Excarcelados políticos siguen firmes en su lucha contra la dictadura

A través del Ministerio de Gobernación, el régimen anunció que a 100 “personas que se encontraban detenidas por haber cometido delitos contra la seguridad común y la tranquilidad pública”, se les otorgaría casa por cárcel u otras medidas cautelares.

Los presos políticos excarcelados la tarde de este lunes fueron recibidos por sus familiares con la bandera de Nicaragua y con gritos de las consignas de la lucha cívica.

Entre besos, abrazos y lágrimas, cien familias nicaragüenses vivieron un momento inolvidable, luego de conocer que el régimen del dictador Daniel Ortega, a través del Ministerio de Gobernación, anunció la excarcelación de cien presos políticos, entre hombres y mujeres, producto de la presión nacional e internacional.

El dictador excarceló a los reos políticos bajo “el beneficio de convivencia familiar u otras medidas cautelares”.

Le puede interesar: Así te contamos la salida de 100 presos políticos excarcelados por el régimen de Daniel Ortega

La líder del Movimiento 19 de Abril de Masaya, María Adilia Peralta Cerrato, es una de las excarceladas.

Con semblante desgastado pero con su convicción firme, Peralta bajó del microbús con las manos empuñadas y gritando: “¡Viva Nicaragua!”.

“Al pueblo de Nicaragua, sigan en la lucha. Hay muchos jóvenes adentro (en la cárcel) que ya no aguantan más, que no resisten más. Llamo al pueblo para que sigamos en resistencia, alcemos nuestra voz. Es el pueblo quien tiene que salir y hablar por los muchachos que están presos”, fue el mensaje que envió María Adilia, esposa de Christian Fajardo, también preso político.

Sobre el aviso de su excarcelación, la líder de Masaya declaró que la autoridades del Sistema Penitenciario La Esperanza le dijeron que las presas políticas tenían una entrevista con el Comité Internacional de la Cruz Roja (CICR) la mañana de este lunes.

“Nos trasladaron a La Modelo y estando ahí nos llamaron y pudimos saber que estábamos bajo convivencia familiar, no estamos libres”, expresó.

Los hermanos Lesage

Dos de los tres hermanos Esteban Lesage también forman parte de la lista de excarcelados: Jean Carlos y Luis Miguel. Harvin Roberto, el menor de todos ellos, se encuentra aún preso en La Modelo.

Lea además: Estos son los nombres de los 100 presos políticos que excarceló el régimen este lunes

Jean Carlos aseguró que el hecho de haber estado preso aproximadamente diez meses, junto a sus otros dos hermanos, es un precio que tienen que pagar muchos ciudadanos nicaragüenses para librarse de la dictadura de Ortega.

Luis, por su parte, dio gracias a Dios de haber regresado a su casa y de estar nuevamente con sus padres, Juana Lesage y Roberto Esteban.

“Nosotros siempre estuvimos en la lucha cívica y pacífica. No tenemos nada que temer, ni nada que ocultar. A toda Nicaragua le decimos: gracias por todo el apoyo que nos han dado, tanto moral como físico”, expresó el jinotepino, quien exigió libertad para todos los presos políticos que aún siguen en La Modelo y en la cárcel de mujeres La Esperanza.

El paramédico de Masaya

A la mayoría de reos, no se les anunció que este lunes iban a hacer excarcelados, como es el caso de Chéster Navarrete Jarquín, el paramédico de Masaya.

Según Navarrete, los custodios llegaron aproximadamente a la 1:00 p.m., con la mentira de que tendrían una “visita especial”. “Nosotros fuimos con miedo y sorprendidos porque hoy (ayer) la visita no nos tocaba. Nos llevaron a un salón pequeño. Firmamos un documento donde dice acta de liberación, pero firmamos otro documento que dice convivencia familiar”, relató Navarrete.

También: Alianza Cívica se retira de la mesa de negociaciones con el régimen de Daniel Ortega y llama a paro nacional

Navarrete fue detenido el pasado 10 de noviembre y fue acusado de entorpecimiento de servicios públicos, secuestro, entre otros.

Los presos políticos excarcelados estaban en las galerías 16-1 y 16-2.

Aunque su rostro lucía cansado, su firmeza es inquebrantable. “Ahorita termina una lucha y comienza otra desde afuera. No tengo miedo y ningún paso atrás, hasta la liberación de los presos políticos y la liberación del pueblo de Nicaragua”, exclamó.

Tania Muñoz: “Fueron diez meses duros”

Para la niquinohomeña Tania Muñoz, estar diez meses dentro de la cárcel La Esperanza fue parte de la resistencia ciudadana.

“Fueron diez meses duros, nos maltratan psicológica, física y verbalmente”, denunció Muñoz, hermana de la soprano Olesia Muñoz.

A un par de horas de ser excarcelada, Tania Muñoz, de 43 años, denunció que fue asediada por una camioneta Hilux y motociclistas, identificados como simpatizantes orteguistas.}

Más en: Zayda Hernández sobre su secuestro: “Permanecí encapuchada todo el tiempo, la capucha estaba impregnada de alcohol”

“Son gente que quiere amedrentar pero están muy equivocados porque si en la cárcel protestaba sin miedo, que había balas, tampoco aquí (en su casa) voy a tener miedo. Yo ya anuncié a mis amistades y familia que cualquier cosa que me pase y le vengan a hacer a mi esposo y mis hijos, son los mismos orteguistas de Niquinohomo, que nos mandaron a decir a mi hermana y a mí que aquí no nos quieren ver porque nos van a liquidar”, aseveró Tania.
No obstante, señaló que no tiene miedo y seguirá alzando su voz y la bandera de Nicaragua para exigir la libertad del país.

Cuatro matagalpinos regresan a casa

José Cruz Altamirano, Hamilton Francisco Hernández Montalván, Dilon Antonio Zeledón Ramos y Francisco Antonio Castro Jarquín fueron los cuatro matagalpinos excarcelados este lunes por el régimen Ortega-Murillo.

Mientras que Edgard Antonio Montenegro fue trasladado en el mismo vehículo hacia su casa, en el municipio matagalpino de Rancho Grande.

El aviso de la excarcelación les tomó por sorpresa en el penitenciario La Modelo y, según Cruz, a él le dijeron que iba a una visita médica, mientras que Zeledón Ramos estaba recibiendo la visita de sus padres cuando el alcaide llegó a decirles que sería excarcelado.

“Fue inesperado, nadie lo creía”, apuntó Zeledón Ramos en su casa, al oeste de la ciudad de Matagalpa, adonde llegaron compañeros de la universidad y otras amistades para recibirle, incluyendo otros jóvenes que habían sido excarcelados en fechas anteriores.

Durante el tiempo que estuvo preso, Zeledón Ramos cuenta que fue golpeado en múltiples ocasiones. “Solo gritabas: ‘¡viva Nicaragua libre!’ y te sacaban y golpeaban en un dos por tres”, relató, agregando que por las palizas convulsionó al menos en cuatro ocasiones.

Sin embargo, el universitario está seguro de que lo sufrido en las cárceles “ha valido la pena todos los días de mi vida y la va a seguir valiendo. Si aquí afuera grité ‘¡viva Nicaragua!’, adentro también lo hacía y por qué no lo voy a hacer ahora que estoy otra vez libre”.

×

Apoye el periodismo independiente. Lo invitamos a compartir este contenido.

Comparte nuestro enlace: