The Economist: 5 años de estragos en Nicaragua por la crisis sociopolítica

La influyente publicación británica pronóstico que este año la economía caerá un 5.5 por ciento, por encima de las proyecciones de la Comisión Económica para América Latina y el Caribe y el Fondo Monetario Internacional, que la sitúan en menos cinco por ciento.

Debido a la crisis política el consumo interna continuara con una tendencia a la baja, en consecuencia de la falta de empleo. LAPRENSA/ARCHIVO

The Economist Intelligence Unit (EIU) advirtió ayer que las perspectivas económicas de Nicaragua se verán “seriamente obstaculizadas” como “consecuencia de la crisis política” a lo largo de los próximos cinco años, tanto por contracciones como crecimientos débiles respecto a los vistos antes de 2018.

La influyente publicación británica pronóstico que este año la economía caerá un 5.5 por ciento, por encima de las proyecciones de la Comisión Económica para América Latina y el Caribe y el Fondo Monetario Internacional, que la sitúan en menos cinco por ciento.

Pero además prevé que en el 2020, Nicaragua sufrirá una contracción de 2.6 por ciento, es decir que como consecuencia de la crisis sociopolítica y el endurecimiento del régimen Ortega-Murillo, la economía habrá caído tres años consecutivos, después de años de sólidos crecimientos.
Lea: The Economist: Ortega no muestra voluntad para superar crisis y solo las sanciones pueden presionarlo

“Pronosticamos una contracción del PIB más rápida, del 5.5 por ciento, en 2019, seguida de un descenso adicional del 2.6 por ciento en 2020. Aunque el crecimiento volverá a partir de entonces, bajo el supuesto de que los consumidores y las empresas se adaptarán a una nueva realidad política y económica, el PIB per cápita no volverá a los niveles anteriores a la crisis, incluso al final de nuestro período de pronóstico en 2023”, señala.

Hasta el momento el Banco Central de Nicaragua no ha presentado las metas para 2019, lo que genera mayor incertidumbre en la economía.
“Los últimos datos publicados por el BCN, muestran que la recesión en 2018 fue mayor a la sugerida por los principales indicadores. El PIB real se contrajo un 3.8 por ciento interanual, significativamente peor que nuestra estimación inicial de una contracción del 3 por ciento”, detalla la EIU.

Lea:The Economist no confía en Daniel Ortega

Consumo no levantará cabeza

El extenso análisis hecho por la prestigiosa unidad de análisis de negocios del grupo The Economist señala que este año la demanda interna continuará con una tendencia a la baja.

“El consumo privado se mantendrá en rojo debido a los altos niveles de desempleo y al estancamiento de los salarios”, advierte.
De hecho el informe Anual del PIB del BCN dio a conocer que al término de 2018 el consumo se había contraído 4.5 por ciento, lo que se traduce en un aumento de la pobreza general y extrema, que ha tardado años en reducirse.

El informe de EIU también analiza que la inversión seguirá cayendo debido a la falta de financiamiento, de menor confianza empresarial y mayor inseguridad económica y legal.

En el 2018, la Inversión Extranjera Directa (IED) fue una la más afectadas con el desastre económico ocasionado por la crisis y la represión estatal. El informe anual indica que la IED cayó un 53.46 por ciento.

Lea:Ovidio Reyes afirma que estabilidad del córdoba está asegurada, pese a caída de las reservas netas ajustadas

El destino más seguro se desvanece

Asimismo la EIU expresa que por el lado de la oferta, el sector turístico serás el más afectado en los próximos cinco años, “ya que la inestabilidad social generada por los eventos recientes habrá destruido la antigua reputación de Nicaragua como el destino más seguro de América Central”.

De igual forma la actividad comercial disminuirá significativamente en el periodo antes referido, esto debido a los altos niveles de desempleo que habrá en el país, avizora la EIU.

Mientras que “el crecimiento de la agricultura se verá frenado por los precios relativamente bajos de los productos agrícolas, así como por los desafíos estructurales que enfrenta el sector cafetero. La manufactura será apoyada por la inversión extranjera, particularmente en el sector textil, pero la industria del cigarro continuará en la lucha”.

Reforma tributaria

The Economist Intelligence Unit (EIU) advirtió que en las circunstancias económicas actuales, las “medidas fiscales procíclicas” solo agravarán la ya débil confianza de los consumidores y los inversores, “mitigando efectivamente la medida en que estas reformas fiscales ayudarán a generar nuevos ingresos”.

La EIU espera que el déficit del sector público no financiero (SPNF) se reduzca ligeramente en el transcurso de nuestro período de 5 años de pronóstico, al 3 por ciento del PIB para 2023. “Sin embargo, incluso un déficit fiscal de este tamaño será problemático para el gobierno, debido a sus limitaciones para obtener financiamiento”.

Agregó que espera que el gobierno aumente los préstamos de fuentes no concesionarias que no estén dentro del alcance de las sanciones de los EE. UU. “En febrero, el gobierno anunció que Taiwan había otorgado a Nicaragua un préstamo de 100 millones de dólares para cubrir el déficit en el programa de inversión pública de 2019”.

×

Apoye el periodismo independiente. Lo invitamos a compartir este contenido.

Comparte nuestro enlace: