No sonría a la fuerza, le puede perjudicar

Los empleados que trabajan expuestos al público son más propensos a buscar en la bebida consuelo después de varias horas teniendo que fingir una sonrisa

Sonrisa

De la sonrisa se dice que actúa como pegamento social, nos acerca al resto de los seres humanos y es un gesto universal, cuando es genuina. Sin embargo, una sonrisa forzada puede destrozar su salud.

El último estudio sobre ello, de la Universidad Penn State (Pennsylvania) y la Universidad de Buffalo (Nueva York), vincula este gesto a un consumo excesivo de alcohol.

Lea: Especialistas aseguran que se necesitan tres décadas para “madurar”

Los empleados que trabajan expuestos al público son más propensos a buscar en la bebida consuelo después de varias horas teniendo que fingir una sonrisa que no sienten. En este colectivo abundan los enfermeros, maestros y dependientes de supermercados, que después de finalizar sus turnos tratan de aliviar su tensión con alcohol.

Además: Advierten que consumir tomates podría reducir el riesgo de sufrir cáncer de hígado

Los investigadores encontraron que este vínculo entre el imperativo de agradar a la gente a través de su gesto facial y el consumo de alcohol es aún más fuerte en personas altamente impulsivas que se dedican a puestos que exigen interacción continua con la gente, pero sin ser visibles, como los operadores telefónicos o los servicios de atención al cliente virtual, publica Quo.es.

Le puede interesar: La hora ideal para hacer ejercicio

×

Apoye el periodismo independiente. Lo invitamos a compartir este contenido.

Comparte nuestro enlace: