¡Duro de matar! Félix Alvarado defiende su corona en Japón por decisión ante Reiya Konishi

El Gemelo demostró nuevamente que, lo que le falta de técnica y defensa, le sobre en coraje y oxigeno. Este domingo no se encontró con el nocaut esperado, pero descargó toda su furia en Reiya Konishi

Félix alvarado derrotó claramente al retador japonés Reiya Konishi. LAPRENSA/AFP

Y antes del combate le preguntaba a Félix Alvarado el por qué se dejaba ese “look” de una colita en su cabellera. “Es porque representa fortaleza y espíritu de guerrero”, respondió y, colocó en el tapete varios ejemplos de pugilistas. Aunque crea o no en las supersticiones, el Gemelo demostró nuevamente que, lo que le falta de técnica y defensa, le sobre en coraje y oxigeno. Este domingo no se encontró con el nocaut esperado, descargó toda su furia en Reiya Konishi, desplegó todas sus combinaciones en la humanidad del rival, dejó bailando y al borde del nocaut al oponente en el décimo, terminó con sus nudillos ensangrentados y, merecidamente, retuvo el cetro de la FIB de las 108 libras por decisión unánime.

Japón siempre emana suspenso a la hora del fallo. La barrera del idioma provoca que se trague saliva. Durante todo el transcurso del combate, la esquina de Alvarado le recordaba que no se podían ir a las tarjetas: “Aquí no ganamos por decisión, solo por nocaut”. Cuando leían el fallo el campeón levantaba su brazo derecho como un reflejo de desesperación, su esquina seguía desconcertada, pero el retador empezóa aplaudir. Todos respiraron tranquilo. 117-111, 118-110 y 116-112 había sido el fallo oficial. Nada que discutir, el campeón seguirá escribiendo su historia.

Lea además: ¡Máquina de destrucción! Félix Alvarado noquea a 15 de sus últimos 16 oponentes

Desarrollo del combate

En el primer asalto Alvarado empezó a imponer su ritmo con golpes a los bajos. La estrategia del nicaragüense era clara: desgastar a Konishi tras el golpeo a las zonas blandas, restarle movimiento e ímpetu para liquidarlo en la mitad de la pelea. La idea parecía la correcta, pero Konishi tenía hígado de hierro y resistencia de un maratonista. El campeón perdió el primer asalto porque Konishi punteó mejor debido al sacrificio de tirar constantemente el gancho de izquierda por parte del monarca. En el segundo Félix un poco más cauteloso, pero siempre hacia delante hacía retroceder al oponente.

Te puede interesar: ¿Quién dará el paso atrás? Descifrando a Reiya Konishi, rival del campeón Félix Alvarado

El Gemelo haciendo un trabajo granítico sentía cierta impotencia al no ver mermado al japonés, quien se vio mejor en el quinto y sexto asalto. Konishi repetía la misma dosis una y otra vez: combinación de dos golpes al rostro y la izquierda al cuerpo. A partir del séptimo asalto todo fue para el nicaragüense, quien tuvo que lidiar con la viveza en la estrategia de Konishi, entrar en corto, amarrar y soltar para evitar la comodidad del nica. Así también el japonés cortaba la continuidad del golpeo.

En el décimo metió limpiamente tres ganchos al hígado.  Konishi los asimiló, pero un volado de derecha lo hizo trastabillar. Estaba en modo zombi, Félix olfateó el nocaut, se fue encima sin reparo, pero la campana salvó al japonés. Konishi regresó como si no lo hubiera arrollado un camión en asalto anterior. Ya Alvarado mostró un poco de cansancio, pero hizo lo necesario para ganar. Y sorpresivamente, Konishi se plantó mejor en el cierre hasta sacar el asalto.

“Gracias a Dios ganamos la pelea, la preparación nos sacó a flote. Jamás pensé que sería tan fuerte en soportar mi pegada. No le sentí el peso de sus puños, me enredó un poco con la cabeza y los golpes bajos. Nunca esperamos esos amarres, pero regreso a mi país con el título”, indicó tras el combate Alvarado, quien arriba el martes a las 7:45 pm a Managua.

×

Apoye el periodismo independiente. Lo invitamos a compartir este contenido.

Comparte nuestro enlace: