Informe de Hacienda revela por qué Ortega impuso en febrero un paquetazo fiscal para salvar sus agonizantes finanzas

Ministerio de Hacienda revela en su reporte de ejecución presupuestaria la profunda crisis económica que golpea a Nicaragua mientras el régimen se resiste a buscar una salida a la crisis política que mantiene en negativo a casi todas las actividades económicas

Los dictadores Daniel Ortega y Rosario Murillo. Tomada de El 19 Digital

Pese a la puesta en vigencia de la brutal reforma fiscal el pasado 28 de febrero, el régimen de Daniel Ortega no pudo evitar cerrar el primer trimestre de este año con una abrupta caída en la recaudación de impuestos, según revela el informe de ejecución presupuestaria hasta marzo divulgado esta semana por el Ministerio de Hacienda y Crédito Público (MHCP).

Al régimen se le vino al suelo la recaudación de todos los impuestos directos e indirectos, en una economía agobiada por el impacto de la crisis sociopolítica que ha desembocado en una contracción casi en cascada de las actividades económicas desde el año pasado y que según previsiones del Fondo Monetario Internacional este año será peor que en 2018.

Se prevé una caída del Producto Interno Bruto de 5 por ciento, por encima del 3.8 por ciento en 2018 que estimó el Banco Central de Nicaragua.

Entre enero y marzo de este año, los ingresos tributarios sumaron 19,273.1 millones de córdobas, lo que significó una contracción de 12.3 por ciento con respecto a igual periodo del año pasado, detalla el reporte del Ministerio de Hacienda y Crédito Público, que en un intento por matizar el desplome de la recaudación compara los números logrados con respecto a sus metas planteadas.

Seguidamente, en el análisis Hacienda admite los desplomes respecto a lo alcanzado en el primer trimestre del año pasado, cuando en términos generales el erario captó 22,003.6 millones de córdobas. Es decir que en  este primer trimestre el régimen Ortega dejó de recaudar 2,730 millones de córdobas.

Según cifras del Ministerio de Hacienda, de las cinco principales fuentes de recaudación de impuestos, el Impuesto sobre la Renta (IR) de enero a marzo experimentó una caída de 13 por ciento, comparado con similar periodo del año anterior.

Lea: IVA, el impuesto más golpeado por la crisis

En total, el IR generó al Fisco hasta marzo, 10,161.2 millones de córdobas, inferior a los 11,678.4 millones de córdobas obtenidos en el mismo lapso del 2018.

“Este comportamiento es el reflejo de la evolución mostrada por los diversos componentes del IR, principalmente en las rentas de actividades económicas cuya recaudación se redujo en comparación con lo recaudado en el año 2018, en vista que en el mes de marzo de 2019 corresponde el pago de IR de la actividad económica del año 2018, el cual se vio afectado por la crisis que afectó el país a partir de abril de 2018”, detalla el informe.

El IVA se viene al suelo

En tanto, el Impuesto al Valor Agregado (IVA) acumula una merma de 13.5 por ciento, afectado por la caída del consumo interno y de las importaciones.

Lea:Régimen orteguista retrocede en sus intenciones de aplicar impuestos a la res y el pollo

La recaudación global del IVA en el primer trimestre alcanzó en los 5,724.6 millones de córdobas, inferior a los 6,615.4 millones de córdobas que se percibieron en igual lapso del año pasado.

El IVA está alimentado por dos vías: el que se recauda a través de los productos importados y el que se obtiene en el mercado nacional. Al respecto, el reporte de Hacienda refleja que el primero aportó 3,101.6 millones de córdobas, 18.5 por ciento menos comparado con similar lapso del 2018. Eso significó que el Estado dejara de recaudar  706.3 millones de córdobas.

En tanto, el IVA doméstico o local contribuyó con  2,623 millones de córdobas , 6.6 por ciento menos que el acumulado a marzo del año pasado. Esto implicó que el erario dejara de percibir 184.7 millones de córdobas.

«El comportamiento de la recaudación interna de IVA se debe, principalmente a la desaceleración de la actividad económica, producto del conflicto político social desencadenado a partir del mes de abril del año 2018, lo que ocasionó la caída de las ventas gravadas de IVA en sectores de importancia como el sector comercio», señala Hacienda en su reporte.

El ISC cae 3.9 por ciento

A este derrumbe de los ingresos fiscales no se queda atrás el Impuesto Selectivo de Consumo (ISC), aunque su caída fue más moderada respecto a la experimentada por el IR y el IVA.

En total, entre enero y marzo de este año se recaudó por ISC 2,835.7 millones de córdobas, 114.3 millones menos respecto a lo captado en igual periodo del 2018.

Este impuesto, también se recauda, por varias vías:  ventas internas, los combustibles y las importaciones. Por ventas internas hubo una caída del 7.7 por ciento, lastrado por menos demanda de bebidas alcohólicas, cervezas, cigarrillos y otros bienes. Solo se registró crecimiento en la recaudación por bebidas gaseosas.

En el caso del impuesto Específico al Consumo de Combustibles hasta marzo hubo una caída de 3.2 por ciento y el obtenido vía importaciones cayó 1.3 por ciento.

«La recaudación del impuesto específico conglobado a los combustibles, mostró una reducción como consecuencia de menores ventas de derivados del petróleo en el mercado, por lo cual se recaudaron 45.2 millones de córdobas menos que en 2018», señala Hacienda.

IMAE revela contracciones antes de reforma fiscal

De hecho  el Índice Mensual de las Actividades Económicas (IMAE) detalla que dos meses antes que entrara en vigencia la reforma, los ingresos fiscales  ya estaban cayendo, con mermas de  10.1 y 14.2 por ciento en enero y febrero, respectivamente. En marzo, ya con la reforma que fue puesta en marcha desde el 28 de febrero, la contracción acumulada en el primer bimestre no se pudo revertir.

Esto confirma  el por qué el régimen de Daniel Ortega buscó desesperadamente una reforma de índole recaudatoria, en momentos que también tiene cerradas las ventanillas de financiamiento en organismos financieros como el Banco Mundial y el Banco Interamericano de Desarrollo, por violar los derechos humanos.

Lea:Reformas fiscales golpean la economía familiar en Nicaragua

Ingresos fiscales mejorarán y volverán a caer

El economista Alejandro Aráuz señaló que en los próximos meses aunque los ingresos fiscales van a mejorar, luego podrá venir otra caída.

“Yo creo que este gobierno se equivoca con su política económica. En la medida que vaya afectando más la reforma, lo que va pasar es que la recaudación va a quedar por debajo de su expectativa, yo creo que con la caída del Producto Interno Bruto más allá del 5 por ciento, (el gobierno) no va lograr ni el 40 por ciento de lo que estimaron”, dijo Aráuz.

Solo con la reforma fiscal, el Ejecutivo busca 317 millones de dólares este año, según recogía el proyecto de reforma fiscal cuando se presentó en la Asamblea Nacional.

Aráuz indica que esta reforma más bien pone en riesgo una caída mayor del PIB, lo que acelerara el paso de la depresión económica.

La Fundación Nicaragüense para el Desarrollo Económico y Social (Funides) detalló en su más reciente informe que la reforma tributaria es una política fiscal procíclica que pretende incrementar la tasa efectiva de recaudación durante la crisis, lo cual deteriorará más a la actividad económica que ya se encuentra afectada en este contexto.

“Reformas de esta naturaleza pueden crear incentivos a la evasión y elusión fiscal (utilizar vías legales para disminuir o no pagar impuestos). Dado lo anterior, Funides considera que la aplicación de esta reforma tributaria no alcanzaría el rendimiento esperado de la misma. Esto implicaría que en 2019 el Gobierno tendría una brecha financiera que los obligaría a realizar una reforma presupuestaria, ajustando sus gastos hacia la baja”, indica Funides.

×

Apoye el periodismo independiente. Lo invitamos a compartir este contenido.

Comparte nuestro enlace: