Funides advierte que habrá entre 66,000 y 98,000 nuevos desempleados este año

El desempleo será un resultado del cierre de operaciones de más empresas, que no podrán seguir operando por la pesada carga fiscal y otros factores

En el Informe de Coyuntura 2018, Funides advirtió que el aumento del desempleo precisamente daría paso a una segunda oleada de migración. LA PRENSA/ARCHIVO

La profunda recesión que vive Nicaragua, más el impacto de la reforma al Seguro Social y la tributaria, provocarán que entre 66 mil y 98 mil personas pasen a engrosar la lista de desempleados este año, advierte la Fundación Nicaragüense para el Desarrollo Económico y Social (Funides) en su reporte “Nicaragua en Crisis”.

Lea además: Régimen orteguista revela un grave retroceso del empleo en Nicaragua

“La tasa de desempleo abierto se estima que aumentará de 5.5 por ciento en 2018 a un rango de entre 7.5 a 8.5 por ciento en 2019, es decir, de entre 2 y 3 puntos porcentuales; esto es equivalente a un rango de 66 mil a 98 mil nuevos desempleados, con lo que el saldo de desempleados terminaría entre 244 y 276 mil personas (tomando en cuenta el desempleo del 2018)”, detalla el informe.

El año pasado, de acuerdo a cálculos de Funides con números oficiales, hubo 57 mil nuevos de desempleados.

Funides también advierte que la crisis ha impactado directamente a las mujeres, pues las actividades más afectadas en el contexto de la crisis han sido aquellas donde las mujeres tienen más presencia, tales como comercio, hoteles y restaurantes.

Asimismo, las mujeres aseguradas en el INSS tuvieron una reducción de 17.7 por ciento en 2018, equivalente a 71 mil mujeres que salieron de la formalidad.

Lea tambiénGobierno admite más desempleo y pobreza por crisis en Nicaragua

“En el contexto de la crisis política y socioeconómica, la situación de las mujeres en el mercado laboral se ha visto deteriorada”, explica.

Cierre de empresas

De hecho, el desempleo será un resultado del cierre de operaciones de más empresas, que no podrán seguir operando por la pesada carga fiscal y otros factores.

Según Funides, el año pasado los empresarios se preocupaban por la disminución de las ventas y las dificultades de financiamiento; este año se adicionan otros problemas “como el incremento de los costos de operación, la reducción de contratos con el exterior, la necesidad de realizar despidos, el potencial cierre de empresas, el incremento en los impuestos y la pérdida de poder adquisitivo”.

Puede leer: Intransigencia de Daniel Ortega tiene al borde de la pobreza a 1.3 millones de nicas

Desde que se aprobó la reforma a la seguridad social y la tributaria, se previó que la recesión económica se agudizaría, lo que causaría un “segundo tsunami” de desempleo, por el cierre de más empresas o la reducción de operaciones para intentar enfrentar la reducción del consumo y aumento de costos.

Para hacer frente al incremento de los costos operativos las empresas forzadamente aumentarían el precio de bienes y servicios, lo que impactará en los hogares, que reducirán su poder adquisitivo ante el estancamiento de los salarios y un mayor desempleo.

Se adaptan a una nueva realidad

Por otra parte, el informe revela que las personas y las empresas se han adaptado a una “nueva realidad”, la cual implica el contraerse, reducir costos hasta donde se pueda, hacerle frente a la recesión y demás problemas.

También: Trabajo en América Latina: los 10 empleos donde más han aumentado las vacantes

En esta nueva realidad los productos de consumo interno continúan siendo los más afectados por la crisis. El año pasado el consumo cayó 4.5 por ciento y se espera que la tendencia siga negativa.

En contraste, los productos de exportación muestran desempeños relativamente mejores a los de los productos de consumo interno. Sin embargo, se estima una contracción general de las exportaciones determinada por un menor volumen exportado, pese a una leve recuperación de los precios internacionales.

Consecuencia del desempleo

En el Informe de Coyuntura 2018, Funides advirtió que el aumento del desempleo precisamente daría paso a una segunda oleada de migración, tras la registrada el año pasado cuyo origen fue la migración por el conflicto.

Al respecto, desde el inicio de la crisis sociopolítica, más de setenta mil nicaragüenses han salido del país.

Lea además: Crisis provocará más despidos en 22 actividades económicas de Nicaragua

Según Funides, este año la ola migratoria va a continuar, sin embargo, las razones por las que migrarán los nicaragüenses serán diferentes: “El año pasado (2018) migraban porque estaban en riesgo, este año (2019) van a migrar porque no van a encontrar trabajo, porque los efectos económicos van a ser tan graves que no van a encontrar oportunidades laborales y van a tomar la decisión de migrar”.

“Comúnmente migra la gente que es más apta para el mercado laboral, se nos van los mejores recursos. De acuerdo con la encuesta de octubre, en uno de cada cinco hogares al menos uno de sus miembros había migrado”, explica Funides.

Por su parte, el documento indica que la presión del sector internacional sobre el Gobierno e instituciones asociadas al mismo se mantiene.

Puede leer: Crisis sociopolítica sacude fuertemente el mercado laboral de Nicaragua

“El número de personas y entidades sancionadas por parte del Gobierno de los Estados Unidos continúa incrementando. Además, existe el riesgo de afectaciones económicas derivadas de una eventual aprobación de la CDI (Carta Democrática Interamericana en la OEA) y la exclusión de Nicaragua del Acuerdo de Asociación con la UE”, señala.

En este contexto, Funides mantiene su estimación de contracción de la actividad económica en un rango de -7.3 y -10.9 por ciento para 2019.

Afiliados al INSS

De acuerdo con datos del Banco Central de Nicaragua (BCN), a febrero de 2019 el empleo formal, representado por los asegurados activos en el Instituto Nicaragüense de Seguridad Social (INSS), fue de 755,908 personas. Con respecto a febrero 2018, se observa una reducción de 16.5 por ciento y una disminución de 149,049 afiliados. Con respecto a antes de la crisis (marzo 2018), la salida de afiliados del INSS alcanza los 140,961 trabajadores y una disminución de 15.7 por ciento.

Inflación

Funides estima que la tasa de inflación acumulada a diciembre 2019 llegará a un rango de 6.4 y 7.9 por ciento. Este resultado considera los efectos de la reforma tributaria, que empuja temporalmente al alza la inflación.
Funides reitera que el deterioro socioeconómico no puede revertirse con medidas económicas, porque su origen radica en la crisis política y socioeconómica que vive el país.