Norma Helena Gadea: «Mi superhéroe favorito es Alvarito Conrado»

En este Ping- Pong cuenta que la ponen nerviosa los temblores. Su pasatiempos es ver con su nieta la serie infantil Masha y el oso

Norma Helena Gadea

FOTO: LA PRENSA/ Cortesía/ Candelaria Rivera

La cantante nicaragüense Norma Helena Gadea Avilés nació en Ocotal, Nueva Segovia. Tiene 63 años. En este Ping- Pong cuenta que la ponen nerviosa los temblores. Su pasatiempos es ver con su nieta la serie infantil Masha y el oso. De niña quería ser pianista y si tuviera 10 segundos para pedir un deseo, pediría: “La libertad de mi Patria”.

Lea: Pirulo Miranda: “A mí yo, dentro de 20 años, le preguntaría si le sigue gustando tanto la cerveza”

¿Superhéroe favorito?

Alvarito Conrado.

¿Qué comida no puede rechazar?

Unos frijolitos con crema y tortillas recién salidas del comal, con una taza de buen café segoviano.

¿Qué es lo primero que hace al levantarse?

Después de persignarme tomo mi medicamento para la tiroides a las 5:00 de la mañana.

Además: Madelaine Caracas: “Siempre he querido ser un ave, como el pájaro azul de Rubén Darío”

¿Cuál es el mejor regalo que ha recibido?

El nacimiento de mi hija, María Candelaria.

¿Mascotas?

Cuatro gallinas, un perico, un perro y ocho gatos ausentes.

¿Toca algún instrumento?

La guitarra.

Puede leer: Yonarqui Martínez: “Lo que más me pone nerviosa es mi mamá enojada”

¿Qué le diría a un extraterrestre?

Le cantaría la “Nicaragua, Nicaragüita”.

¿Algún vicio?

El café.

Un pasatiempos.

Ver Masha y el oso con mi nieta.

Lea: Levis Rugama: “Tenía temor de estar preso en la celda de castigo muchos años, quería morir”

¿Qué la pone nerviosa?

Los temblores de la tierra. Soy sobreviviente del terremoto del 72 (1972-Managua).

¿Cuál es el objeto más extraño que tiene en casa?

Un baúl de más de un siglo que perteneció a mi bisabuela Romelia Machado, conserva sus iniciales y parte del forro de cuero crudo.

¿Canta en la ducha?

No… en la ducha me da por pensar.

Le puede interesar: Yaritza Rostrán: “Estar presa era una contribución a la lucha del pueblo. Estar ahí generaba presión”

Defínase en una palabra

Luchadora.

¿Qué olor la traslada a su infancia?

El olor del pino.

¿Qué quería ser cuando era niña?

Pianista.

Además: Monja tuitera: “Si pudiera cambiar algo en el mundo transformaría las dictaduras en democracia”

¿Alguna manía o hábito extraño?

Untarme Zepol en la nariz antes de acostarme.

Si tuviera diez segundos para un deseo, ¿qué pediría?

La libertad de mi Patria.

×

Apoye el periodismo independiente. Lo invitamos a compartir este contenido.

Comparte nuestro enlace: