Keanu Reeves deja sus huellas en el cemento del Teatro Chino de Hollywood

Reeves llegó en 1986 a Hollywood para trabajar en la película "Youngblood", protagonizada por Rob Lowe

Keanu Reeves. LA PRENSA/AFP

Poco más de 30 años han pasado desde que Keanu Reeves decidió viajar en su auto de Toronto a Hollywood para convertirse en actor.

Ya consagrado, el protagonista de Matrix», «Máxima velocidad» y «Punto de quiebre» dejó este martes las huellas de sus manos y pies en un bloque de cemento en el Teatro Chino de Hollywood.

Primero firmó la placa de cemento y agregó la fecha. LA PRENSA/AFP

«Amo las películas, de verdad que las amo. Amo verlas, amo hacerlas», dijo el actor en la ceremonia celebrada a días del estreno de «John Wick 3: Parabellum» este viernes en Estados Unidos.

Lea también: Los actores Javier Bardem y Charlotte Gainsbourg abren el Festival de Cannes

«Comencé a actuar cuando tenía 15 años, en Toronto, Canadá. Y viajé en mi primer carro cuando tenía 20 a través de todo el país, a Los Ángeles, California… a Hollywood con un sueño, este sueño», añadió.

Después marcó las huellas de sus pies. LA PRENSA/AFP

Nacido en Beirut, Líbano, en setiembre de 1964 pero criado en Nueva York y la canadiense Toronto, Reeves dejó la escuela secundaria para ser actor.

De su interés: Anne Hathaway celebra su estrella en el Paseo de la fama de Hollywood

Reeves llegó en 1986 a Hollywood para trabajar en la película «Youngblood», protagonizada por Rob Lowe.

Posteriormente colocó sus manos. LA PRENSA/AFP

El actor saltó a la fama con «Bill y Ted» (1989) pero es más conocido por su papel de Neo en la trilogía «Matrix».

Otra información: El desfile de Victoria’s Secret ya no será transmitido por televisión

Las huellas en el Teatro Chino, un punto neurálgico del turismo en la capital del cine de Estados Unidos, se suma a una estrella en el Paseo de la fama que recibió en 2005.

Así luce su placa. LA PRENSA/AFP