Himno nacional, motivo de debate acalorado en Alemania porque recuerda a nazis

Desde la Segunda Guerra Mundial no se cantan las dos primeras estrofas, que glorificaban a una Alemania "por encima de todo el mundo" ("Deutschland über alles")

La guardia de honor presidencial ensaya el himno nacional alemán en Berlín el 16 de abril de 2019. AFP/Archivos / Michele Tantussi

¿Demasiado nacionalista o demasiado poco? El himno nacional alemán suscita controversia en un país todavía incómodo con su identidad pese a que han transcurrido 70 años desde la Segunda Guerra Mundial y 30 desde la caída del Muro.

La controversia cobró fuerza en los últimos días. El presidente regional de Turingia, Bodo Ramelow, de la izquierda radical, pidió un nuevo himno para que los alemanes, tanto del Este como del Oeste, puedan «todos cantar con alegría».

Lea: Sergio Ramírez: La crisis en Nicaragua “sigue siendo una brasa que no se apaga”

En su opinión muchos habitantes del Este son poco amigos de entonar el himno porque fue el de la República federal de Alemania creada en el oeste en 1949, tras la Segunda Guerra Mundial, y lo identifican con la Alemania nazi.

«Me gustaría que tuviéramos un himno nacional realmente común», explica Ramelow, el único presidente regional del partido Die Linke. Él aboga por un nuevo texto «con el que todo el mundo pueda identificarse y decir: ‘lo siento como mío'».

‘Marchas nazis’

El himno actual es la tercera estrofa de La Canción de Alemania compuesta en 1841 por el escritor Hoffmann von Fallersleben. Defiende la «unidad, derecho y libertad», como «bases de la felicidad».

Lea ademásCentroamérica Cuenta en Costa Rica: Un “gran banquete para nutrir el espíritu”

Desde la Segunda Guerra Mundial no se cantan las dos primeras estrofas, que glorificaban a una Alemania «por encima de todo el mundo» («Deutschland über alles»). No están prohibidas, pero los únicos que las usan son los activistas de extrema derecha. Las entonaban los nazis.

El resto del himno también plantea un problema a Ramelow: «Canto la tercera estrofa de nuestro himno nacional, pero no puedo olvidar la imagen de las marchas nazis de 1933 a 1945».

Lea además: Los lugares del mundo donde está prohibido que las mujeres se cubran el rostro

La primera suele estar en boca, insiste, de los miembros del partido de extrema derecha AfD, muy poderoso en la antigua Alemania del Este.

Para sustituir el himno actual, Ramelow retoma una idea propuesta en 1990 por el único primer ministro de la RDA elegido democráticamente, Lothar de Maizière, quien sugirió el Himno de los Niños, compuesto a partir de un poema de Bertolt Brecht.

La sugerencia de Ramelow montó un revuelo en el país. La canciller Angela Merkel, quien se crió en la antigua RDA, «considera nuestro himno muy bello, tanto la música como la letra», comentó el viernes su portavoz Steffen Seibert.

Los presidentes de otros estados federados de la antigua Alemania del Este, tanto de izquierdas como de derechas, también se han desmarcado de la polémica.

«Deberíamos prestar atención a temas que urgen, como la recuperación del sector energético o la evolución de los precios del (sector) inmobiliario», protestó Reiner Haseloff, ministro-presidente del estado federado de Sajonia-Anhalt y miembro del partido conservador de Merkel.

«Hay debates más cruciales para concluir la unidad alemana, como el montante de las pensiones», abundó Manuela Schwesig, dirigente socialdemócrata de Mecklemburgo-Pomerania.

 ‘Inútil e indefendible’

«Con su propuesta debilita la identificación de los ciudadanos con nuestro Estado en vez de reforzarla», lamenta Tobias Hans, al frente del estado de Sarre, que antes presidía Annegrett Kramp-Karrenbauer, sucesora de Merkel como líder del partido Unión Demócrata Cristiana.

La prensa alemana es igual de crítica. Bild, el diario más leído, saca en portada: «lo que Ramelow tiene contra nuestro bello himno».

Para Die Welt este tipo de polémica «tan inútil como indefendible», procedente de la ultraderecha o de la extrema izquierda, atenta al equilibrio «delicado» del país.

En una Alemania con una relación compleja con su historia, marcada por la barbarie nazi y por décadas de división, la controversia sobre el himno resurge cada cierto tiempo.

En 2018, la comisionada para la igualdad de oportunidades Kristin Rose-Möhring sugirió que el término «Vaterland» (patria) formado por vater (padre) y land (país) se cambie por uno menos masculino, como «Heimatland», una noción alemana que equivale tierra natal y es más neutral.

×

Apoye el periodismo independiente. Lo invitamos a compartir este contenido.

Comparte nuestro enlace: