Libertad de prensa en Nicaragua llega a sesión de la OEA

El Consejo Permanente de la OEA celebrará una sesión ordinaria para conmemorar el Día Mundial de la Libertad de Prensa y entre los puntos de agenda está la presentación de un informe sobre el ejercicio periodístico en Nicaragua

Miguel Mora

Mientras Miguel Mora y Lucía Pineda Ubau siguen en la cárcel, el canal 100% Noticias está cerrado, en manos de la Policía Orteguista. LAPRENSA/ARCHIVO

El Consejo Permanente de la Organización de Estados Americanos (OEA) mañana celebrará una sesión ordinaria para conmemorar el Día Mundial de la Libertad de Prensa y entre los puntos de agenda está la presentación de un informe sobre el ejercicio periodístico en Nicaragua.

La ponencia sobre el país estará a cargo del relator especial para la Libertad de Expresión, Edison Lanza, quien se ha mostrado preocupado por el ataque hacia los periodistas críticos al régimen de Daniel Ortega, teniendo que soportar amenazas, agresiones, cárcel o teniendo que exiliarse para estar a salvo.

Muestra de esto es el informe Un año de crisis socio-política. Tiempo de hostilidad y represión contra la prensa independiente, elaborado por la Fundación Violeta Barrios de Chamorro y que abarca de abril 2018 a marzo 2019.
Este documento refleja que las violaciones a la libertad de prensa incrementaron en más de mil por ciento, esto en comparación con el periodo 2017-2018, porque se pasó de 84 agresiones a 1,080.

De acuerdo con este informe de la Fundación Violeta Barrios de Chamorro, el principal agresor fue la Policía Orteguista, sumando 307 casos; seguido de simpatizantes del Frente Sandinista de Liberación Nacional, con 206, y por último paramilitares con 107.

Las intimidaciones, las agresiones, la censura, los ataques, las restricciones administrativas y el hostigamiento verbal fueron las agresiones más comunes en este periodo de abril 2018 a marzo 2019.

Casos más crueles

Aunque hay decenas de casos, los más crueles y mediáticos han sido el asesinato del periodista Ángel Gahona, ocurrido en Bluefields cuando realizaba un Facebook Live en la vía pública; y el encarcelamiento de Miguel Mora y Lucía Pineda Ubau por solo ejercer la profesión de forma crítica.

Organismos como la Sociedad Interamericana de Prensa (SIP) y el Comité para la Protección de los Periodistas (CPJ, por sus siglas en inglés) han exigido la liberación de los dos comunicadores que son presos políticos y que en la cárcel han sido tratados con crueldad.

Asimismo, la SIP, que el año pasado constató in situ la violación a la libertad de prensa independiente en Nicaragua y se comprometió a denunciarlo a nivel internacional, se ha reunido con autoridades del gobierno de los Estados Unidos y organizaciones de la sociedad civil para exponer la gravedad del caso.

Pendiente de la justicia verdadera

Apenas era el tercer día del estallido social cuando asesinaron a Gahona. Ese día el gremio contuvo la respiración y dejó un dolor profundo en la familia. Ante la presión social, la Policía Orteguista presentó a dos jóvenes como los autores del crimen, pero sus padres, Ángel Gahona y Amanda López, aseguran desde su exilio en Costa Rica que solo son “chivos expiatorios” y que esperan que haya justicia verdadera.

El régimen de Ortega ha intentado hacer creer que Brandon Lovo y Glen Slate asesinaron a Gahona, pero sus padres insisten en que no porque a él lo querían asesinar desde tiempo atrás y que el inicio de las revueltas contra el régimen fue el momento perfecto.

68 periodistas nicaragüenses se han exiliado en el último año por el contexto de la crisis sociopolítica del país, según la Fundación Violeta Barrios de Chamorro.