El Real Estelí también manda en Diriamba

Parecía que a los equipos del Clásico Nacional se les había olvidado jugar, un inicio sin explosividad, con chances esporádicos, pero antes del cierre del primer tiempo ambos desataron la furia

El Real Estelí se sostiene en el liderato con 42 puntos sin moros en la costa. LAPRENSA/ANNA RIVAS/LIGA PRIMERA

Parecía que a los equipos del Clásico Nacional se les había olvidado jugar, un inicio sin explosividad, con chances esporádicos, pero antes del cierre del primer tiempo ambos desataron la furia. Al Diriangén no le bastó el apoyo de su gente, Estelí implantó su dominio y pegada. Los norteños ganaron 1-3 porque tienen una mejor idea de juego y definición sobre sus pies, son tan peligrosos con 11 al igual que con 10 jugadores como quedaron desde el minuto 65 y, aún así, no perdieron la brújula.

Un poco mejor el Real Estelí en el arranque, llegó primero con Henry García habilitando a Douglas Caé y este al juvenil Luis Castro. Solo hacía falta el empuje final y otro joven evitó la anotación: Misael Álvarez se barrió con más optimismo que certeza y logró tapar lo que hubiese sido el primer gol.

De ahí en adelante el desafío se estaba jugado en cámara lenta y sin riesgos. Al minuto 27 el árbitro central, Erick Lezama, perdonó a Marlon López, quien ya tenía una amarilla, había perdido la batalla contra Luis Gutiérrez y metió la pierna para evitar su progresión. El hombre con el silbato miró todo en primera fila y fue extremadamente bondadoso.

Te puede interesar: Clásico Nacional 109: Real Estelí otra vez favorito, Diriangén urgido del triunfo

Tres minutos después (30) detonaron las minas, Yeison Esquivel golpeaba la mesa con su octavo gol del Torneo Clausura. Un rechazo del arquero y mal despeje defensivo provocó que el esférico quedara cerca de su pierna izquierda y fuera del área. Con el exterior el tico abrió las redes con una anotación de altura. Euforia total. No obstante, Estelí respondió al minuto 33. Un disparo de larga distancia de Marlon López rechazado por Ronaldo Ruiz, pero Douglas Caé la recuperó y centró a Henry García, sin marca ni acosadores. Definió sin titubeos e igualó el desafío.

En la segunda parte los goles cayeron como premio de máquinas de tragamonedas. Se sentía el fervor, la ilusión y el palpitar de cada uno de los jugadores sobre el césped. Diriangén se durmió un momento y Estelí marcó el segundo. Una falta cerca del área y un pase que tomó por sorpresa a los locales terminó definiendo Richard Rodríguez. Fue el mismo Rodríguez que dejó a su equipo con 10 jugadores al recibir dos tarjetas amarillas. El dominio del balón cambió. Diriangén con mayoría presionaba más, pero Estelí llegaba en chispazos.

Caé la estrelló en el poste, luego Erick Téllez debió ser expulsado por Diriangén tras meter un codazo a la vista de Lezama, que otra vez se hizo ciego. No obstante, al minuto 85, otra vez el goleador apareció, Caé estaba ahí esperando el disparo de Vinicius de Souza, rechace del guardameta y su pierna oportuna mató la euforia diriambina. Que marcó el segundo a través de Abner Acuña.

Quedó claro quién manda en Diriamba.

×

Apoye el periodismo independiente. Lo invitamos a compartir este contenido.

Comparte nuestro enlace: