La CEN vuelve por sus fueros

Los obispos reiteran su posición de que el diálogo es la única vía admisible, política y moralmente, para resolver la crisis nacional

La Conferencia Episcopal de Nicaragua (CEN) emitió el miércoles 1 de mayo un trascendental mensaje al pueblo católico y toda la nación.

Con motivo de la Pascua que celebra la resurrección de Jesucristo y es el fundamento y razón de la religión cristiana —como desde el principio lo hizo ver el apóstol Pablo en su Carta a los corintios—, los obispos hicieron un análisis exhaustivo sobre la situación de Nicaragua que es una iluminación para entenderla y dar los pasos necesarios para resolverla.

Quienes creían que la inexplicada decisión del papa Francisco de sacar de Nicaragua al obispo Silvio Báez y enviarlo a Roma, significaba un retroceso de la Iglesia católica en su posición frente a la dictadura de Ortega y Murillo, el mensaje pascual de los obispos ha demostrado que estaban equivocados.

En realidad, la línea trazada por la Conferencia Episcopal en su histórica carta a Daniel Ortega del 21 de mayo de 2014, continúa vigente. Y así lo han ratificado los obispos, de hecho, con su mensaje del 1 de mayo.

En aquella ocasión, la Conferencia Episcopal le hizo a Daniel Ortega una advertencia profética de lo que podría ocurrir si no rectificaba el rumbo político y seguía por el camino dictatorial, que solo lo podía conducir al despeñadero, arrastrando consigo a toda la nación.

El estallido social de abril de 2018 confirmó la advertencia de los obispos. Y ahora, ante el aferramiento de Ortega al poder a cualquier costo y su negación a aceptar los cambios democráticos que necesita el país para salir de la crisis—, los obispos vuelven a poner el dedo en la llaga. Los prelados no solo mencionan puntualmente los graves problemas estructurales del país en la actualidad, sino también los cambios que se deben hacer para sacarlo de la grave crisis en que se encuentra por culpa de las malas políticas de la dictadura.

Se necesitan cambios de fondo en los poderes del Estado, dicen los obispos, elecciones libres y limpias, justicia independiente, respeto a la libertad de expresión y de prensa que es “requisito fundamental para construir el orden democrático”, etc.

Los obispos reiteran su posición de que el diálogo es la única vía admisible, política y moralmente, para resolver la crisis nacional. Y critican que el régimen no cumpla los acuerdos que ha aceptado en la negociación política con la Alianza Cívica, en particular la liberación de todos los presos políticos. “La libertad de la persona no admite plazos, ni condiciones, ni excusas burocráticas”, señalan los obispos en su trascendente mensaje pascual.

Con este mensaje de la Conferencia Episcopal la Iglesia católica de Nicaragua reafirma su liderazgo moral y compromiso con el pueblo, mientras que otras instituciones religiosas hacen festivales de alabanza a la dictadura. Y fortalecen, los obispos, la esperanza del pueblo en una resurrección nacional inexorable, como lo profetizó monseñor Silvio Báez antes de partir a su exilio de hecho en Roma.

×

Apoye el periodismo independiente. Lo invitamos a compartir este contenido.

Comparte nuestro enlace: