanisa, a través de la emisión de deuda pública que será pagada en un plazo de cinco años con una tasa de interés del 6 por ciento anual.

De esta forma, Ortega convirtió al Bancorp en el Banco Nacional, aduciendo la necesidad del Estado de tener un banco propio, pese a que actualmente es propietario del Banco Produzcamos.

Más en: Daniel Ortega atrae sanciones de Estados Unidos, advierte exsubsecretario Otto Reich

Pero también Albanisa enfrenta sanciones por ser subsidiaria de PDVSA, y ya no puede operar fuera de Nicaragua. Y es que, a inicios de marzo pasado, el Departamento del Tesoro extendió las sanciones que designó a PDVSA a inicios del año, a su subsidiaria Albanisa, en la que PDVSA es dueña del 51 por ciento de las acciones.

Para Farah, el propósito del régimen es mezclar las finanzas del Estado con fondos provenientes de la corrupción y así dificultar las sanciones y evadir las ya existentes.

El caso de Venezuela

Las acciones de Daniel Ortega para evadir las sanciones podrían desembocar en que Estados Unidos designe sanciones más fuertes, en una especie de efecto búmeran contra sus propios intereses.

El experto estadounidense Douglas Farah recordó el caso reciente de Venezuela.

Lea: Estados Unidos urge acciones concretas a Daniel Ortega

“Hemos visto que días antes (el Departamento del Tesoro) ha sancionado al Banco Central de Venezuela, esto antes casi no se veía, se pensaba que sanciones a un banco nacional tenía un impacto directo sobre el pueblo y el funcionamiento del Estado para proveer las necesidades de su gente. Ahora creo que la conclusión sobre Venezuela es que ese dinero que está ahí (en el Banco Central), no va a ser utilizado para ayudar a la gente, sino que va a ser empleado para pagar a los militares, continuar la represión, para mantener al círculo de poder en el gobierno, o para robar, y no para ayudar al pueblo. Entonces han tomado la decisión de las sanciones al Banco Central de Venezuela”, explicó Farah.

Contra sus bolsillos

El asesor de Seguridad Nacional, John Bolton, dijo que las recientes sanciones contra el régimen de Daniel Ortega y Rosario Murillo no son las últimas. “Vamos por los bolsillos de la familia de Ortega, que sigue viviendo de la miseria del pueblo nicaragüense”, afirmó el funcionario. A lo largo de meses, en plena congruencia con su denuncia sobre los abusos de derechos cometidos por la dictadura, Estados Unidos ha sancionado a siete funcionarios de la cúpula cercana al dictador, entre ellos su esposa Murillo y su hijo Laureano Ortega.

×

Apoye el periodismo independiente. Lo invitamos a compartir este contenido.

Comparte nuestro enlace: