La vida y muerte del entrañable Jacominus, una obra juvenil de Rébecca Dautremer

Historias llenas de ternura, humor e ironía son vividas por Jacominus, un pequeño conejo de pata coja que tiene por amigos a Policarpo, Agatón, León y Napoleón

Rebecca Dautremer, en la 45 edición de la Feria Internacional del Libro de Buenos Aires. LA PRENSA/AFP/JUAN MABROMATA

Dibujante desde que tiene memoria y ahora también autora, la ilustradora francesa de obras juveniles Rébecca Dautremer dice que no hace diferencias entre la infancia y el mundo adulto en sus creaciones, en una entrevista con AFP en Buenos Aires, donde participa de la Feria del Libro.

«Yo no hago una historia para chicos, no marco un muro entre la infancia y el mundo adulto y espero siempre hacer libros que puedan ser compartidos entre los grandes y los pequeños», dice Dautremer en un café de Buenos Aires.

Lea: “Eva Stories”: la polémica cuenta de Instagram que recrea los 3 últimos meses de vida de una niña en Auschwitz

Es la segunda vez que visita esta ciudad, a la que llegó en una gira que incluyó Colombia y Uruguay para promocionar su libro «Las ricas horas de Jacominus Gainsborough», editado en español por Edelvives.

En la Feria del Libro, decenas de seguidores hicieron fila para obtener su firma. También muchos neófitos la descubrieron al ver en una pantalla su imagen dibujando junto al autógrafo. Eso la emociona. Apenas balbucea palabras de español pero no es obstáculo.

«Hay dos tipos de personas. Las que viven ancladas a la realidad (…) y los soñadores. Es obvio que Rébecca Dautremer pertenece a este grupo», se lee en la tapa de «Dautremer (y viceversa)», el segundo art-book de la ilustradora que en 2016 recopiló su inmensa producción, tarea realizada por su esposo Tai-Marc Le Thanh, autor de los textos del libro.

Lea además: Netflix adapta un libro que critica el ascenso sobre Donald Trump al poder

La soñadora Dautremer, de 47 años, madre de dos chicas y un varón «ya grandes», pinta en gouache, acuarela, por lo que tiene que «trabajar la imagen conservando el blanco del papel, para tener la luz. Sólo se puede ir hacia lo oscuro, no se vuelve al blanco, así que hay que saber adónde se va».

Durante años sólo se dedicó al mundo del libro ilustrado para chicos y jóvenes, pero en su nueva obra «Las ricas horas de Jacominus Gainsborough», que califica de «bastante personal», se anima por primera vez a escribir los textos.

Allí aborda «los grandes temas de la vida». Con llamativo vuelo artístico en las ilustraciones -que le llevaron hasta dos semanas de trabajo cada una- la autora relata la vida y muerte del entrañable Jacominus, un pequeño conejo de pata ‘chula’ (coja) que tiene por amigos a Policarpo, César, Agatón y Byron, León y Napoleón, un relato lleno de ternura pero no exento de humor e ironía.

Nacer dibujando

«No puedo explicar por qué nací con el placer de dibujar. Tengo recuerdos de dibujos de la infancia desde muy, muy pequeña. Siempre trabajé en artes visuales, muy rápidamente me dirigí hacia la edición.

Tuve una suerte increíble en mi recorrido», afirma esta ilustradora que tiene entre su «top ten» de inspiradores al dibujante y pintor argentino Carlos Nine, fallecido en 2016.

Lea también: Canciones y poemas para Miguel Mora y Lucía Pineda en Día Mundial de la Libertad de Prensa

Pero más que de colegas, se nutre de otras artes como el teatro y de la obra de fotógrafos como el francés Raymond Depardon y los estadounidenses Walter Evans y Mike Disfarmer.

Prepara novela gráfica

Ahora prepara una novela gráfica, «con muchísimas ilustraciones y textos separados por pequeños capítulos, casi historieta», basada en la obra «De ratones y hombres» de John Steinbeck. Es la primera vez que trabaja ese formato.

Conocida por sus ilustraciones de «Princesas olvidadas y desconocidas», un exitoso libro de Philippe Lechermeier, editado en 2004 y traducido a una veintena de idiomas, dice que no pensó en los temas de género ni en los derechos de la mujer cuando los creó.

«Es una galería de princesas que no son clásicas, imaginadas por Lechermeier. Personajes con nombre muy particulares y princesas inesperadas, que no son niñas rosas, sonrientes y tontas, sino personalidades fuertes.

Hay feas, malas, hay una princesa travesti con barba, a la que dibujé con mi perfil, una que es un insecto y una princesa tuerta porque se pelea. Me divertí mucho haciéndolo», evoca.

×

Apoye el periodismo independiente. Lo invitamos a compartir este contenido.

Comparte nuestro enlace: