Más liquidez en la banca a costa del crédito en Nicaragua

La presión más fuerte que tienen los bancos es que los depósitos llevan un año de fuga constante y esto plantea un potencial problema de liquidez para el sistema bancario.

Los bancos recuperan la cartera de crédito, pero no la vuelven a recolocar. LAPRENSA/ARCHIVO

Aunque los bancos están aumentado su disponibilidad de caja en medio de la recesión económica, la Fundación Nicaragüense para el Desarrollo Económico y Social (Funides) considera que pese a esto, el crédito no se va lograr reactivar.

La presión más fuerte que tienen los bancos es que los depósitos llevan un año de fuga constante y esto plantea un potencial problema de liquidez para el sistema bancario.

Sin embargo pese a la fuerte salida de depósitos la liquidez no ha disminuido, por el contrario ha incrementado. El promedio de dicho indicador era de 31 por ciento sobre sus obligaciones desde enero 2018 hasta el inicio de la crisis y en marzo de este año ese ratio llegó a 44 por ciento.

Lea: Banca nacional cerró 49 sucursales en siete meses

“De acuerdo con datos de la Superintendencia de Bancos y de Otras Instituciones Financieras (Siboif), el nivel (de liquidez) era de 44 por ciento en marzo de 2019. Este indicador refleja que la capacidad de los bancos para hacer frente a sus obligaciones, particularmente los retiros de depósitos de sus clientes, se ha incrementado en comparación a los niveles que tenía la banca antes de la crisis”, detalla Funides.

La razón lógica a este aumento de disponibilidad en medio de la crisis es que las obligaciones con el público han disminuido por la desaceleración en la salida de dinero y por otro lado el crédito se ha restringido más.

“La estabilidad en las disponibilidades proviene de una política de manejo de liquidez por parte de los bancos y del BCN. La principal política implementada por los bancos para satisfacer la demanda de depósitos de los ahorrantes es utilizar los recursos provenientes por la recuperación de la cartera de crédito y el vencimiento de títulos valor”, indica.

Lea:Cartera de crédito en Nicaragua se contrae un 19.9 por ciento

El manejo de liquidez por parte de los bancos ha permitido que en marzo de este año se acumule una disponibilidad adicional de 34 millones de dólares, para elevar el saldo total disponible a 245 millones de dólares.

“Incluso, este incremento ha permitido que los bancos realicen algunas inversiones en títulos valores, las cuales ascendieron a un monto de 39 millones de dólares durante marzo 2019. Este monto de inversiones en títulos valores, corresponde al más alto por parte de los bancos desde el inicio de la crisis en abril de 2018”, señala Funides.

Merman utilidades

El centro de pensamiento independiente indica que esta política, aunque es efectiva hasta el momento en términos de liquidez, tiene implicaciones negativas en el crecimiento económico.

“La contracción del crédito tiene un impacto negativo en varios sectores de la economía; y por otro, la banca, al contraer su otorgamiento de crédito, está registrando una disminución en sus utilidades” advierte.

En marzo las utilidades de la banca anduvieron en ocho millones de dólares, aunque fueron positivas, estas se redujeron un 41 por ciento en promedio anual.

Lea:Reforma fiscal en Nicaragua golpea a los ahorrantes

Sacrifican el crédito

¿Pero que está pasando con el crédito? De enero a marzo de este año pese a que se ha recuperado 210 millones de dólares de la cartera de crédito, estos no se han vuelto a recolocar, revela Funides, basado en estadísticas oficiales.

A un año de haber iniciado la crisis sociopolítica en Nicaragua, cifras de la Superintendencia de Bancos y Otras Instituciones Financieras (Siboif) indican que a final de marzo de 2019, la cartera de crédito bruta del sistema bancario se había contraído en 19.9 por ciento, en comparación con el mismo mes del año anterior.

Cabe destacar que hasta marzo 2019, el crédito acumuló 11 meses de contracción desde la crisis sociopolítica. De tal manera que en marzo del 2018, la cartera de crédito era de 5,172 millones de dólares y en marzo del 2019 llegó a 4,105 millones de dólares, es decir que se ha dejado de entregar 1,067 millones de dólares en crédito, tanto en córdobas como dólares.

“La banca no ha retomado la colocación habitual del crédito. El sector bancario es clave en el resto de los sectores de la economía nacional. Parte de la reducción en el dinamismo de la economía se debe a la caída en el crédito y esto se observa por ejemplo en la disminución de las venta de automóviles, viviendas y en el sector construcción”, detalla el informe de Funides.

La crisis continúa teniendo también un efecto negativo en la calidad de la cartera de crédito, ya que el indicador de cartera en riesgo, que se había mantenido estable alrededor de 2.7 por ciento para el período enero 2017-abril 2018, aumentó a un valor de 9.5 por ciento en marzo de 2019, alerta.

Además el índice de morosidad de la cartera de crédito bruta se ubica en 3.2 por ciento, cuando antes de la crisis era de 1 por ciento.
Con esto Nicaragua supera por primera vez en varios años la media a nivel de Centroamérica (2.4 por ciento) en la tasa de morosidad en el SFN.

×

Apoye el periodismo independiente. Lo invitamos a compartir este contenido.

Comparte nuestro enlace: