Noticias de África

El anterior presidente Joseph Kabila cedió el poder en manos de la oposición, después de haber tratado por todas las fuerzas de reelegirse cambiando la Constitución. No pudo.

el niño del Baldío, asesinos

Primero sucedió en la República Democrática del Congo, un país enorme y muy pobre aunque rico en minerales como el coltán, clave para la fabricación de la telefonía celular. Un símbolo del África más explotada por el colonialismo, la violencia y las dictaduras.

El anterior presidente Joseph Kabila cedió el poder en manos de la oposición, después de haber tratado por todas las fuerzas de reelegirse cambiando la Constitución. No pudo.

La cesión del poder se produjo recientemente. Kabila quedará de senador vitalicio. Se sospecha que es una cesión encubierta puesto que él conservará mucho poder, después de casi 18 años en el gobierno. Antes había estado su padre, Laurent-Désiré Kabila, desde mediados de los años noventa, cuando derrocó al otro dictador: Mobutu Seseko.

Todos ellos tenían las manos manchadas de sangre.

Más tarde, en abril, nos llegaron noticias de Argelia. Un levantamiento juvenil provocó la dimisión del presidente Abdelaziz Bouteflika, tras 20 años en el poder y dos enmiendas a la Constitución que le permitieron reelegirse por cuatro mandatos consecutivos. Y se hubiera reelegido un quinto, si no hubiera sido por la manifestación espontánea de los jóvenes en las calles.

En ambos, casos el ejército jugó un papel decisivo. Tanto para permitir los abusos del poder como para decidir cuándo debían parar. Especialmente, en el caso de Argelia, ya que fue uno de los jefes del ejército quien asumió el poder de manos de un presidente, en silla de ruedas y con una enfermedad mortal que llevaba impresa en los ojos.

Lo tuvieron que traer de vuelta a Argelia, en un avión medicalizado, desde Europa. Se sospecha que es una transición en la que familia y el entorno de Bouteflika quedará bien amparado. El levantamiento de los jóvenes concluyó con un muerto y más de cien heridos, muchos policías entre ellos, tras una primera respuesta represiva. Y eso provocó la negociación interna entre el ejército y el gobierno.

Los dictadores terminen cediendo ante las presiones internas y externas. No hay que minusvalorar la lucha del gota a gota. La de los pequeños gestos, las pequeñas dignidades que consisten en inflar una chimbomba azul y una chimbomba blanca y soltarla por el cielo. La dignidad de recordar el nombre de los presos, la de recordar y visitar los cementerios y pintarlos de azul y blanco. La dignidad de decir que no, la de no acudir a las rotondas del gobierno. Y la dignidad de todos los que, además del exilio, sufren el tener que adaptarse y buscarse la vida en países y culturas diferentes a la espera de que llegue la noticia.

Y la noticia llegará, sin duda.

El autor es periodista.
@jsanchomas

×

Apoye el periodismo independiente. Lo invitamos a compartir este contenido.

Comparte nuestro enlace: