Madres de Abril realizarán una misa para conmemorar el aniversario de la masacre orteguista a la marcha del Día de las Madres

La misa se realizará el 30 de mayo en la catedral de Managua. Las madres piden a la Policía no acosar el acto religioso

Madres de Abril en conferencia de prensa anuncian misa de aniversario este 30 de mayo. LA PRENSA/Jader Flores

Luto. Sin flores, ni pasteles, ni canciones de Julio Jaramillo. Más de 300 madres nicaragüenses de la Asociación Madres de Abril guardarán luto este 30 de mayo, Día de las Madres en Nicaragua por sus hijos asesinados durante la represión estatal desatada por la dictadura desde 2018.

Le puede interesar: Así fue la masacre orteguista del día de las madres

En conferencia de prensa en Managua, una delegación de madres víctimas de la dictadura anunció una misa de aniversario por la muerte tanto de los jóvenes de abril como por la masacre del 30 de mayo, perpetrada por la Policía Orteguista (PO), paramilitares del régimen y fanáticos de la dictadura.

Madres de Abril. LA PRENSA/Jader Flores

La misa será el 30 de mayo en la catedral de Managua, a las 11 de la mañana, por lo cual piden desde ya a la Policía no acosar el acto religioso a como usualmente lo vienen haciendo desde 2018.

El 30 de mayo de 2018, al menos 18 personas fueron asesinadas luego de un violento discurso del dictador Daniel Ortega y su pareja y vicedictadora, Rosario Murillo en la rotonda Hugo Chávez ante un reducido grupo de seguidores.

La Asociación de Madres de Abril denunciaron que pese al tiempo transcurrido, las autoridades no han esclarecido los crímenes de aquel día y al contrario, han enterrado los casos y acosado a las familias víctimas de la represión.

Lea además: Madres de Abril prometen recurrir legalmente contra la “Ley del Perdón” de Rosario Murillo

Managua,Nicaragua 30 de Mayo 2018.Marcha del dia de las Madres deja heridos en enfrentamientos con simpatizantes del gobierno. LAPRENSA/Wilmer Lopez

Las madres reiteran el mensaje de la marcha del 2018: «Nicaragua está de luto» y por ello hacen su llamado a la justicia y a la reparación, así como el respeto al luto y dolor de las familias, las cuales pese a que se les arrebató a sus hijos y parientes, siguen sin recibir justicia y al contrario, bajo amenazas, persecución, acoso y estigmatización.

Durante la conferencia, las mujeres gritaron el nombre de las víctimas abatidas a balazos, incluyendo por disparos de francotiradores apostados en el Estadio Nacional Denis Martínez.

«En este 30 de mayo 2019, como lo dijimos el 30 de mayo 2018, ‘Nicaragua está de luto’, no hay nada que celebrar ya que persiste la represión de parte del Estado, hacia todo tipo de protesta y continúa el:

-Incumplimiento de parte del Gobierno, de las Recomendaciones emitidas por las Informes de la CIDH (Junio, 2018) y de la OACNUDH.

-Incumplimiento de los Acuerdos, resultados del Diálogo entre el Gobierno y la Alianza Cívica por la Justicia y la Democracia. Esto da muestras de la inexistencia de voluntad política del régimen de respetar y hacer respetar los derechos humanos del Pueblo de Nicaragua y de manera particular el reconocer y respetar los derechos de las víctimas», leyeron las madres de luto.

«Reiteramos, nuestra demanda a que retornen al país las organizaciones internacionales de derechos humanos la Comisión Interamericana de Derechos Humanos y el Mecanismo Especial de Seguimiento para Nicaragua (MESENI), para asegurar el seguimiento in situ, de la situación de las familias con hijos asesinados que demandan justicia», insistieron las mujeres.

Del mismo modo, las Madres de Abril rechazaron la ley de Amnistía del régimen porque para ellas significa impunidad para policías, paramilitares y autoridades que participaron, organizaron y dirigieron la espantosa ola de crímenes desde abril de 2018.

El peor día de las madres de la historia de Nicaragua

La masacre perpetrada el miércoles 30 de mayo de 2018 por las fuerzas regulares y paramilitares del Gobierno contra los manifestantes autoconvocados cobró la vida de 18 personas y dejó 218 lesionados, según diversos reportes del momento.

La cifra total de muertos surgió de la suma del registro que hizo entonces la oficialista Comisión Porras, que contabilizó 16 asesinatos en Managua, Masaya y Estelí y los números proporcionados por el subdirector de la Policía Orteguista y sancionado por Estados Unidos por violación de derechos humanos, primer comisionado Francisco Díaz, que registró 15 fallecidos, incluyendo tres muertos en una marcha de Chinandega.

De acuerdo a la narrativa policial afin al régimen, ese día » a las 05:31 de la tarde, sector del Estadio Nacional Denis Martínez, hasta Semáforos Jhonatan González, grupo de delincuentes agredieron con armas de fuego y morteros a personas que participaban en Cantata en homenaje a las Madres Nicaragüenses (acto presidido por la pareja dictatorial) y fuerzas policiales que realizaban labores de seguridad y orden público, resultando lesionados por impactos de bala, 20 policías».

Miles de nicaragüenses acompañaron a las madres de las víctimas tras la represión que perpetró la Policía Orteguista desde el 18 de abril de 2018. LA PRENSA/Archivo

Cifra dantesca de muertos

Según dijo entonces la Comisión Porras, de la represión del miércoles en Managua fueron asesinadas 11 personas, otras cuatro en Estelí y una Masaya, para un total de 16.

La Policía Orteguista y el Ministerio de Salud coincidieron con 15 muertos, sin embargo, la Policía incluyó tres muertos en Chinandega que no los reportó la orteguista Comisión Porras. Según Díaz, de las 15 muertes el miércoles 30 de mayo, siete ocurrieron en Managua la tarde del Día de las Madres, casi al concluir la gigantesca marcha nacional «La Madre de todas las marchas», la más grande que se recuerde en la historia del país y que era, precisamente, para rendir homenaje a las madres de los jóvenes asesinados por la represión.

Un último informe del Centro Nicaragüense de Derechos Humanos (Cenidh) del día 31 de mayo de 2018 contabilizó 16 fallecidos y 88 lesionados ese día, la mayoría por disparos de arma de fuego a la cabeza y tórax, incluyendo dos muertes instantáneas por armas de grueso calibre que vaciaron las cabezas de dos personas en las cercanías de la UCA, donde se refugiaron alrededor de cinco mil personas ante la considerada peor masacre.

Meses después, una investigación del Grupo Interdisciplinario de Expertos Independientes (GIEI) reveló 19 personas asesinadas y achacó la responsabilidad de los crímenes a la Policía y al gobierno de Daniel Ortega y Rosario Murillo.

Los jóvenes levantaron varias barricadas en la Avenida Universitaria para protegerse de los disparos con armas de guerra que la Policía realizó en contra de los manifestantes. Foto Uriel Molina /LA PRENSA

El infame llamado a la muerte

Aquel día, previo a la marcha nacional anunciada días antes, los grupos de fanáticos del régimen desde las redes sociales anunciaron la matanza mediante una campaña de agresión denominada «Ya viene el gigante», que se acompañó de consignas afines a la dictadura y amenazas de muerte contra las personas que exigían justicia.

Así lo recuerda doña Paula Hernández, madre de Michael Cipriano González Hernández, de 34 años, asesinado a balazos ese día en la zona del Estadio Nacional que los seguidores del régimen y policías usaron como la «casa del tiro perfecto» para disparar a la manifestación. «Nos advirtieron que ya los sandinistas iban dispuestos a matar, pero nadie esperaba que fueran capaces de disparar contra las madres y sus hijos en el propio día de las madres», dijo a LA PRENSA.

Un 30 de mayo del 2018, durante la Marcha de las madres de abril, el joven  Jonathan Morazán Meza recibió un impacto de bala en la cabeza y es trasladado en una motocicleta a un hospital y muere dos días después.  LA PRENSA/Archivo/Jader Flores

GIEI apunta a la Policía y al Régimen

El informe final del Grupo Interdisciplinario de Expertos Independientes (GIEI) investigó el caso y responsabilizó a la Policía de ser la autora de los hechos.

Según el documento “Informe sobre los hechos de violencia ocurridos entre el 18 de abril y el 30 de mayo de 2018”, presentado por el GIEI el 21 de diciembre de 2018 en Estados Unidos –luego de ser expulsados de Nicaragua por la dictadura–, la matanza ocurrió el mismo día que «el Gobierno de Nicaragua, la Secretaría General de la Organización de Estados Americanos y la Secretaría Ejecutiva de la Comisión Interamericana de Derechos Humanos suscribieron el acuerdo que regula la creación y funcionamiento de este GIEI».

Ese día se registró la quinta marcha multitudinaria en Managua, con réplicas en diversos centros urbanos del país —Estelí, Chinandega, Masaya, entre otros—.

Gobierno, Daniel Ortega, masacre, diálogo nacional, grupos delincuenciales, conspiración
Este 30 de mayo, Día d las Madres en Nicaragua los grupos de choque del orteguismo dejaron un baño de sangre. LAPRENSA/Wilmer Lopez

“El ejercicio represivo registrado hasta entonces se recrudece: solo el 30 de mayo y en el contexto de las manifestaciones de protesta al menos 19 personas mueren y cientos de personas resultan heridas”, dice el informe del GIEI. “Se registra participación de la Policía Nacional y fuerzas de choque paraestatales armadas en los eventos. Los meses subsiguientes los índices de violencia continuarían incrementándose, particularmente en junio y julio de 2018”, dijo el informe, relatando que solo en la marcha de Managua fueron asesinadas ocho personas: seis en el terreno y dos más en los hospitales días después.

De acuerdo con el informe oficial que ha sido presentado ante Naciones Unidas, el ataque no fue espontáneo, sino organizado días antes y acompañado de una campaña en redes sociales y medios oficialistas que llamaban a atacar a los autoconvocados.

El presidente de la Asamblea Nacional, Gustavo Porras, convocó a una contramarcha del oficialismo para el 30 de mayo.
LAPRENSA/Archivo/ Roberto Fonseca

“Desde las más altas esferas gubernamentales comenzó a propiciarse un clima de tensión alrededor de este evento. Ese día, fecha en la que el Estado suscribió el acuerdo para la conformación del GIEI, seis manifestantes murieron por disparos de arma de fuego. Tres de ellos fueron asesinados en el marco de un ataque ejecutado en forma directa por efectivos policiales y personas de civil que actuaron junto con ellos. Los restantes murieron producto de acciones que evidenciaron cierto nivel de coordinación entre la fuerza policial y grupos de choque”, dice el GIEI.

Los expertos señalan en su informe al presidente de la Asamblea Nacional, Gustavo Porras, de haber llamado ese día a una contramarcha y orientado a los fanáticos del régimen a “tomarse las calles” y “defender la revolución”.

Decenas de miles de nicaragüenses acompañan a las madres de la víctimas de la represión. LA PRENSA/Cortesía

La Policía mintió

El recuento de aquel día dejó seis manifestantes asesinados, incluyendo el niño Orlando Daniel Aguirre Córdoba, de 15 años, junto a otras dos personas, reportadas como militantes del FSLN y paramilitares.

“La difusión de información falsa por parte de la Policía atenta contra el esclarecimiento de estos casos. La jornada dejó un saldo de al menos 85 personas hospitalizadas ese día en Managua”, dice el GIEI.

La Policía, al día siguiente en un comunicado, acusó a las madres y estudiantes de haber provocado el baño de sangre, pero la GIEI en sus investigaciones desmiente la versión oficial. Videos revelan a los policías y paramilitares ingresando y saliendo del Hospital Militar, donde se le abrieron las puertas a los atacantes que resultaron heridos.

Nicaragua atraviesa una crisis sociopolítica que comenzó el 18 de abril con protestas. LA PRENSA/Jader Flores

El estadio del terror

La investigación del GIEI determina que en efecto la Policía y paramilitares dispararon y asesinaron desde el Estadio Nacional Dennis Martínez el 30 de mayo.

“Los relatos recogidos por el GIEI atribuyen la muerte de las dos víctimas antes mencionadas al accionar de francotiradores apostados en el Estadio Nacional y en la Loma de Tiscapa”.

La investigación determina que policías y civiles armados bajo coordinación policial estaban desplegados y en puestos de tiro desde el estadio y otros sitios cercanos a la marcha.