En Nicaragua la temperatura aumenta cinco veces más de lo normal

Aunque Nicaragua se caracteriza por su clima tropical, las altas temperaturas que se han dado durante estos meses están fuera del registro normal de los últimos años

Temperaturas, Nicaragua

Las altas temperaturas que se dan a nivel nacional presentan características de un «clima desértico», expresó el experto Abdel García. LA PRENSA/JADER FLORES

Aunque Nicaragua se caracteriza por su clima tropical, las altas temperaturas que se han dado durante estos meses (ciclo seco) están fuera del registro normal de los últimos años, presentando características de un “clima desértico”, señaló Abdel García, coordinador de cambio climático del Centro Humboldt.

Para el experto, el cambio brusco de temperatura que se da durante el día (de fresco a caliente) obedece al cambio climático que cada vez es más amenazante en un país que no está preparado para afrontar esta situación.

“Estamos teniendo unas características de un clima desértico, aunque las temperaturas mínimas son elevadas por la madrugada, nos enfrentamos a temperaturas muy altas por la tarde, que es lo que nos está preocupando”, manifestó García.

Estudios científicos reflejan que el cambio climático ha provocado que la temperatura aumente gradualmente dos grados por encima de lo normal. Sin embargo, en Nicaragua aumenta cinco veces más.

“Si la temperatura media de un lugar es de 25 grados, paulatinamente se va aproximando a 27 grados. Pero cuando nosotros analizamos los datos de temperatura en el territorio (nacional) notamos que hay una mayor brecha entre una temperatura mínima y máxima”, explicó García.

La madrugada de este jueves el termómetro marcó 22 grados, pero a las siete de la mañana ya registraba 27. “Muy rápidamente se va calentando el día y ya a las dos de la tarde la podemos tener con un diferencial de diez grados”, apuntó el experto. De acuerdo con García, este fenómeno sucede en todo el territorio nacional, por lo que “amerita una atención especial”. Sin embargo, “no se ha tomado conciencia” de ello.

También: Marena se refiere a puntos de calor, pero olvida el incendio en la Reserva Indio Maíz

Amenaza silenciosa

Estas altas temperaturas representan una “amenaza silenciosa” para los seres vivos y vegetación, puesto que aceleran una serie de problemáticas. “Hay una vinculación directa de esas temperaturas y la morbilidad. No hemos tomado conciencia de que se están presentando estas anomalías que aceleran el comportamiento de algunas enfermedades en la población”, reflexionó el experto.

×

Apoye el periodismo independiente. Lo invitamos a compartir este contenido.

Comparte nuestro enlace: