Un amputado Diriangén neutraliza el poderío del Real Estelí en la semifinal

El Diriangén ganó al Tren del Norte el Clásico Nacional 110 de torneos cortos —50 victorias estelianas, 22 diriambinas y 38 empates— otra vez de local en una semifinal después de 11 años

Luis Fernando Coronel marcó su primer penalti en los clásicos nacionales. LAPRENSA/ JADER FLORES

Un amputado Diriangén neutralizó al Real Estelí este sábado por la noche en Diriamba. Sin dos pilares defensivos, Henry Niño y Erick Téllez, y su líder goleador, el costarricense Yeison Esquivel —todos suspendidos— los diriambinos sorprendieron ganando 1-0 un encuentro que en teoría se consideró desfavorable por las bajas sensibles, que al final hicieron más fuerte al grupo aplicándose tácticamente sobre todo con el penalti (dudoso) que decidió el duelo en los minutos iniciales.

El Diriangén ganó al Tren del Norte el Clásico Nacional 110 de torneos cortos —50 victorias estelianas, 22 diriambinas y 38 empates— otra vez de local en una semifinal después de 11 años. El resultado y el sacrificio colectivo les deja una buena sensación porque les permitirá llegar al Estadio Independencia con cierta ventaja, no es decisiva, para el partido de vuelta la próxima semana. El Estelí se crece con su afición y seguro expondrá otra versión ofensiva, tras ser anulado por completo, para estar en la Final del Torneo de Clausura.

Misael Álvarez recibió el penalti. LAPRENSA/ JADER FLORES

Ni se acababan de acomodar en el terreno de juego los equipos cuando se decidió el desafío. En una jugada individual de Luis Fernando Coronel proyectó el esférico al área, tras quitarse a dos adversarios. El rechace le llegó a buscar Misael Álvarez, Oscar Acevedo lo recargó por detrás levemente y el lateral se tiró al césped. El árbitro Nitzar Sandoval consideró que el contacto era suficiente para decretar el penalti y sin Esquivel presente Luis Fernando Coronel (6) asumió la responsabilidad con aplomo.

Manejo esteliano

A partir de ahí el Tren del Norte monopolizó el encuentro, la única muestra de reacción local se reflejó en un remate lejano de David Jarquín (18), que pasó cerca del paral. El Estelí generó sensación de peligro cada vez que pisó el área sin ideas claras. El Diriangén se replegó demasiado dejando mucho espacio para circular el esférico de un lado a otro hasta encontrar el espacio. No tenía otra elección porque el rival decidió cuidar la ventaja y contra golpear.

El guión estaba decidido y cada uno asumió su papel. El Estelí empujó constantemente en jugadas asociativas o centros constantes al área. La defensa del Diriangén apretaba los dientes y despejaba con muchas complicaciones. Ese sufrimiento dio la impresión de bajar en el complemento porque la tropa de Sergio Iván Rodríguez se precipitó menos sobre la portería seleccionado mejor los centros y proyecciones.

Brandon Mayorga mató tiempo cada vez que pudo. El portero pausó el juego siempre en cada saque dándole respiro y esa tranquilidad que por momentos necesitó el Diriangén. Los minutos se agotaban y Estelí no cambió la propuesta: proyección por la banda y central lateral, muy predecible para la defensa local que se asustó mucho con un centro de Josué Quijano que no pudo empalmar bien Luis Manuel Galeano (87). Esa aproximación fue la única con aroma de gol de un Estelí maniatado por un aguerrido de Diriangén, que sin tres piezas importantes sacó un resultado esperanzador pensando en la Final.

×

Apoye el periodismo independiente. Lo invitamos a compartir este contenido.

Comparte nuestro enlace: