Los traidores a Sandino

El FSLN, más bien es la antítesis de Sandino, pues ha traicionado los valores y principios por los que luchó y murió el más grande defensor de nuestra soberanía nacional

Siendo la mayoría de los que se autollaman marxistas-leninistas, personas sin escrúpulos cuyo fin justifica los medios, no sorprende que a través de la historia se hayan propuesto apropiarse con propósitos proselitistas del nombre de aquellos personajes que, por su trayectoria, fueron en el discurrir de sus vidas ejemplos de fe, de patriotismo y de abnegada entrega, sea en beneficio de sus respectivos pueblos o de la humanidad entera.

Recientemente en América Latina hemos visto con estupor como dos movimientos de raigambre popular, basados en el mismo artificio lograron alcanzar el poder público usando y abusando de los nombres de nuestros próceres, pues nada tiene que ver lo que ellos hicieron y dijeron con los desgraciados gobiernos que para sufrimiento de nuestros martirizados pueblos, ellos han implantado en nuestras respectivas naciones. Me refiero a la Revolución Bolivariana en Venezuela y a la Revolución Sandinista en Nicaragua. La primera, por el Libertador Simón Bolívar y la segunda por el General de Hombres Libres, Augusto César Sandino.

Este 18 de mayo se cumplen 124 años del natalicio de nuestra mayor gloria nacional: Sandino. El FSLN ha pretendido, desde su fundación en la década de los 60 del siglo pasado, engañar a nuestros compatriotas expresando que ellos representan el pensamiento y la acción del héroe, cuando si nos atenemos a lo que en realidad dijo e hizo, la verdad es precisamente todo lo contrario.

El FSLN, más bien es la antítesis de Sandino, pues ha traicionado los valores y principios por los que luchó y murió el más grande defensor de nuestra soberanía nacional.

El FSLN demostró en el 2018 que está muy lejos de compartir los ideales de Sandino: centenares de muertos, desaparecidos, presos y presas torturados en las cárceles, miles de exiliados y un país al borde de la bancarrota, por las estupideces que el binomio Ortega-Murillo y sus secuaces han cometido, cobijados bajo el nombre del más alto representante de nuestra dignidad nacional. Eso jamás lo habría hecho Sandino porque siempre demostró su amor por su patria y por sus compatriotas.

El binomio de los Ortega-Murillo le están causando mucho daño a la imagen de Sandino, que nacional e internacionalmente se proyecta como el símbolo de la rebelión de los pueblos en contra de la opresión extranjera. Por tal razón es hora que los militantes sinceros del FSLN y principalmente su juventud sandinista, reflexionen seriamente sobre este tema y actúen en consecuencia, evitando seguir siendo cómplices de tanta barbarie, que es anatema para Sandino y baldón para lo que él dignamente representa ante la comunidad internacional.

El autor es periodista y secretario general de la Asociación de Nicaragüenses en el Extranjero (ANE).

×

Apoye el periodismo independiente. Lo invitamos a compartir este contenido.

Comparte nuestro enlace: