Analistas sugieren a la Alianza Cívica continuar en el diálogo

El político opositor Eliseo Núñez Morales sostiene que ambas partes deben estar en el diálogo porque “la comunidad internacional va a castigar a quien sea más intransigente”

diálogo

Alianza Cívica por la Justicia y la Democracia. LAPRENSA/U. Molina

A estas alturas en que las negociaciones entre el oficialismo y la oposición de Nicaragua están en un impase indefinido, lo importante para ambas partes es mantenerse en la mesa de “diálogo”, según el político opositor Eliseo Núñez Morales, porque “la comunidad internacional va a castigar a quien sea más intransigente”.

Núñez manifestó que la opositora Alianza Cívica por la Justicia y la Democracia, contraparte del régimen de Daniel Ortega en la mesa negociadora, tiene que mantenerse en la mesa de diálogo, para demostrar que quiere una salida negociada a la crisis que vive el país desde el 18 de abril de 2018.

Lea además: Francisco Aguirre Sacasa: Nicaragua va por el camino del caos de Venezuela

“El romper con cualquier salida dialogada implica que estás tomando de manera tácita el camino del conflicto y el camino del conflicto no es el más adecuado para Nicaragua”, agregó Núñez.

Ortega obligado a dialogar

El régimen orteguista se vio obligado a reanudar el diálogo con la oposición, por la presión de las sanciones de Estados Unidos y las advertencias de la Unión Europea, que le pedían buscar una salida pacífica a la crisis que vive el país desde el 18 de abril del año pasado, cuando comenzó la represión policial y paramilitar contra las protestas civiles.

Sin embargo, la delegación de Ortega en la mesa de negociaciones ha rechazado todo intento de continuar las pláticas y cumplir los acuerdos firmados con la Alianza Cívica —entre estos la liberación de los presos políticos y el derecho a las manifestaciones públicas de los opositores— hasta que se retiren las sanciones de Estados Unidos, que han sido aplicadas a su esposa y cogobernante, Rosario Murillo, a su hijo Laureano y a cinco funcionarios públicos, entre ellos el jefe de la Policía Orteguista y su consuegro, Francisco Díaz.

Puede leer: Régimen orteguista tranca las negociaciones por las sanciones a su familia y allegados

Núñez manifestó que a pesar de todas las críticas que se hagan al diálogo, los miembros de la Alianza Cívica tienen que quedarse como interlocutores y también deben quedarse para procurar la salida pacífica de la crisis.

“La comunidad internacional quiere un arreglo sin violencia y va a castigar a quien sea más intransigente”, manifestó Núñez.

Asimismo, Núñez explicó que hay “sandinistas moderados” que esperan una solución negociada para mantener su capital. Según Núñez, estos también deben convencerse de que Ortega solo quiere el poder y no salvar al país de la quiebra económica.

Además: Ortega está debilitado, pero aferrado al poder, aseguran especialistas

“A esa gente (sandinistas moderados) le tiene que quedar bien claro que Ortega nunca ha querido negociar, nunca ha querido un arreglo para salvar la economía, lo único que ha querido es mantenerse en el poder y en esta lista está el Ejército, están muchos empresarios sandinistas que crecieron alrededor del poder y que han creído que aquí puede haber una salida que les mantenga sus capitales, no intactos, pero que puedan volver a comenzar a crecer y ese es el otro objetivo que tiene la Alianza Cívica de mantenerse ahí sentada”, valoró Núñez.

Alianza Cívica fortalecida

El sociólogo y analista político Óscar René Vargas valoró que la oposición está más fortalecida con el respaldo de la Conferencia Episcopal de Nicaragua, a través de la carta pastoral en la que demandó profundos cambios institucionales y el restablecimiento de las libertades civiles y de expresión. Igualmente, señaló que Ortega está debilitado con las sanciones.

“La Alianza Cívica tiene que mantener (su posición) de no negociar las sanciones, porque ese no es su problema, sino de él (Ortega) y de su familia, porque las sanciones no son para Nicaragua, son para los individuos”, dijo Vargas.

También: Ortega condiciona cumplir acuerdos con exigencia de que le suspendan sanciones

Vargas aseguró que las sanciones fueron un golpe estratégico a la visión de futuro que tenía Ortega.

“Las sanciones están golpeando a la lógica de la sucesión presidencial que él tenía en su mente, que era su mujer (Rosario Murillo) o su hijo (Laureano). Eso evidentemente le trastorna toda su estrategia política que tenía de futuro; sabiendo que para el 2021 ni su hijo ni su mujer pueden ser candidatos. Evidentemente eso lo debilita estratégicamente a él en la visión que tenía”, valoró Vargas.

Debilidad de la Alianza

No obstante, Vargas señaló que el problema fundamental de la Alianza Cívica es su falta de relación directa con las fuerzas sociales opositoras y los grupos afectados: los familiares de los presos políticos, las madres de los asesinados, las comunidades de exiliados.

Luisa Molina, miembro de la Articulación de Movimientos Sociales —que agrupa a organizaciones opositoras que surgieron antes y después del 18 de abril de 2018—, dijo que la Alianza Cívica debe fortalecerse con un frente común de la sociedad civil, para empujar el cumplimiento de sus demandas.

Lea: Daniel Ortega llama “miseria humana” a quienes celebran las sanciones de Estados Unidos

“Para la Articulación esos diálogos no han sido efectivos en el sentido de resolver las propuestas de la ciudadanía, de las madres (de los asesinados desde abril del año pasado), de los familiares (de los presos políticos), de los exiliados, para ellos no se ha cumplido nada”, manifestó Molina.

Punto muerto del diálogo

Por su parte, el analista político y exdiplomático José Dávila aseveró que el diálogo “marcha hacia un punto muerto”, porque las partes están en un momento que no van a ceder en sus posiciones.

Dávila valoró que al régimen no le interesa romper el diálogo con la idea de ganar tiempo, mientras que la Alianza Cívica “sí debiera poner un plazo perentorio para declarar agotado este instrumento de búsqueda de entendimiento para solucionar la crisis”.

También: Dictadura Ortega Murillo declara su lealtad y apoyo incondicional a Nicolás Maduro

“Si el diálogo llegara a romperse, la razón quedaría del lado del pueblo de Nicaragua, de la Alianza Cívica y de la comunidad internacional, pero dolorosamente en la práctica se agravaría la encrucijada en que ya está el país, y nos encaminaríamos hacia situaciones de crisis aún no pronosticables”, opinó Dávila.

Alianza Cívica hace propuesta

Los delegados de Daniel Ortega en la mesa de negociación quedaron pendientes de contestar hoy a una propuesta de la Alianza Cívica por la Justicia y la Democracia.

Este jueves, tras varias horas en una reunión entre las partes negociadoras, mediada por los testigos y acompañantes del diálogo, los miembros de la Alianza Cívica propusieron a los delegados de Ortega que aceleren el cumplimiento de los acuerdos firmados y solo así gestionarán la suspensión de las sanciones internacionales, que también es un compromiso que se estableció en los acuerdos.

“La Alianza dejó en firme una propuesta (al régimen) en que se aceleren los acuerdos firmados en la mesa y la implementación de todos los acuerdos y con ese logro, que creemos que es factible si existe voluntad política, se puede aplicar el párrafo sexto de la negociación que implica el compromiso de que se hagan las gestiones internacionales necesarias para lograr apoyo para Nicaragua y que las sanciones generales puedan suspenderse, porque ya habrían cesado las causas que las provocaron, ya que con la implementación de los acuerdos se estaría consolidando la democracia, el respeto a los derechos humanos y el respeto a las libertades”, dijo José Pallais, miembro de la Alianza Cívica.

De acuerdo con Pallais, el Gobierno se comprometió a responder dicha propuesta este viernes en la mesa de conversaciones y ante los testigos internacionales.

Pallais aseguró que dicha propuesta se enmarca, principalmente, en que sean liberados todos los presos políticos en el mes de mayo, con el apoyo del Comité Internacional de la Cruz Roja.

El jurista afirmó que este viernes podría quedar establecido un calendario de liberación en mayo de los presos políticos de las listas conciliadas (un total de 232) y para en junio se liberarían “a los que falta por conciliarse”.

Para el efectivo cumplimiento de los acuerdos, Pallais aseveró que se contempló la designación de garantes internacionales. La Alianza Cívica propuso a la Organización de Estados Americanos (OEA) y el Gobierno al Sistema de la Integración Centroamericana (Sica).

Pallais también indicó que la propuesta establece que las negociaciones se terminen este mes.

×

Apoye el periodismo independiente. Lo invitamos a compartir este contenido.

Comparte nuestro enlace: