«Un oficial tenía orden de meterme una amansa bolos en el ano». El relato de Kycha López, la presa política transgénero excarcelada por el régimen

Kycha López vendía cosméticos, electrodomésticos, perfumes, teléfonos celulares y era prestamista. El día de su detención, policías y paramilitares le robaron 52,652 córdobas y 36,756 dólares. Este es su relato

Contenido Exclusivo CONTENIDO EXCLUSIVO.

A pesar de haber estado 10 meses recluida junto a los varones y de haber aguantado el manoseo de los custodios en el Sistema Penitenciario Nacional, conocido como La Modelo, en Tipitapa, Kycha Cristelia López, la presa política transgénero relata desde su casa, en Diriamba, el trato inhumano del que fue víctima, junto a compañeros de cárcel, en ese penal. López fue secuestrada por paramilitares orteguistas el 9 de julio en ese municipio de Carazo.

López, de 29 años, vendía cosméticos, electrodomésticos, perfumes y teléfonos celulares. También fungía como prestamista. El día de su detención arbitraria, policías y paramilitares robaron a López 52,652 córdobas y 36,756 dólares que tenía ahorrado.

Lea además: Paramilitares y orteguistas realizan pintas en más de cinco casas en Diriamba

Kycha es madre de una niña de 11 años que engendró por inseminación artificial y es estudiante de derecho. Comenta que además del dinero también le robaron alrededor de 70 mil dólares en prendas, electrodomésticos y perfumería. Ahora que le otorgaron el beneficio de régimen de convivencia familiar asegura que tratará de recuperar el dinero de la gente que aún le debe para poder seguir trabajando.

Según López, la madrugada de este martes varios motorizados simpatizantes del régimen orteguista y miembros de la Policía llegaron a asediar su vivienda ubicada en el barrio Roberto López. “Ya me tienen con trauma, cuando miro un uniforme de la Policía es muerte para mí, ya comienzo a temblar, porque no respetan los derechos humanos”, manifestó la diriambina, cuyo nombre de pila es Richard Sebastian López.

Acusada de quemar Alcaldía

El dinero con el que contaba López nunca lo depositó en una cuenta bancaria porque asegura que era con el que hacía los préstamos y no acostumbraba guardar dinero en los bancos. López expresó que la mayoría de sus clientes eran policías. López aceptó haber apoyado al Movimiento Azul y Blanco y refiere que su participación en las protestas fue siempre pacífica.

También lea: Represión y amenazas judiciales en audiencias en Nicaragua

Durante la quema de la estación policial de Diriamba, López y su pareja participaban del entierro de uno de los autoconvocados asesinado por policías. En abril de 2018, a ambos los acusaron de la quema de la Alcaldía de Diriamba. Sin embargo, el día del incendio, ellos permanecían detenidos por haber ofendido a varios policías, por lo que asegura que dicha acusación no tenía sentido.

Además, López asegura que los policías que llegaron a declarar en su juicio fueron los mismos que le robaron su dinero y demás pertenencias.

La desnudaban

Cuenta López que cuando fue llevada a las mazmorras de El Chipote, en Managua, un oficial intentó introducirle una tonfa en su ano, pero al final se arrepintió. «Un oficial tenía orden de meterme una amansa bolos (tonfa) en el ano. Gracias a Dios ese hombre se apiadó por mis oraciones y de mi familia, él me dijo: fingí que te violé por favor”, relata. A su pareja le arrancaron las uñas de los pies.

Le puede interesar: Carlos Ponce: “Con estos dictadores no se negocia, se les impone y se les presiona hasta que se ven obligados a salir del poder”

López, quien junto a 99 reos políticos más fue excarcelada este lunes, asegura que solicitará ayuda a organismos de derechos humanos para que le brinden asesoría y protección jurídica.

Los ingresos mensuales de la diriambina rondaban los dos mil dólares y lo que le adeudan, según cuenta, son 38 mil dólares y 60 mil córdobas.

Según López, la mayor tortura que atravesó durante estuvo encarcelada fue haberse desnudado ante los custodios, quienes le tocaban los senos y le daban nalgadas.

Lea más en: Así ocurrió el asesinato de Eddy Montes, según los relatos de los excarcelados políticos

López estuvo recluida en la galería 16-1 y fue condenada a 41 años de prisión por terrorismo y financiamiento al terrorismo por parte de la juez orteguista Adela Cardoza.

×

Apoye el periodismo independiente. Lo invitamos a compartir este contenido.

Comparte nuestro enlace: