Libertad para los periodistas

No hay ninguna razón legal, política ni moral para que los periodistas Lucía Pineda y Miguel Mora estén presos y menos para que sean víctimas de un régimen carcelario sádico e inhumano

Una mala consejera, Nicaragua

La Fundación Violeta Barrios de Chamorro y PEN Nicaragua convocaron para hoy a una celebración especial del Día Mundial de la Libertad de Prensa, en honor de los periodistas presos Lucía Pineda Ubau y Miguel Mora Barberena.

Como se sabe, los dos periodistas están presos desde el 21 de diciembre del año pasado, cuando la televisora informativa 100% Noticias, de la que son su jefa de prensa y director, fue asaltada y clausurada por la dictadura orteguista.

El Día Mundial de la Libertad de Prensa se celebra el 3 de mayo de cada año desde 1993, cuando la Asamblea General de las Naciones Unidas lo instituyó para promover en todo el mundo el reconocimiento de uno de los más valiosos derechos de las personas, de los pueblos y de la humanidad, como es la libertad de expresión y de prensa.
Para la celebración en este año 2019, el secretario general de las Naciones Unidas, Antonio Guterres, envió un mensaje en el que ha destacado que la libertad de expresión y de prensa “es el pilar clave para crear instituciones justas e imparciales, hacer que los líderes rindan cuentas y decirle la verdad a las autoridades”.

Por su parte, el Consejo Permanente de la OEA se reunió este miércoles 1 de mayo especialmente para conmemorar el Día Mundial de la Libertad de Prensa. En esa reunión, el relator especial de la Comisión Interamericana de Derechos Humanos para la libertad de prensa, Edison Lanza, denunció enérgicamente las violaciones a la libertad de prensa en Nicaragua.

Al enumerar las agresiones que sufren los medios de información y los periodistas independientes nicaragüenses, Lanza expresó que “una mención especial merece el emblemático Diario LA PRENSA y su equipo de redacción que resisten las presiones económicas, la falta de papel y las amenazas del régimen”. Pero ante todo Lanza reclamó la inmediata libertad de los periodistas Lucía Pineda y Miguel Mora.

También es necesario mencionar en este día, que en el mensaje de la Conferencia Episcopal de Nicaragua sobre la crisis sociopolítica del país, emitido el primero de mayo, los obispos advierten que “sin libertad de expresión todas las demás libertades se marchitan y terminan por fenecer”. Y aseguran que en la libertad de expresión se “encarna el poder del pueblo de pronunciarse, denunciar, acceder a la información y nutrirse del infinito intercambio de ideas, opiniones y posiciones”.

De estos pronunciamientos tan importantes se deduce claramente que impedir el ejercicio de la libertad de expresión y de prensa por cualquier procedimiento, y peor si es matando y encarcelando a periodistas por informar y opinar de manera independiente, constituye un crimen contra la libertad, la democracia y la humanidad.

No hay ninguna razón legal, política ni moral para que los periodistas Lucía Pineda y Miguel Mora estén presos y menos para que sean víctimas de un régimen carcelario sádico e inhumano. Ellos deben ser liberados. Este es un reclamo nacional e internacional que se hace más patente y se escucha más vigoroso en el Día Mundial de la Libertad de Prensa.

×

Apoye el periodismo independiente. Lo invitamos a compartir este contenido.

Comparte nuestro enlace: