Zona de Strikes: Christian Yelich causa asombro con su violenta ofensiva

Christian Yelich se ha convertido en una fuerza destructiva en la Liga Nacional y marcha con un ritmo asombroso con los Cerveceros de Milwaukee

Jonathan Loáisiga

Edgard Rodríguez C.

Christian Yelich es otro ejemplo de que el poder ciertamente es la herramienta física que más tarda en llegar. Después de emplear casi una temporada completa (156 juegos) para sumar 18 jonrones en 2017, el artillero de Milwaukee lo ha hecho ahora en 41 partidos.

La noche del jueves, Yelich, un angosto pero fibroso bateador zurdo de 27 años, de los Cerveceros, disparó dos metrallazos a las tribunas ante los Filis y encabeza las Grandes Ligas con 18. Desde que se calentó el año pasado, no ha parado de tronar y continúa provocando asombro.

Sin embargo, no siempre fue así. Después de ser escogido por los Marlins en el draft del 2010, Yelich comenzó a crecer en las Menores, pero su máxima cifra de jonrones fueron los 15 en 122 juegos en 2011. No volvió a alcanzar ese total, pero su bate no dejó nunca de rugir.

Y cuando debutó en las Mayores en el 2013, coleccionó cuatro jonrones. Saltó a nueve en 2014 en 144 desafíos, antes de regresar a siete en 2015 en 126 encuentros. Incluso, cuando disparó 18 en 156 juegos en 2017, nadie anticipó que impactaría tanto como lo ha hecho.

No obstante, el año pasado alcanzó unos niveles espectaculares en su desempeño. Luchó por la triple corona antes de quedarse solo con el liderato de bateo (.326), pero sus 36 jonrones lo dejaron a dos de los 38 de Nolan Arenado y cerró con un remolque menos que los 111 de Javier Báez.

Hoy día, Yelich está convertido en la fuerza más destructiva en la Liga Nacional. Antes de la jornada del viernes, tenía .342, 18 jonrones y 40 empujadas en 41 partidos. Y si vemos hacia el 2018, acumula 43 tablazos y 107 remolques en sus pasados 106 encuentros, desde el Juego de Estrellas hacia acá.

Desde el 2007, cuando Prince Fielder cerró mayo con 19 jonrones, ningún otro bateador de Milwaukee había tronado tanto. Yelich tiene el chance de subir la barra, más ahora que ha logrado llevar su bate candente fuera de casa, como lo probó ante los Filis el jueves en el Citizen Bank Park.

Antes de ese partido, Yelich tenía 15 jonrones en el Miller Park de Milwaukee y solo uno en gira. “Tienes que traer ese swing potente también a la carretera”, le dijo su compañero Ryan Braun antes del juego del jueves y Christian pareció haber tomado el consejo.

Sigue a Edgard Rodríguez en Twitter: @EdRod16 

×

Apoye el periodismo independiente. Lo invitamos a compartir este contenido.

Comparte nuestro enlace: