Autoconvocados trasladan las protestas cívicas a las iglesias, ante la constante represión de la Policía Orteguista

En la Catedral de Managua, la Policía Orteguista disparó balas de goma y balines en contra de los manifestantes, hiriendo a tres, entre estos, un joven que estuvo a centímetros de ser impactado en su ojo.

El régimen de Daniel Ortega sitió este domingo durante varias horas Managua, al desplegar fuertemente por todas las principales avenidas de la capital a fuerzas policiales, para impedir una marcha convocada por la Unidad Nacional Azul y Blanco con el fin de exigir la liberación de los presos políticos.

De esta manera la dictadura dejó en evidencia su decisión de recrudecer el Estado policial en el que ha conducido al país en su lucha por retener el poder, el cual es reclamado por la ciudadanía tras masacrar a más de 325 nicaragüenses desde el año pasado.

El último asesinato lo cometió a mediados de mayo contra el ciudadano estadounidense Eddy Montes, preso político en la cárcel La Modelo y por el que la ciudadanía ayer reclamaba justicia.

Lee además: UNAB: “¿Qué más puede hacer la ciudadanía para demandar libertad si su vida corre peligro?”

Si bien es cierto que el orteguismo ha trabajado bajo esta línea represiva en cada manifestación desde hace varios meses, ayer se observó un exceso de fuerza policial. Cada caravana policial contaba con al menos diez camionetas llenas de antimotines, que patrullaron todo el centro de la ciudad, donde se desarrollaría la marcha.

En una recorrido que realizó LA PRENSA por las principales vías de Managua, se constató el desproporcionado despliegue de Policía Orteguista (PO), cuyos agentes se movilizaban en motocicletas, camionetas, microbuses y buses.

Los autoconvocados aseguran que siguen firmes en la lucha cívica pese a la represión de la PO. LA PRENSA/O. NAVARRETE

La “Marcha por la libertad, ¡Eddy Montes presente!”, programada para ayer, se convirtió en piquetes y plantones. “La Unidad Nacional convocó a marcha pero cambiamos la modalidad por el gran despliegue policial, pero los ánimos siguen intactos. Hoy (ayer) hemos demostrado que estamos para todo, si llaman a un paro, vamos a paro; si llaman a las calles, vamos a las calles hasta que se vayan (Ortega-Murillo)”, dijo Ivania Álvarez, del consejo político de la UNAB, que ayer participó en uno de los piquetes.

Ante el exceso de represión orteguista, la Alianza Cívica (AC) emitió ayer un comunicado rechazando esta acción y felicitando a los nicaragüenses que siguen firmes en la lucha por la libertad de Nicaragua.

“A pesar de que el Gobierno de Nicaragua dice diariamente que ‘tiene voluntad de diálogo y está avanzando en el cumplimiento de los acuerdos’, los hechos y sus acciones muestran lo contrario. Ya es una política sistemática y generalizada del Gobierno de Nicaragua, hacer uso irresponsable, irracional y desproporcionado de la fuerza”, reza el comunicado.

La AC señaló que seguirá trabajando para que los ciudadanos puedan ejercer sus derechos en completa libertad y sin temor a ser reprimidos.

Chamorro: “desnudamos al régimen”

Juan Sebastián Chamorro, miembro de la AC, expresó a través de su cuenta de Twitter que la represión de ayer “refleja el temor del Gobierno a la protesta cívica y pacífica”.

“No marchamos, pero desnudamos al régimen en sus intenciones de seguir suprimiendo las libertades cívicas contenidas en la Constitución”, señaló.

El brutal despliegue de este domingo deja en evidencia que la promesa de restituir los derechos civiles y constitucionales de los nicaragüenses, que a diario reitera el régimen a través de comunicados leídos por el canciller de Nicaragua, Denis Moncada, no es verdadera.

Al respecto, la Unidad Nacional Azul y Blanco (UNAB) calificó de “Estado de sitio y Estado de Excepción de facto” lo ocurrido ayer, cuando la capital estuvo “mucho más militarizada” que de costumbre.

“El régimen Ortega Murillo se impone únicamente por la fuerza y la represión. Teme al pueblo porque sabe que está perdido y porque actúa de una manera despótica”, se lee en el comunicado publicado este domingo.

Trasladan las protestas cívicas a las iglesias

Ante el secuestro de las calles por parte de las fuerzas orteguistas, los jóvenes autoconvocados trasladaron sus protestas a las iglesias.

Las manifestaciones se realizaron en la Iglesia San Agustín, en Altamira; Iglesia de la Divina Misericordia, en Villa Fontana, y la Catedral de Managua, ante la represión y el bloqueo de la PO, que el sábado nuevamente anunció que autorizaba la marcha bajo la excusa de que dicha petición fue realizada por “desconocidos” y las firmas de los solicitantes no eran leíbles.

Para iniciar cada piquete, los autoconvocados entonaron el Himno Nacional para dar lugar a las consignas “¡Justicia, justicia!”, “Eddy no murió, el gobierno lo mató”, “¡Pueblo únete!”, entre otras, acompañados de la bandera de Nicaragua, globos de color azul y blanco y pancartas que exigían justicia para las víctimas de la represión orteguista.

Aunque el régimen buscó cómo extinguir cualquier manifestación a través de su brazo represor, que es la PO, los autoconvocados demostraron que ya no tienen miedo. “La sed de justicia de este pueblo ha vencido el miedo”, destacó Ivania Álvarez, de la UNAB.

Las protestas en la Iglesia San Agustín y en la Iglesia de la Divina Misericordia se llevaron sin altercados. Sin embargo, la manifestación de la Catedral de Managua fue interrumpida por la PO.

Policía dispara contra manifestantes

A pocos minutos de iniciado el plantón en los terrenos de la Catedral de Managua, una caravana de más de diez patrullas policiales rodeó el templo católico.

Protesta en las afueras de la Catedral de Managua, durante la mañana de este domingo 26 de mayo. LA PRENSA/R. FONSECA

Los oficiales se apostaron en las entradas de Catedral en actitud intimidatoria. Durante la actividad cívica, un joven recibió un impacto de una bala de goma en la frente, muy cerca de su ojo izquierdo, y dos mujeres recibieron impacto de chibolas que fueron disparadas por los oficiales, según las víctimas.

Casi al finalizar la manifestación, un fanático orteguista llegó hasta el atrio de la Catedral a provocar a los autoconvocados.

“¡No les tengo miedo!”, les gritó a los jóvenes mientras los amenazó con los puños, intentando provocar un enfrentamiento, pero los manifestantes no cayeron en sus provocaciones.

PO entró a Metrocentro

La Policía Orteguista se tomó el parqueo del centro comercial Metrocentro, para evitar que se realizaran manifestaciones en el interior de este centro de compras.

Cabe destacar que este sitio es uno de los escenarios que utilizan los autoconvocados para manifestarse.

Desde horas tempranas de ayer domingo la PO patrulló las calles de Managua, como el sector del mercado Iván Montenegro, la Miguel Gutiérrez, Rubenia, Altamira, entre otros. Sin embargo, una vez iniciada las protestas en las iglesias, las fuerzas orteguistas se concentraron en Carretera a Masaya, Metrocentro, Los Robles y Villa Fontana.

Siguen los secuestros

La Unidad Nacional Azul y Blanco declaró que las manifestaciones de ayer domingo dejaron, preliminarmente, siete secuestrados por la Policía Orteguista, de los cuales cuatro fueron liberados, y tres heridos.

Hasta el cierre de esta edición se desconocía los nombres de las víctimas.

×

Apoye el periodismo independiente. Lo invitamos a compartir este contenido.

Comparte nuestro enlace: