Condenan a ocho años de cárcel a rusa que roció ácido a un sacerdote en Managua

Elis Gonn fue condenada a ocho años de prisión por atacar con ácido sulfúrico al sacerdote Mario de Jesús Guevara Calero y salpicar al feligrés José Roberto Pineda Bravo

La rusa Elis Leonidovna Gonn. LAPRENSA/Archivo

La rusa Elis Gonn fue condenada a ocho años de prisión por atacar con ácido sulfúrico al sacerdote Mario de Jesús Guevara Calero, de 59 años, y salpicar con el peligroso líquido al feligrés José Roberto Pineda Bravo, de 70 años, el 5 de diciembre de 2018 en la catedral de Managua.

Gonn deberá pagar seis años por los daños causados al sacerdote y dos por las secuelas que le dejó a Pineda Bravo, los que deberá cumplir de forma sucesiva en el centro penal de mujeres La Esperanza.

La sentencia fue dada a conocer por la juez Sexto Distrito Penal de Juicio de Managua, Araceli Rubí Guerrero, quien estableció que la sentencia quedará extinta el 4 de diciembre de 2026.

Las penas impuestas a Gonn por cada delito corresponden a las máximas.

Defensora: estaba perturbada

Una abogada de la Defensoría Pública, que asistió a la rusa durante el juicio, había pedido las penas mínimas de nueve meses de cárcel por rociar el ácido al sacerdote Guevara y un mes y 15 días de prisión por salpicar al feligrés.

La defensa sustentó su petición con base a que al momento de cometer los hechos, Gonn no sabía lo que hacía “porque estaba bajo un estado de perturbación mental”.

Por petición de la abogada de la rusa Gonn, el juicio fue a puertas cerradas y sin acceso a los medios de comunicación. La prueba ofrecida por la Fiscalía contra la rusa fue abrumadora.

Puso en riesgo sus vidas

La juez Rubí Guerrero, dejó establecido en la sentencia que el actuar de la rusa fue doloso, con la intención de causar lesiones que pusieron en riesgo a sus víctimas. Además rechazó que haya alguna justificación para un ataque tan cruel como el que ella realizó contra sus víctimas.

La pena contra la rusa se agravó hasta el punto de que la juez le impuso la máxima por cada delito, porque a su criterio, esta actuó con alevosía, al ejecutar el ataque bajo un plan preconcebido y consiguió las herramientas (el ácido sulfúrico) para asegurar su agresión y escogió un lugar y a una víctima en específico, lo cual la colocó en una situación de superioridad con relación a quienes atacó.

El ataque de Gonn contra el cura se dio en días críticos para el país. Tan solo algunos meses antes el gobierno había atacado a la Iglesia católica y acusó a los obispos de ser parte de una conspiración en su contra para sacarlo del poder.

×

Apoye el periodismo independiente. Lo invitamos a compartir este contenido.

Comparte nuestro enlace: