Trump, discursos y realidades

Ortega ha puesto en peligro la paz y la economía con la represión, lo mismo que sus similares dictadores Nicolás Maduro en Venezuela y Miguel Díaz Canel en Cuba

Pienso si el discurso del presidente estadounidense Donald Trump ha sido una alerta a Daniel Ortega, para que aliste maletas, o simplemente una advertencia para exigirle democratizar el país por medio de elecciones libres y transparentes, bien vigiladas, con nuevos árbitros en el poder electoral y otras demandas que organismos internacionales han presentado.

Ortega ha puesto en peligro la paz y la economía con la represión, lo mismo que sus similares dictadores Nicolás Maduro en Venezuela y Miguel Díaz Canel en Cuba.

Trump se ha referido fuertemente a Ortega porque este ha respondido con palo y plomo, cierre de medios de comunicación y persecución contra quienes se manifiestan contra su gobierno. A sus opositores les receta cárcel, campesinos como Medardo Mairena son fulminados por un juez con una condena récord en Nicaragua de 216 años de cárcel. Me imagino que todos estos expedientes deben estar en la Casa Blanca.

Cuba es un país gobernado monstruosamente por 60 años bajo el yugo de los hermanos Castro. Con la jerga “antimperialista” ha llevado a ese pueblo sumiso a la miseria y el hambre. ¿Quién le abrirá las puertas a Cuba si Maduro es separado por las fuerzas opositoras del poder? Cuba no ha engañado a nadie con su “reforma a la Constitución”, con esa farsa no ha convencido ni a moros ni a cristianos.

Las palabras del presidente Donald Trump al proclamar “una nueva era para América Latina” presagia las derrotas de las “tiranías” de Cuba, Venezuela y Nicaragua. Aunque no se sabe qué estrategia empleará finalmente contra las dictaduras de estos países, tal parece que al menos en Venezuela la salida al conflicto será por la vía negociada, no una intervención militar.

El presidente Donald Trump se ha reunido con representantes de la comunidad democrática venezolana a quienes les ha prometido presionar a la dictadura y les ha dicho que “todas las opciones están sobre la mesa”. Pero muchos le dicen: “Señor presidente, hechos y no discursos, ¿hasta cuándo?”

En lo que se refiere a Nicaragua, el periodista peruano Jaime Bayly ha dicho que “Ortega combate la pobreza matando a los pobres”, por las nuevas medidas que aplica contra el pueblo, que empeoran la situación. En lo político, Ortega le dice a la comunidad internacional que está dialogando, pero no hay resultados positivos.

Recuperar la estabilidad económica y política, adelantar las elecciones como demanda la Alianza Cívica en la mesa de negociaciones, está en manos de Ortega y Murillo. Pero si no hay resultados y avances positivos en el camino de la recuperación de la democracia, estoy seguro que seguirán más sanciones drásticas.

El autor es vicepresidente de la Asociación de Periodistas de Nicaragua (APN).

×

Apoye el periodismo independiente. Lo invitamos a compartir este contenido.

Comparte nuestro enlace: