Régimen orteguista mantiene asedio y amenazas en contra de médicos autoconvocados

La Unidad Médica Nicaragüense expuso un nuevo caso de agresión, esta vez, en contra de las doctoras Luz Indiana Talavera, Carmen Solórzano y Jenny Vegas, todas trabajadoras del Hospital Bertha Calderón Roque

médicos

Luego de una ola de despidos masivos en el Ministerio de Salud (Minsa) muchos médicos nicaragüenses participaron en marchas y plantones, por lo que ahora son perseguidos por el régimen. LA PRENSA/ARCHIVO

El régimen de Daniel Ortega mantiene las amenazas y campaña de desprestigio en contra de los médicos autoconvocados, así lo denunció la Unidad Médica Nicaragüense, que expuso un nuevo caso de agresión, esta vez, en contra de las doctoras Luz Indiana Talavera, Carmen Solórzano y Jenny Vegas, todas trabajadoras del Hospital Bertha Calderón Roque, en Managua.

De acuerdo a un comunicado que emitió la Unidad Médica, las doctoras son protagonistas de una campaña mediática que iniciaron seguidores del régimen, en el cual las acusan -por medio de un video- de «traidoras, golpistas y terroristas».

Lee: Médicos nicaragüenses que son despedidos por razones políticas advierten que son sustituidos por extranjeros

Al respecto, José Luis Borge Rayo, miembro de la de la Unidad Médica, señaló que las profesionales han sido acosadas y amenazadas dentro del mismo hospital donde laboran. «Empezaron a acosarlas enviándoles anónimos y colocando cosas en las paredes de los hospitales en contra de ellas, y más reciente, hicieron un video donde la denuncian como terroristas y les exigen que renuncien», compartió Borge.

El video, que circula en las redes sociales, presenta imágenes de las doctoras desde su ámbito laboral y familiar con palabras ofensivas como «miseria humana», la misma frase que utilizó el dictador Daniel Ortega para dirigirse a la Alianza Cívica.

«Estamos denunciándolo porque están incitando a la violencia en contra de ellas», expresó el doctor Borge.

José Luis Borge, especialista despedido del Hospital Antonio Lenín Fonseca, dijo que las doctoras prefieren manejar el asunto con discreción para no verse más afectada dentro del hospital Bertha Calderón, aunque destacó que sus colegas resistirán hasta que las autoridades las despidan.

Asedio, exilio y despidos

La Unidad Médica Nicaragüense también destacó que los médicos siguen sufriendo asedio por parte de grupos parapoliciales, principalmente en los municipios de los departamentos. De igual manera, los residentes de las especialidades se han visto amenazados de ser aplazados y hasta expulsados si participan en alguna manifestación azul y blanco.

«Los doctores tienen miedo (a represalias), sobre todo los que viven y ejercen en los municipios de los departamentos donde la represión es más directa y violenta», advirtió Borge.

Hasta el momento se registra 405 despidos de doctores a nivel nacional, de ellos, 112 especialistas, 28 subespecialistas y 73 médicos generales. El restante son personal de enfermerías, técnicos de laboratorio quirúrgico y apoyo administrativo. Asimismo hay 63 médicos exiliados.

José Luis Borge declaró que estas cifras podrían no ser reales porque hay muchas personas que por medio a represalias no denuncian los despidos arbitrarios ni los exilio.

«No tenemos números exactos, podrían ser más porque el problema es que se fueron por sus propios medios, no le avisaron a nadie porque sus familias están amenazadas», resaltó.

Los datos de la Unidad Médica apunta que en Costa Rica hay 23 médicos  y 28 estudiantes de medicina exiliados, mientras que 16 se encuentran entre Estados Unidos, México, El Salvador y Honduras.


Sobreviviendo día a día

José Luis Borge Rayo, de la Unidad Médica Nicaragüense, refirió que los médicos despedidos que se encuentran en el país se mantienen gracias a las remesas de sus familiares y por medio de las prácticas médicas privada. «Así es como estamos, sobreviviendo y no ganando nada».


Sector salud está vulnerable

El doctor Borge alertó que la crisis sociopolítica que atraviesa el país desde el 18 de abril de 2018 ha dejado el sector salud más vulnerable, donde los mayores afectados es la población.

Ante el número de médicos despedidos se contabiliza la pérdida de 1,170,000 consultas médica general, 660,000 consultas de médicos especialistas, 18,730 cirugías de alta especialidad. Los pacientes oncológicos y crónicos son los principales afectados.

Actualmente la lista de espera quirúrgica ha aumentado hasta ocho meses; mientras el tiempo de espera para una consulta con el especialista se puede demorar, en el peor de los casos, hasta un año.

Sobre ello, Borge lamentó que esta situación solo agrava la enfermedad crónica de la persona, mientras que en un paciente oncológico pasaría de un estado inicial a uno avanzado, «cuando probablemente ya no tiene opción curativa».

Unidad Médica demanda el reintegro del personal

La Unidad Médica Nicaragüense demanda a la nueva Nicaragua:

  • El reintegro del personal despedido por el régimen orteguista junto con el pago de los salarios caídos.
  • El reintegro de los estudiantes de medicina, expulsados de las universidades.
  • Formulación y discusión de un nuevo plan de salud, en la que estarían involucrados las unidades de salud, Ministerio de Salud y facultades de Medicina.

×

Apoye el periodismo independiente. Lo invitamos a compartir este contenido.

Comparte nuestro enlace: