Deforestación en Cordillera Dipilto-Jalapa es alarmante, dice ambientalista

Una realidad ajena al Estado de Nicaragua pero no para las comunidades de Estelí, Madriz y Nueva Segovia, quienes sufren del desabastecimiento del agua por la grave situación de deforestación que existe en el lugar

Imagen capturada sobre la carretera Ocotal-Jalapa. A diario, entre 15 a 20 camiones cargados de madera salen de la Cordillera. LA PRENSA/CORTESÍA

Cada día, alrededor de 15 a 20 camiones salen cargados de madera de las áreas naturales de la cordillera Dipilto-Jalapa, una realidad ajena al Estado de Nicaragua pero no a las comunidades de Estelí, Madriz y Nueva Segovia, quienes sufren del desabastecimiento del agua por la grave situación de deforestación que existe en el lugar.

«La situación en Las Segovias es muy álgida, es alarmante», manifestó Hazly Tourniel Rivera, del grupo ambientalista Mogotón.

A pesar de los efectos del cambio climático, que cada vez más se sienten en el país, el problema de la deforestación en los bosques de Nicaragua se debe a la colonización, la expansión demográfica y la complicidad del gobierno, según el ambientalista.

«Los gobiernos han tenido una alta responsabilidad y complicidad del delito de corte y tráfico ilegal de madera… Los árboles hoy en día le estorban a los ganaderos, al agricultor, al político, al alcalde y a todo el mundo», denunció Tourniel.

Los pinares se caracterizan por su densidad y por ser grandes productores de agua. LA PRENSA/CORTESÍA

Arrasan con áreas vírgenes

Entre el 2005 al 2015,  Nicaragua perdió un poco más de un millón de hectáreas de bosque, que representa el área deforestada en Nicaragua, según los resultados del Atlas Cobertura Forestal y Deforestación en Nicaragua (1969-2015).

Para el ambientalista, el cultivo del café también es una causa de la «depredación» de las cordilleras Dipilto-Jalapa «de una manera expansiva». «Estoy hablando que aquí lo que hacen es que arrasan las selvas vírgenes de árboles milenarios que han estado viviendo en su propio hábitat, ecosistema que nos producen agua, calidad de vida y mejoran los suelos, y nos protegen de muchas enfermedades», aseveró Tourniel.

Río Coco en su trayectoria por la zona de Ocotal. El despale de pinares ha acelerado que el río se seque. LA PRENSA/CORTESÍA

Tourniel destacó el caso del cerro Mogotón, que divide los municipios de Mozonte y San Fernando, el cual le brinda agua a estos dos municipios se ha visto perjudicado por el «despale salvaje» del cultivo del café y el sector forestal.

«Hoy en día se han quemado más de cuatro mil hectáreas de pino en áreas protegidas», lamentó el ambientalista.

Más en: Gestión ambiental del Marena se olvidó de Indio Maíz

Según el Marco Presupuestario de Medianos plazo 2019-2022, el Ministerio de Ambiente y Recursos Naturales (Marena) espera reforestar  «63,741 hectáreas en 107 municipios de las tres Reservas Biósfera, Bosawas, Río San Juan e Isla de Ometepe, áreas protegidas y corredores biológicos en 15 departamentos y dos regiones Regiones Autónomas de la Costa Caribe».

Peligran bosques de pinos

Para Hazly Tourniel, el sector forestal está amparado en «permisos espurios» porque hasta los mismos funcionarios de Marena e Inafor «están involucrados en actos ilícitos».

El ambientalista señaló los pinos gruesos, que están el área núcleo del bosque, son los «atractivos para el sector forestal, que es en la zona sagrada». Los bosques de pinos requieren al menos 50 años para llegar a su vida adulta.

«Aquí hay una colusión total desde los agentes forestales, técnicos de Marena e Inafor que protegen a diestra y siniestra a los madereros. Los camiones van y vienen. Se está destruyendo toda la zona seca que hay en el área de Santa María, Macuelizo, Dipilto, montañas de San Fernando, el cual tiene la mayor cantidad de bosque de pino», exclamó.

Y agregó: «Aquí los decretos ejecutivos son espurios, lo que hacen es destrucción, trafico ilegal de madera y daños irreversibles al medio ambiente».

Tourniel manifestó que el régimen de Daniel Ortega violenta todas las leyes del medio ambiente, como la ley 749, Ley de Régimen Jurídico de Fronteras, la ley  620, Ley General de las Aguas Nacionales, y la ley 217, Ley General del Medio Ambiente y los Recursos Naturales.

×

Apoye el periodismo independiente. Lo invitamos a compartir este contenido.

Comparte nuestro enlace: