Colegio Alemán Nicaragüense rechaza propaganda del Frente Sandinista en sus instalaciones

A diferencia de los colegios públicos, donde se puede ver instalada la propaganda orteguista, el Colegio Alemán Nicaragüense, que es privado, se definió como “apolítico y laico”.

El Colegio Alemán Nicaragüense, donde estudian los nietos del dictador Daniel Ortega y su esposa Rosario Murillo, aclaró que el centro educativo es “apolítico”, luego que se difundió un video donde un grupo de estudiantes pegó afiches de propaganda a favor del FSLN.

A través de un video divulgado en las redes sociales, se puede ver cómo un grupo de alumnos coloca carteles propagandísticos y los colores del partido Frente Sandinista de Liberación Nacional (FSLN), con los lemas “Adelante comandante, vamos a vencer” o “Daniel 2021”.

Le puede interesar: Procesiones de Semana Santa se vistieron azul y blanco

Se puede escuchar que el niño que está grabando dice: “Estamos ejerciendo libertad de expresión, de una manera espontánea, pacífica y sin dañar a nadie. Sin faltar el respeto, nos estamos expresando, así como ellos (en alusión a los manifestantes azul y blanco) lo hacen, y lo siguen haciendo”.

La dirección del centro educativo no negó que se tratase de que los niños fuesen familiares de Ortega, como se dijo en las redes sociales.

Sin embargo, aclararon que en esa institución estudian no solo funcionarios del gobierno, sino de miembros de la oposición.

A diferencia de los colegios públicos, donde se puede ver instalada la propaganda orteguista, el Colegio Alemán Nicaragüense, que es privado, se definió como “apolítico y laico”.

Lea además: Nicaragüenses en el exterior conmemoran el aniversario de la lucha cívica

El Colegio Alemán Nicaragüense confirmó también que en sus instalaciones hubo dos piquetes, uno a favor del régimen y otro de opositores.

A su vez, negó que dentro del centro educativo se viva una situación tensa a raíz de los piquetes exprés, realizados por los grupos de estudiantes que se adversan.

Respecto a lo ocurrido, Christian Geller, representante de la junta directiva del colegio, expresó a LA PRENSA que ambas situaciones se controlaron y que la vida estudiantil se desarrolla en una tranquila convivencia.

Las acciones realizadas por estos dos grupos de estudiantes son “situaciones puntuales”, aclaró Geller, que se dan en un momento crítico que atraviesa el país.

También: Represión policial a marcha “Todos somos abril” deja más de 60 detenidos

Geller agregó que el colegio respeta la libertad de expresión, pero también obedece a las reglas del centro, que es “apolítico y laico”, por lo que no permitirán estas situaciones.

“Ninguna demostración o manifestación grupal o individual en áreas públicas dentro de las instalaciones del colegio está permitida. Esto incluye colgar banderas de índole política o religiosa, así como colgar pancartas y calcomanías sin autorización previa de la dirección del colegio”, señala el comunicado emitido la tarde ayer por el colegio.
La dirección pidió a sus alumnos que conserven un ambiente “antibullying” y que mantengan una “convivencia sana entre ellos”, por lo que reiteró que el colegio “no es el lugar adecuado para manifestaciones políticas”.

Cuando la policía infundió pánico

El Colegio Alemán Nicaragüense ya había sido expuesto a situaciones difíciles, causadas por miembros del régimen orteguista.

A finales de noviembre de 2018, la Policía Orteguista detuvo uno de sus buses de deporte y subieron agentes encapuchados con armas AK-47 a revisar las mochilas.

Por ese suceso, algunos padres de familia se pronunciaron al respecto, exigiendo una explicación de parte de la dirección del colegio.

En un comunicado el centro refirió entonces: “Como Colegio rechazamos este tipo de procedimientos de la fuerza de la Policía y sus cuerpos de antimotines, siendo que afectan la tranquilidad de nuestros estudiantes, padres de familia y comunidad escolar”.

×

Apoye el periodismo independiente. Lo invitamos a compartir este contenido.

Comparte nuestro enlace: