Dictadura mantiene trabas en el diálogo y exige a la Alianza Cívica gestione para que levanten sanciones

En los acuerdos suscritos por las partes en marzo, se contempló que una vez que el régimen cumpliera los acuerdos suscritos, la oposición gestionaría la suspensión de las sanciones al régimen

negociaciones

Juan Sebastián Chamorro, de la Alianza Cívica, junto a José Pallais. LAPRENSA / U. MOLINA

El régimen de Daniel Ortega continuó trabando las negociaciones este miércoles que buscan una salida cívica, pacífica y constitucional a la crisis que afecta al país, producto de la represión estatal, que ha dejado centenares de muertos, miles de heridos, desaparecidos, centenares de presos políticos y miles de nicaragüenses en un exilio forzado.

Sin embargo, el canciller orteguista y jefe de la delegación gubernamental en la mesa de negociaciones, Denis Moncada, a la salida del Incae la tarde de este miércoles, quiso dar la imagen que todo está normal en las conversaciones, donde la opositora Alianza Cívica (AC), demanda el cumplimiento de dos acuerdos suscritos entre las partes en marzo pasado y que tienen que ver con la libertad de los presos políticos y la restitución de los derechos y garantías ciudadanas que la administración Ortega y su policía mantienen conculcadas a los nicaragüenses.

También lea: Dictadura orteguista se burla de los testigos de la mesa de negociación al rechazar propuestas de implementación de los acuerdos

“Las dos delegaciones con la presencia de los testigos y acompañantes hemos estado analizando y reconociendo los puntos de agenda que tenemos pendiente para continuar con esta dinámica de conversación, de diálogo y negociación. Hemos tenido la presencia de los dos testigos, quienes siempre nos han estado acompañando. Mañana (hoy) continuaremos las negociaciones y nos estarán acompañando”, aseguró el funcionario, evadiendo las preguntas de la prensa independiente.

Pallais: No hubo avances

Por su parte, el jurista José Pallais Arana, miembro de la AC en la mesa de conversaciones, explicó que igual a los anteriores días, la delegación del régimen continúa trancando las negociaciones.

“No hubo avances. El gobierno sigue en su posición de no cumplir con los acuerdos. No se avanzó absolutamente nada, no hay nada que informar. Nuestra demanda será que se cumpla con los acuerdos a través de su implementación”, expresó Pallais.

También lea: Régimen orteguista debe responder hoy a testigos sobre liberación de presos políticos

La administración Ortega-Murillo, mantiene bloqueada los avances de las conversaciones, demandando que la AC pida a la comunidad internacional se suspendan las sanciones que se han aplicado contra funcionarios orteguistas, acusados de corrupción, violación a los derechos humanos y violaciones a la ley electoral.

En los acuerdos suscritos por las partes en marzo, se contempló que una vez que el régimen cumpliera los acuerdos suscritos, la oposición gestionaría la suspensión de las sanciones al régimen.

LA PRENSA conoció extraoficialmente que los testigos y garantes de las negociaciones, el nuncio apostólico, Waldemar Sommertang y el representante de la Secretaría General de la Organización de Estados Americanos (OEA), Luis Angel Rosadilla, presentaron este martes una segunda contrapropuesta al régimen que cumpliera con los acuerdos acordados en un término de siete días, sin embargo, la delegación orteguista continúo rechazando las propuestas.

Pallais expresó que pese al rechazo gubernamental a cumplir con los acuerdos, la AC no se va a retirar de la mesa de negociaciones.

“No podemos retirarnos hasta encontrar la libertad de los presos políticos y una solución a la crisis de Nicaragua”, aclaró Pallais.

Insiste con sanciones

Mientras el régimen orteguista sigue incumpliendo el pacto, ahora lo condiciona a que la Alianza Cívica firme un comunicado conjunto llamando a la comunidad internacional, especialmente a Estados Unidos, a suspender las sanciones impuestas a familiares y funcionarios del círculo de poder de Ortega.

Hasta ahora el gobierno de Estados Unidos ha sancionado con la Ley Global Magnitsky a seis funcionarios del régimen orteguista que incluye a la cogobernante Rosario Murillo, el jefe de facto de la Policía, Francisco Díaz; el exmagistrado electoral Roberto Rivas, el tesorero del FSLN y vicepresidente de Albanisa, Francisco López, y el secretario general de la Alcaldía de Managua, Fidel Moreno.