Zona de Strikes: Los Yanquis dan pelea a pesar de tantos lesionados

Los Yanquis tienen a 13 peloteros en la lista de lesionados, aún así se las han arreglado para enderezar una temporada de complicado inicio

Jonathan Loáisiga

Edgard Rodríguez C.

No hay dudas que es mejor el equipo de los Yanquis que se encuentra en lista de lesionados, o al menos ahí hay nombres de mayor impacto, que el que aparece en su line up para estos días.

Los Yanquis han impuesto récord para la franquicia de 13 jugadores en el taller de reparaciones, los que combinados suman 32.8 de WAR, una marca para las Grandes Ligas, de acuerdo a The Ringer.

Y aún así, los neoyorquinos acumulaban un respetable 14-10 en la temporada y 8-1 en sus últimos nueve juegos, incluyendo la dramática remontada ante los Ángeles en Anaheim este miércoles.

A los Angelinos los despojaron de una ventaja de 5-0 hasta el sexto episodio, cuando comenzaron a ripostar y al final dieron vuelta a la pizarra para llegar a seis victorias de forma consecutiva.

Su último lesionado fue el artillero Aaron Judge, quien salió de circulación por un estiramiento en el oblicuo. Esto dejó al plantel solo con un jugador de los titulares activo, Gleyber Torres.

Gary Sánchez volvió anoche, pero antes salió también por lesión, al igual que Greg Bird (1B), Troy Tulowitzki (SS), Didi Gregorius (SS) y Miguel Andújar (3B), quienes forman el infield.

Además de Judge (RF), otros dos jardineros, Aaron Hicks (CF) y Giancarlo Stanton (LF), están entre los lesionados, sin mencionar a Jacoby Ellsbury, quien tiene rato de no jugar por falta de salud.

A ellos hay que agregar a los lanzadores Luis Severino, el brazo estelar, más Dellin Betances, un relevista de gran importancia y el todavía joven zurdo Jordan Montgomery.

Pero Clint Frazier ha probado que solo necesitaba de una oportunidad. Es el bateador más productivo. Antes de anoche tenía .324, con seis jonrones y 17 remolques en su labor.

Luke Voit continúa probando que es un hallazgo, D. J. LeMaheiu ha sido un gran soporte en el infield, Mike Tauchman ha demostrado que tiene poder y Gio Urshela ha respondido plenamente.

También ha sido clave la consistencia del pitcheo de apertura. Los abridores han caminado largo y a pesar del titubeo de los relevistas, en general han hecho su parte.

Si continúan con ese ritmo, los Yanquis podrían registrar una gran temporada una vez que reúnan a todo su personal, el que por “fortuna” han perdido en esta parte inicial.

Y mientras los Yanquis dan pelea y Boston batalla por encontrarle la vuelta a una campaña difícil, Tampa Bay se ha fugado con el liderato de la División Este de la Liga Americana.

No obstante, aún hay mucho camino por delante.

 

×

Apoye el periodismo independiente. Lo invitamos a compartir este contenido.

Comparte nuestro enlace: