El arte y la inteligencia artificial

¿Qué se le permite hacer a un robot? ¿Cómo cambia el concepto de arte? Las oportunidades y los peligros de la inteligencia artificial fueron temas en el Global Media Forum de DW

En muchas esferas de la vida, hace mucho que nos hemos acostumbrado a la presencia de inteligencia artificial (IA): se puede encontrar en teléfonos celulares, aspiradoras o automóviles.

Áreas como la creatividad y el arte han sido consideradas durante mucho tiempo como el territorio de la creatividad humana. Pero la IA hace mucho que llegó aquí también.

Álbumes de música enteros ya fueron compuestos por ella, guiones escritos y cuadros pintados. A fines del año pasado, la primera pintura creada por un algoritmo llegó incluso a Christie’s: «Edmond de Belamy» fue subastado por $ 430,000.

Lea: Matta y Lam, dos grandes maestros del grabado afrolatino y del caribe en Nicaragua

¿Es arte? «Edmond de Belamy» fue pintado por un algoritmo.

El uso de la inteligencia artificial en el campo creativo plantea muchas preguntas: cuestiones jurídicas, como la cuestión de la autoría, la cuestión del uso responsable de la tecnología, así como las cuestiones fundamentales de cómo definir el arte y la creatividad.

La presentadora de DW, Karin Helmstaedt, habló de cuestiones como éstas en el contexto del evento «Arts on the Edge – ¿Puede la IA ser verdaderamente creativa?» en el Global Media Forum de Bonn con la pionera tecnológica etíope Betelhem Dessie, la artista y curadora india Raghava KK, la cineasta Karen Palmer, Holger Volland, autor y vicepresidente de la Feria del Libro de Frankfurt, y el filósofo alemán Markus Gabriel.

Lea además: Entre “Los pescadores de perlas”: reciente antología de minificción hispanoamericana

Betelhem Dessie, Raghava KK, Holger Volland, Karin Helmstaedt, Karen Palmer y Markus Gabriel

¿Arte de los robots?

Markus Gabriel, que también se ocupó de las consecuencias de la IA en su más reciente publicación «El sentido del pensamiento» (2018), da la voz de alarma. Considera un «error» considerar como arte una pintura creada por robots. Las obras de arte son únicamente el resultado de individuos autónomos, dijo Gabriel. El arte no es repetible, sino «radicalmente único».

Le puede interesar: El arameo, idioma de Jesús está en peligro y podría desaparecer en años próximos

Holger Volland, autor de «El poder cretativo de las máquinas» (2018), también considera que una pintura producida por robots es simplemente «una imitación del arte y la creatividad». Las máquinas programadas no tienen voluntad propia para ser creativas.

El artista Raghava KK, que viaja entre la India y los Estados Unidos y utiliza la inteligencia artificial para sus obras, ve las cosas de manera muy diferente. «Aquellos que dicen que no es arte básicamente tienen una visión muy materialista del arte.» Para él, el arte es una «experiencia trascendental».

IA y la democracia

Pero incluso más que la cuestión de si lo que resulta de la suma de algoritmos puede describirse como arte o creatividad, los participantes en la discusión se preocuparon por la cuestión de qué influencia tiene la IA en las personas y la sociedad, y cuál podría ser una forma responsable de tratarla.

Karen Palmer y Betelhem Dessie subrayaron que la tecnología debe ser accesible a todos y que los conocimientos técnicos no deben permanecer en manos de unos pocos. La tecnología también puede ser mal utilizada, dijo Palmer, quien utilizó la IA en forma de reconocimiento automático de rostros para su proyecto cinematográfico «RIOT».

Dessie, que aprendió programación a los nueve años, fundó la empresa tecnológica iCog, posee nueve patentes y participó en el desarrollo del robot humanoide Sophia, está firmemente comprometida con este objetivo. Su lema: «cualquiera puede programar».

Enseña a niños a partir de los ocho años, especialmente a las niñas. «La brecha de género es particularmente grande en el sector tecnológico», explicó Dessie. Sin embargo, es importante que quienes escriben programas y desarrollan IA sean lo más diversos posible. «Los programadores tienen un alto nivel de responsabilidad», dijo el joven de 20 años.

La IA contra el ser humano

Sophia, la dama robot humanoide desarrollada por un empresario de Hong Kong en 2017, muestra lo que la IA ya puede hacer hoy en día. Sus expresiones faciales y gestos ya están bien desarrollados. Sofía tiene un rostro humano y puede responder preguntas con frases completas.

Sin embargo, el filósofo Markus Gabriel tiene una visión crítica de los llamados robots humanoides y no cree que algún día puedan acercarse a las capacidades de la conciencia humana o incluso superarlas. La fuerza del hombre reside precisamente en su imperfección, en su estupidez de no siempre pensar y actuar lógicamente, asegura.

Para Gabriel, la IA es como «una nueva droga», y apeló en la ronda de discusión a que se regulara la forma de tratarla. Exigió: «Una revolución digital al servicio de la moral humana».

(dg/few)

Deutsche Welle es la emisora internacional de Alemania y produce periodismo independiente en 30 idiomas. Síganos en Facebook | Twitter | YouTube |

×

Apoye el periodismo independiente. Lo invitamos a compartir este contenido.

Comparte nuestro enlace: