Alianza Cívica no se rendirá ante la dictadura en mesa de negociaciones

El régimen de Daniel Ortega continúa boicoteando el cumplimiento de los acuerdos en materia de libertad de presos políticos y restitución de derechos

Carlos Tunnermann y Juan Sebastián Chamorro, miembros de la Alianza Cívica

Carlos Tunnermann y Juan Sebastián Chamorro, miembros de la Alianza Cívica

Mientras el régimen de Daniel Ortega continúa boicoteando el cumplimiento de los acuerdos en materia de libertad de presos políticos y restitución de los derechos y las garantías ciudadanas, la opositora Alianza Cívica expresó este martes al salir del Incae que aún se mantiene en la mesa porque desea una transición cívica y pacífica para el país.

“Nosotros vamos a venir mañana (hoy miércoles) para continuar en la lucha, para que abordemos los temas fundamentales que están previstos en la agenda, porque son los temas por los cuales podremos darle a Nicaragua una solución cívica y pacífica y que no sea a través de la violencia”, expresó el jurista Carlos Tünnermann.

La Alianza Cívica expresó además que una de sus prioridades es la liberación de los presos políticos, por quienes no se han retirado de la mesa de negociaciones que se encuentra en un impasse ante la negativa del régimen Ortega-Murillo, en el cumplimiento de los acuerdos de marzo pasado.

También lea: Unidad Nacional Azul y Blanco pide a la Alianza Cívica levantarse de la mesa de negociación

“Sería un error abandonar la mesa de negociaciones. Hay quienes dicen que debemos abandonar la mesa, pero se les olvida que hay acuerdos importantes que fueron aprobados en la mesa: el acuerdo sobre derechos y garantías ciudadanas, el acuerdo sobre la liberación de los presos y personas detenidas y el acuerdo del Comité de la Cruz Roja Internacional actuara en el proceso de liberación de los presos políticos, esos son acuerdos importantes en los cuales vamos a insistir para que se cumplan”, aseguró Tünnermann.

De acuerdo con el miembro propietario de la mesa en las negociaciones por la Alianza Cívica, para que dichos acuerdos puedan ser implementados deben estar presentes en la mesa de negociación.
“Por eso digo; abandonar la mesa sería un error y sería además dificultar la salida de los presos políticos, por esa razón seguimos allí”, sostuvo Tünnermann.

El gobierno mantiene su posición de que la Alianza Cívica debe gestionar la suspensión de las sanciones tras acusarlos de haber estado tras el golpe fallido, tal como la dictadura orteguista califica la revolución cívica de abril.
No obstante, la Alianza Cívica responsabiliza al régimen de ser los causantes de las sanciones por violentar el estado de Derecho.

Rechaza a graves acusaciones

La Alianza Cívica rechazó en un comunicado este martes los señalamientos de delitos que le imputa el régimen de Ortega, en pretender calificarlos de golpistas y terroristas.

“En su más reciente comunicado, el Gobierno indica, al peso de las palabras, que la Alianza Cívica es responsable de innumerables crímenes, tropelías e incluso actos diabólicos y que en el llamado nos hiciéramos responsables de tales acciones. Esto quiere decir que en adición a llamar a suspender sanciones a funcionarios corruptos, nos autoimpliquemos en la comisión de delitos”, respondió la Alianza Cívica en un comunicado.

“Proponer semejante acción, producto de la necedad y la estulticia, comprueba que el Gobierno pretende trancar y entorpecer el cumplimiento de lo ya firmado. Llamar a una contraparte de un proceso de negociación que se declare culpable de delitos solo comprueba la falta de voluntad de sentarse a la mesa a discutir los temas fundamentales”, respondió la oposición al régimen.

Lea también: Régimen orteguista criminaliza a los miembros de la Alianza Cívica

×

Apoye el periodismo independiente. Lo invitamos a compartir este contenido.

Comparte nuestro enlace: